Tecnología

Bruselas aprueba la compra de Fitbit por Google con condiciones

El gigante de internet acuerda compromisos que afectan, entre otras cosas, al uso de los datos de la empresa de tecnología para el deporte y salud digital para fines publicitarios y a la interoperabilidad entre relojes de firmas competidoras Android

Relojes de la marca Fitbit.
Relojes de la marca Fitbit.

La Comisión Europea ha aprobado este jueves la compra por parte de Google de la compañía de tecnología para el deporte y la salud Fitbir, una operación valorado en unos 2.100 millones de dólares (1.714 millones de euros), aunque la transacción está sujeta a que el gigante tecnológico cumpla una serie de compromisos que ha ofrecido a las autoridades europeas para resolver sus dudas sobre el impacto de la adquisición.

La vicepresidenta de la Comisión Europa, Margrethe Vestager, ha asegurado que, tras la investigación llevada a cabo por las autoridades comunitarias, han dado el visto bueno porque “los compromisos determinarán cómo puede usar Google los datos obtenidos para fines publicitarios, cómo se garantizará la interoperabilidad entre relojes de firmas competidoras Android y cómo los usuarios podrán seguir compartiendo datos sobre salud y deporte si quieren hacerlo”.

Estos compromisos que Google ha adquirido para obtener la luz verde en la operación serán por diez años y Bruselas podría decidir extender otros diez años adicionales los correspondientes al mercado publicitario pero siempre aportando una justificación adecuada.

Bruselas temía que la operación reforzara "aún más la posición de Google en los mercados de la publicidad online, aumentando el volumen de los datos que Google podría utilizar para personalizar la publicidad que propone o muestra"

Sin embargo, Vestager aseguró que los citados compromisos “garantizarán que el mercado de dispositivos portátiles y el incipiente espacio de salud digital permanecerán abiertos y competitivos”. Y apuntó que Fitbit tiene una limitada cuota de mercado en Europa en el segmento de relojes inteligentes, un negocio de rápido crecimiento, "donde están presentes muchos competidores más grandes como Apple, Garmin y Samsung".

La comisaria de Competencia dijo que el análisis de la Comisión se había centrado en los datos recopilados a través de los dispositivos portátiles de Fitbit y la interoperabilidad de los dispositivos portátiles con el sistema operativo Android de Google para smartphones.

La adquisición de Fitbit, anunciada en noviembre de 2019, permitiría a Google tomar posiciones en el negocio de los wearables. Según los datos de IDC, en el primer trimestre de 2020, este mercado era dominado por Apple, con una cuota del 29,3%, seguido de Xiaomi, Samsung y Huawei. Fitbit, que presentó unas pérdidas de 132 millones de dólares en su último año fiscal, tenía un 3% del mercado.

“Creemos que este acuerdo estimulará la innovación en los dispositivos portátiles y nos permitirá diseñar productos que ayuden a las personas a llevar una vida más saludable", ha señalado un portavoz de Google, que añade que la compañía entiende que los reguladores quisieran analizar de cerca esta operación "y hemos trabajado de forma constructiva con ellos para resolver sus inquietudes, incluyendo las relacionadas con el conjunto de compromisos jurídicamente vinculantes que la Comisión Europea ha aceptado hoy".

El mismo portavoz detalla que dichos compromisos se basan en las garantías que google había dado desde el principio en cuanto a su compromiso de proteger la privacidad de los usuarios de Fitbit "y continuaremos invirtiendo y apoyando a los fabricantes y desarrolladores. Seguimos trabajando con los reguladores de todo el mundo para responder a sus preguntas sobre la adquisición”.

Normas
Entra en El País para participar