Tecnología

Tercera demanda antimonopilio contra Google en EE UU en dos meses

Más de 30 estados de EE UU presentan una nueva demanda contra el gigante tecnológico por abusar de su poder en el negocio de las búsquedas y la publicidad

Logo de Google en un centro de desarrollo en Múnich.
Logo de Google en un centro de desarrollo en Múnich.

Un grupo de fiscales generales de EE UU y 35 estados han presentado este jueves una nueva demanda antimonopolio contra Google en Estados Unidos. Y ya van tres en dos meses. Entre otros hechos, los demandantes acusan a la compañía de organizar de manera fraudulenta sus resultados de búsqueda para expulsar a otros rivales del mercado.

Los estados han solicitado que su demanda se consolide con la primera presentada por el Departamento de Justicia en octubre, según un comunicado de la oficina del fiscal general de Colorado. La nueva querella llega solo un día después de que otros 10 estados acusaran a la compañía por presuntas prácticas contrarias a la competencia en el mercado publicitario, entre ellas cerrar un acuerdo ilegal con Facebook para manipular las subastas de publicidad en línea, y solo dos meses después de que el Departamento de Justicia denunciara a la compañía por cerrar otros acuerdos con empresas como Apple para estrangular a la competencia en el negocio de los buscadores.

En la última demanda, los estados acusan a Google de haber modificado el diseño de su motor de búsqueda para beneficiar a sus propios productos y dejar en desventaja a rivales que ofrecen búsquedas especializadas o verticales en distintos ámbitos. Esta competencia de Google incluye a minoristas en línea como el gigante del comercio electrónico Amazon,Tripadvisor (que ofrece información turística y de hoteles, restaurantes y opiniones de viajeros) y Yelp y Angie's List, proveedores líderes de reseñas de empresas locales.

Las tácticas contra la competencia utilizadas por Google habrían asegurado el dominio de Google en el negocio de las búsquedas, con casi el 90% del mercado, y ha impedido que otras empresas más pequeñas se conviertan en competidores importantes.

La queja , según informa Reuters, se centra en el negocio de búsqueda y publicidad de Google, así como en lo que dijeron que es un esfuerzo de la empresa de utilizar acuerdos de exclusión para dominar nuevas tecnologías como altavoces inteligentes, televisores y autos.

“Google está impidiendo que los competidores en el mercado de asistentes de voz lleguen a los consumidores a través de automóviles con conexión, lo que representa una forma importante de acceder a Internet en un futuro cercano”, dijo el fiscal general de Iowa, Tom Miller.

En respuesta a esta última demanda, la compañía emitió un comunicado en el que señala que la búsqueda de Google está diseñada para brindar los resultados más relevantes. “Sabemos que si al usuario no le gustan aquellos que le ofrecemos, tiene muchas alternativas, incluidas Amazon, Expedia, Tripadvisor, entre otros, a solo un clic”.

Por eso, añadieron “seguimos trabajando para mejorarlos, diseñando e implementando funciones útiles en la búsqueda, incluidos mapas, vínculos a productos y servicios que puede comprar directamente, opciones de vuelos y hoteles e información comercial local, como horarios de atención y servicios de entrega. Otros motores de búsqueda como Bing de Microsoft parecen haber escuchado los mismos comentarios por parte de los usuarios porque también han evolucionado para proporcionar este tipo de resultados directos”.

Según la compañía, rediseñar la búsqueda de Google de la forma propuesta en la demanda “dañaría la calidad de los resultados y perjudicaría a empresas como tiendas, restaurantes, talleres, aerolíneas y hoteles, pues aparecer en Google y les ayuda a ser descubiertos y a conectar directamente con los clientes”.

La multinacional también señaló que las reclamaciones realizadas "han sido examinadas de cerca y rechazadas por reguladores y tribunales de todo el mundo, incluida la Comisión Federal de Comerciio de EE UU, las autoridades de comptencia de Brasil, Canadá y Taiwán, y los tribunales de Reino Unido y Alemania, quienes estuvieron de acuerdo en que nuestros cambios están diseñados para mejorar sus resultados de búsqueda".

Ls cascada de demandas contra Google deja claro la creciente preocupación de las autoridades estadounidenses y también de otras geografías, como Europa, por el enorme poder que están acumulando las big tech. La pasada semana la Comisión Federal del Comercio (FTC) acusó a Facebook de monopilio y le exige la venta de Instagram y WhatsApp. Además de Google y Facebook, otros dos gigantes de la tecnología, Apple y Amazon, también tienen abiertas investigaciones antimonopolio en su contra por parte de las autoridades estadounidenses y las europeas.

Normas
Entra en El País para participar