El diálogo social negocia hoy los ERTE con la promesa de Calviño de que se prórrogarán más allá de enero

Ejecutivo y agentes sociales retoman hoy la negociación de las condiciones

La vicepresidenta confía enviar este mes a Bruselas su plan de reformas hasta 2026

Reunión del diálogo social.
Reunión del diálogo social.

Patronal y sindicatos retomarán hoy las negociaciones con el Gobierno sobre los Expedientes de regulación de empleo temporal con la tranquilidad de que su principal objetivo ya está asegurado: el Ejecutivo extenderá los ERTE, como mecanismo de garantía del empleo durante la pandemia, más allá de enero. Así lo anticipó ayer la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que dio por hecho una nueva extensión más allá del límite vigente, fijado para el día 31 de este mes.

“Todo apunta a que todavía nos quedan por delante semanas y meses complicados, sobre todo en los sectores” más afectados por la pandemia, asumió ayer Calviño durante una entrevista en Cope, en la que aseveró que el Gobierno va a “seguir apoyándolos durante los próximos meses para asegurarnos de que podemos proteger el tejido productivo, el empleo , las rentas familiares y que no desandamos” la senda iniciada en marzo. Los ERTE, defendió, han jugado un papel clave en “la red de seguridad que hemos establecido, que tiene un coste fiscal muy importante, pero que ha sido efectiva y está funcionando”. De hecho, los últimos datos de empleo revelan que España perdió unos 360.000 empleos en 2020, pero que la cifra podría haber superado el millón de no ser por los más de 750.000 empleados sujetos a ERTE, cuyo futuro está ahora en el aire.

Las patronales CEOE y Cepyme, los sindicatos CC OO y UGT así como el Ministerio de Trabajo se sentarán desde hoy a concretar en qué condiciones se efectúa la próroga de este expediente, en el marco de un estado de alarma que durará hasta mayo y de otra ronda de restricciones a la actividad impuestas por las comunidades ante la nueva ola de contagios del coronavirus.

Pese a la crudeza de esta tercera ola del Covid-19, Calviño sostuvo ayer que las previsiones económicas del año no son malas. “Nuestra previsión es que el dinamismo y el rebote del tercer trimestre se mantuvo en el cuarto y seguirá acelerándose en 2021”, señaló, manteniendo su estimación de que el otoño de 2020 se cerró con un nuevo avance del PIB, pese a las dudas del grueso de analistas y del propio Banco de España.

“Estoy segura de que vamos a tener crecimiento económico este año”, garantizó, asegurando además que el inicio de la campaña de vacunación ayudará a reforzar la salida de la crisis. La vicepresidenta económica también puso el valor el hecho de que España cuente este año con un Presupuesto vigente desde el 1 de enero, lo que no ocurría desde 2016, que permitirá además canalizar los primeros 27.000 millones de euros en ayudas europeas que se aspira a recibir este ejercicio.

En este marco, Calviño avanzó que confía en que “podamos enviar a Bruselas en el curso de este mes” el “Plan de Recuperación y Resiliencia”, que contiene el “plan de inversiones y reformas hasta 2026” con el que el Gobierno aspira a garantizarse las subvenciones comunitarias anunciadas.

El alza del SMI y la reforma fiscal

“Nuestra prioridad tiene que ser que estos trabajadores encuentren empleo, que sean readmitidos en sus empresas o que trabajen en otras empresas, y que cuanto antes podamos recuperar la senda de creación de empleo en la que estábamos antes de la pandemia”, defendió ayer la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que reiteró que este no era el momento de subir el salario mínimo interprofesional (SMI), pero que confía en poder seguir haciéndolo cuando se consolide la recuperación. Tampoco era el momento, admitió, de una gran subida fiscal, que será analizada ahora por un comité de expertos para su posterior impulso, como ocurrirá también con la homogeneización de los tributos autonómicos, avanzó.

Normas
Entra en El País para participar