Textil

España y China asumen dos de cada tres tiendas cerradas por Inditex en el ejercicio 2020

El gigante asiático ha dejado de ser el segundo mercado en favor de Rusia

España y China asumen dos de cada tres tiendas cerradas por Inditex en el ejercicio 2020 pulsa en la foto

Los dos principales mercados de Inditex son los que más están notando los efectos de la estrategia de cierres de tiendas físicas de la compañía textil, acelerada en el transcurso de este 2020 por el coronavirus y con la que busca que las tiendas de mayor formato o flagship absorban la actividad de puntos de venta pequeños y que, por distintas razones, han dejado de tener sentido para el grupo. En paralelo, reubica a los trabajadores en esos establecimientos de mayor tamaño.

Inditex anunció en su presentación de resultados del tercer trimestre que su red había caído a las 7.197 establecimiento, lo que supone volver a niveles de 2016. Esa cifra supone que, desde que comenzó el ejercicio 2020 el pasado 1 de febrero y hasta el 31 de octubre, el grupo textil ha acometido 272 cierres netos (diferencia entre aperturas y cierres), y de ellos 174 han sido en España y China (sumados Macao, Hong Kong y Taiwan), lo que equivale al 64% del total o prácticamente dos de cada tres.

Son de lejos los mercados más afectados por esta política. De hecho, China ha dejado de ser el segundo país con más tiendas. A 31 de octubre sumaba 521, por las 555 de Rusia, tras recortar 60 en el último trimestre.

De entre los 10 principales mercados de Inditex solo uno, Arabia Saudí, ha incrementado su red en cuatro unidades durante el ejercicio en curso, mientras que Portugal se mantiene estable. El resto del top 10 caen, mientras que entre los 20 primeros el que más crece es Rumanía, con siete.

En el caso español son 86 los cierres acometidos entre el 31 de enero y el 31 de octubre. Su red a cierre del tercer trimestre quedaba en 1.494 por los 1.580 con los que cerró el ejercicio anterior. Inditex no bajaba de los 1.500 puntos de venta en su mercado doméstico desde el ejercicio 2005, finalizado el 31 de enero de 2006, cuando tenía 1.461. También son 436 menos del máximo que alcanzó en 2012, con 1.932 establecimientos.

El ritmo se aceleró en el tercer trimestre, cuando la red se redujo en 46 establecimientos respecto al cierre del primer semestre, la mayor cantidad en un solo periodo trimestral.

El proceso continúa en marcha, en tanto que Inditex prevé haber reducido su red española entre 250 y 300 tiendas cuando finalice el ejercicio 2021. Ya ha adelantado a los sindicatos que entre enero y abril de 2021 acometerá otros 79 cierres, la mayor parte en Zara y Massimo Dutti, que afectarán a una plantilla fija de 818 trabajadores.

Estos serán recolocados en base al acuerdo que la empresa acaba de cerrar con los sindicatos, y que prioriza el mantenimiento de los puestos en las mismas condiciones contractuales. Hasta ahora, los trabajadores afectados han sido recolocados en base a negociaciones individuales.

Reubicaciones

El pacto, de momento solo para Zara, Massimo Dutti y Stradivarius fija que la empresa deberá recolocar, dentro de un radio de 25 kilómetros desde la tienda cerrada, en otra de la misma cadena; si no es posible, en otra del grupo; y como última alternativa, en un centro logístico. De reubicar en una distancia mayor la empresa se haría cargo de parte de los gastos. Las partes negociaban este viernes extender las condiciones al os trabajadores de Oysho, Bershka y Pull & Bear.

Durante las últimas negociaciones los representantes de los trabajadores han pedido a Inditex que reduzca esa previsión de cerrar un mínimo de 250 tiendas, que por el momento se mantiene. Con los 79 cierres previstos hasta el 31 de abril próximo, más los acometidos hasta octubre, sumarán 165 absorciones, dos tercios justos del objetivo mínimo fijado.

En el tercer trimestre el mayor número de cierres netos lo ha experimentado China, con 61, cuando en el primer semestre solo se habían absorbido 21 tiendas respecto al cierre del ejercicio 2019. Su caso ejemplifica la estrategia que sigue Inditex desde hace años con su red de tiendas, ya que durante el último trimestre inauguró una nueva tienda en Pekín, en una de sus principales arterias comerciales. Un establecimiento con una superficie comercial de 3.500 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas que lo convierten en el Zara más grande de Asia, y que absorberá la actividad de algunas de las tiendas cerradas sin mermar la superficie total.

Reducir tiendas aumentando la superficie comercial

Estrategia. La estrategia de absorciones de tiendas de Inditex no es, ni mucho menos, nueva. El inicio del proceso, de hecho, se remonta a 2012. Entonces fue cuando el gigante textil que presiden Pablo Isla empezó a apostar por un modelo de tienda física donde los grandes formatos, superiores a los 1.000 metros cuadrados ganasen protagonismo frente a los establecimientos más pequeños, que daban una mayor capilaridad pero que podían llegar a solaparse. Isla siempre pone el ejemplo de Bilbao, donde la flagship de Zara en la Gran Vía absorbió la actividad de cuatro tiendas pequeñas. Lo mismo hará también en Bilbao con una nueva gran tienda de Pull & Bear. Inditex superó en el ejercicio 2019 los cinco millones de metros cuadrados de superficie, un 2,5% más, pese a que por primera vez cerró más tiendas de las que abrió.

Inventario. La concentración de tiendas también tiene efectos en la gestión del inventario, una de las claves del éxito de Inditex. Como reconoció Pablo Isla ante los analistas la semana pasada, en la presentación de los resultados del tercer trimestre, la compañía va a seguir una estrategia de operar con un inventario muy ajustado, una labor que facilita el hecho de tener menos tiendas, lo que permite un control todavía mayor sobre la ubicación de las prendas.

Normas
Entra en El País para participar