La cabecera de Cabify pierde 34,1 millones por la reasignación de inversiones en Latinoamérica

Reduce la cifra de negocio un 31,6%, hasta 3,57 millones en 2019

Conductor de un vehículo VTC, en una imagen de archivo.
Conductor de un vehículo VTC, en una imagen de archivo. EFE

La sociedad cabecera de Cabify en España, Cabify Mobility International, ha registrado unas pérdidas de 34,1 millones de euros en su último ejercicio fiscal (2019), lo que supone multiplicar por 163 los números rojos registrados un año antes, que ascendían a 209.000 euros. Este resultado se debe a un impacto negativo de 35,7 millones que en las cuentas anuales, recientemente depositadas en el Registro Mercantil, se refleja como un deterioro por enajenaciones de instrumentos financieros.

Fuentes de la compañía explican que estas pérdidas se deben a que el resultado de explotación recoge el impacto de la reasignación de la inversión entre los diferentes países de Latinoamérica de Cabify Mobility International. La región latinoamericana es un mercado clave para la compañía española y ha venido reforzado sus inversiones. Precisamente, en 2019 formalizó su fusión con la plataforma tecnológica Easy “generando importantes sinergias en diversos mercados”.

En lo que respecta a la cifra de negocio, también se resintió. La firma obtuvo ingresos por 2,44 millones, un 31,6% menos que los 3,57 millones de 2018.

Según consta en las cuentas anuales, Cabify Mobility Spain es cabecera de MaxiMobility Spain (la empresa que registra la actividad propia de la plataforma de transporte de pasajeros a través de los vehículos VTC), Mobilitas Futurus y Movo Miau Miau Internacional. No obstante, en las cuentas de 2019 Cabify Mobility International no detalla los resultados de las filiales que dependen de ella.

La compañía describe su objeto social como “la actividad de gestión y administración mediante la correspondiente organización de medios materiales y personales”.

Hasta 2017, Cabify Mobility International se encargaba de gestionar las participaciones de algunas de sus filiales internacionales, como las de México, Brasil, Portugal, Chile, Perú o Japón, entre otras. En enero de 2018 se convirtió en socio único de la española, y solo tiene por encima la matriz radicada en Delaware (EE UU), Maxi Mobility Inc.

Las cuentas anuales de la sociedad detallan que a cierre de 2019 mantenía abiertos a inspección fiscal todos los impuestos a los que está sujeta de los cuatro años anteriores, aunque los administradores consideran “remota” la posibilidad de que “se materialicen salidas de recursos adicionales de importe significativo”.

A finales del ejercicio, Cabify Mobility International duplicó el número de personas empleadas pasando de los 6 trabajadores a cierre de 2018, a los 12 empleados en 2019. Ese aumento de plantilla supuso, igualmente, un notable incremento de los gastos de personal hasta 1,43 millones (+143%).

Negocio en España

En lo que respecta al negocio de transporte a través del alquiler de vehículos con conductor (VTC), Cabify, a través de Maxi Mobility Spain, obtuvo un beneficio neto de 2,7 millones de euros en España en 2019, el primero que logra en el país, tras disparar un 54% su facturación, hasta 223 millones de euros. Además, Cabify aseguró que en 2019 pagó impuestos en España por 12,8 millones de euros, un 60% más.

Normas
Entra en El País para participar