General Motors planea dejar de vender coches diésel y gasolina en 2035

El fabricante estadounidense aspira a ser neutro en carbono en 2040

La presidenta y consejera delegada de General Motors, Mary Barra.
La presidenta y consejera delegada de General Motors, Mary Barra.

General Motors, el fabricante de vehículos más grande de Estados Unidos, aspira a ser neutro en emisiones de dióxido de carbono (CO2) para 2040, diez años antes de lo anunciado por la alemana Volkswagen. 

El consorcio norteamericano aspira a eliminar las ventas de modelos diésel y gasolina para 2035, según ha informado este jueves. Para ello, invertirá 27.000 millones de dólares (22.272 millones de euros) en coches eléctricos y autónomos en los próximos cinco años, frente a los 20.000 que tenía previsto antes de que estallara la pandemia de coronavirus.

De hecho, la compañía que preside Mary Barra ofrecerá 30 modelos totalmente eléctricos en todo el mundo para mediados de esta década. Además, utilizará energía 100% renovable para sus factorías de Estados Unidos para 2030, y cinco años más tarde en las que opera en el resto del mundo.

“General Motors se une a gobiernos y empresas de todo el mundo que trabajan para lograr un mundo más seguro, más verde y mejor”, ha señalado la presidenta y consejera delegada de General Motors, Mary Barra.

En enero, la compañía presentó su nueva imagen corporativa como parte de su campaña de marketing que pretende acelerar la aceptación de los vehículos eléctricos por parte de sus clientes.

Normas
Entra en El País para participar