Plan de recuperación

La necesidad de capital de las empresas llega a 90.000 millones por la crisis

AFME y PwC cifran en 155.000 millones de euros el impacto de la pandemia en el tejido empresarial español

Empresas insolventes Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las empresas españolas necesitarán 90.000 millones adicionales a los programas de ayuda públicos  para recuperarse del impacto del Covid-19. Así lo refleja el informe ‘Recapitalización de las empresas de la UE después del Covid-19’, elaborado por la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME) y PwC, que anticipa una oleada de quiebras empresariales desde el comienzo del año.

Aunque el informe no detalla datos concretos por países, las estimaciones de AFME y PwC sitúan en 155.000 millones de euros el impacto de la pandemia en el tejido empresarial español, un 15,5% del total estimado de 1 billón de euros para el conjunto de las empresas de la UE. Teniendo en cuenta estos datos, las empresas domésticas necesitarán los citados 90.000 millones de capital adicionales. Este impacto afectaría fundamentalmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes), ya que representan el 98% del tejido empresarial español.

De todas formas, AFME y PwC matizan estas cifras al explicar que ahora mismo no es posible cuantificar con más detalle la necesidad de capital en España, una vez descontados los planes de ayuda públicos y privados que ya se han aprobado, porque todavía está pendiente el reparto de importantes programas públicos de apoyo a las empresas.

En lo que respecta a la Unión Europea (UE), las compañías de los 27 estados miembros se enfrentan a una brecha de hasta 600.000 millones entre el capital necesario para recuperarse del impacto del virus y el obtenido a través de los programas de apoyo públicos y privados para inyectar liquidez en las compañías.

Y es que, los planes  para la recuperación tan solo cubrirán en torno a un 50% del daño ocasionado por el virus en el tejido empresarial de la UE. El documento revela que a pesar de los de los paquetes de ayudas ya habilitados, estos solo movilizarán entre 400.000 y 550.000 millones de euros del capital necesario para evitar incumplimientos comerciales generalizados y pérdidas de empleos. Esto supone un déficit de capital de hasta 600.000 millones de euros que amenaza la recuperación económica de la UE.

Oleada de insolvencias

A pesar del inicio de los programas de vacunación en Europa, la tercera ola y la extensión de la pandemia durante un tiempo que se están prolongando más de lo esperado puede lastrar la recuperación económica de las empresas en Europa. El informe señala que las limitaciones que están teniendo las compañías para operar con normalidad debido a las medidas para contener la oleada de nuevas infecciones y el plazo ampliado para las mejoras de la salud pública, tendrán un impacto significativo en la viabilidad de muchas empresas que pueden considerarse como financieramente vulnerables.

En ese sentido, AFME y PwC detallan que en torno al 10% de las empresas de la UE tienen capital para resistir entre dos y seis meses a tasas normales de gasto y es posible que deban depender de una mayor intervención del gobierno (algunas de las cuales se producirán próximamente).

Según las estadísticas que ofrece el informe, en los 27 países de la UE, de forma generalizada en el primer semestre de 2020, se produjo una caída en el número de empresas que entraron en quiebra, respecto al mismo periodo de 2019. Sin embargo, advierte de que el bajo número actual de insolvencias en la UE oculta la frágil salud de las compañías, ya que muchos estados miembros han introducido temporalmente no solo apoyo financiero del sector público, sino también cambios en el régimen de insolvencia para evitar que las empresas quiebren.

Además, añade que esta fragilidad aflorará a medida que las presiones financieras aumenten en 2021, y por ello AFME y PwC esperan que las insolvencias aumenten cuando llegue la hora de liquidar los esquemas de préstamos, las moratorias fiscales y cesen otras medidas de apoyo aún vigentes. Por ello, el informe concluye que a menos que se tomen medidas urgentes, a partir de este mes podría empezar a darse una oleada de insolvencias.

El documento explica que hasta ahora la deuda ha proporcionado en gran medida el salvavidas de las empresas, pero se necesita la recapitalización para acelerar su recuperación. En esa línea propone a las autoridades que exploren y desarrollen más medidas a corto plazo para respaldar los mercados híbridos y de renta variable europeos. Para ello, pide un nuevo instrumento híbrido a nivel de toda la UE diseñado específicamente para el sector empresarial.

También plantea ampliar los sistemas de apoyo a la recuperación existentes en toda la UE, como el Fondo Europeo de Garantías del FEI, adaptado a las necesidades de las pymes, en particular aquellas más pequeñas o explorar un mayor uso de instrumentos innovadores, como las acciones de clase dual para abordar las preocupaciones de control de las empresas, así como los swaps de renta variable para reducir el apalancamiento.

Normas
Entra en El País para participar