Tribunales

Condenado a 2,5 años de cárcel el heredero de Samsung por corrupción

Nueva condena judicial para el líder del emporio, ligada al caso de la 'Rasputina' coreana

Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung, a su llegada al tribunal de Seúl.
Jay Y. Lee, vicepresidente de Samsung, a su llegada al tribunal de Seúl. Getty Images

Un tribunal de Seúl condenó este lunes a 2 años y medio de cárcel al heredero del imperio Samsung, Lee Jae-yong, en el nuevo juicio al que ha sido sometido por su participación en la trama de corrupción de la expresidenta Park Geun-hye. El Alto Tribunal de Seúl decidió imponer a Lee esta pena por sobornar a la amiga de la expresidenta Choi Soon-sil, apodada la "Rasputina", dentro de una amplia red de favores que escandalizó al país y desencadenó la salida del poder y el encarcelamiento de Park.

La sentencia tiene implicaciones en la gobernanza del emporio tecnológico, la mayor fabricante de dispositivos del mundo, en un momento clave para la empresa y para la economía. Lee, actual vicepresidente de la empresa y heredero del grupo, estará en prisión durante la transición de poder, pues su padre falleció el pasado mes de octubre. Lee ha participado en decisiones de relevancia para el grupo en los últimos meses, después de dejar la prisión.

Lee, quien estuvo presente en el veredicto, fue custodiado desde el tribunal hasta un centro de encarcelamiento, al que regresará menos de tres años después de ser liberado cuando fue anulada su sentencia anterior, según recoge la agencia local Yonhap. Lee había sido condenado a cinco años de cárcel en agosto de 2017 por los sobornos dirigidos a obtener un trato favorable de las autoridades, malversar fondos, ocultar activos en el extranjero y cometer perjurio.

Sin embargo, en febrero de 2018 un tribunal de apelación redujo su condena y le permitió abandonar la cárcel, aunque su caso volvió a dar un nuevo giro en agosto de 2019, cuando una instancia superior decidió imputarle nuevos cargos. El año que pasó el la cárcel se restará de la condena actual, por lo que cumplirá otros 18 meses. La fiscalía había solicitado 9 años de prisión para el heredero de Samsung en el nuevo juicio, con objeto de sentar ejemplo en este caso de alto perfil relacionado con la sonada trama de la "Rasputina".

La sentencia actual se deriva de las acusaciones de soborno, pues Lee habría ofrecido caballos y otras prebendas a Choi Soon-sil, asesora de la primera ministra, para ganar posiciones en la carrera por la sucesión en Samsung. Choi, conocida como Rasputina, era íntima amiga y confidente de la entonces presidenta del país, Park Geun-hye. Choi fue condenada a 20 años de cárcel por corrupción. 

El empresario está siendo juzgado además por otra instancia de Seúl, por los cargos de fraude contable y manipulación de precios de activos bursátiles cometidos supuestamente durante la polémica fusión de dos compañías del grupo en 2015. A esa fusión de 2015 se le atribuyen varias irregularidades, entre ellas un supuesto delito de fraude contable cuyo objetivo era consolidar el liderazgo de Lee poco después de que su padre, el presidente del grupo Lee Kun-hee, sufriera un infarto que le había dejado en coma hasta su fallecimiento el pasado octubre.

Los casos relacionados con la Rasputina y Samsung han inflamado los ánimos en el país, al revelar las estrechas relaciones entre las altas esferas de la política y de los negocios y las redes de corrupción. En la lectura de la sentencia, el juez ha mostrado su esperanza de que este caso suponga un punto de infleción en la vida política y empresarial coreana.

Normas
Entra en El País para participar