El martillo de Bruselas contra las tecnológicas... puede ser de espuma

Las multas que plantea la UE no marcarían una gran diferencia con el marco actual

Margrethe Vestager, vicepresidenta europea, y Thierry Breton, comisario de Interior, este martes.
Margrethe Vestager, vicepresidenta europea, y Thierry Breton, comisario de Interior, este martes. AFP

La Comisión Europea se está armando hasta los dientes para su lucha con grupos tecnológicos de Estados Unidos como Amazon Facebook y Alphabet. Sin embargo, al contacto, el martillo podría resultar de espuma.

La zarina de la competencia, Margrethe Vestager, reveló ayer la Ley de Mercados Digitales y la Ley de Servicios Digitales. La primera tiene como objetivo colocar guardarraíles de protección a las empresas mediante una serie de “cosas que hay que hacer” y “cosas que no hay que hacer” para evitar que aplasten a la competencia.

Requeriría que las empresas con más de 6.500 millones de euros de ingresos anuales en Europa, un valor patrimonial de 65.000 millones de euros y al menos 45 millones de usuarios activos mensuales en la región dejen de favorecer sus propios servicios en sus plataformas, o se arriesgarán a multas de hasta el 10% de los ingresos totales.

La segunda regulación obligaría a los gigantes de la red a eliminar rápidamente los mensajes ilegales y perjudiciales de las redes sociales. También tendrían que ser transparentes en cuanto a los algoritmos que rigen todos sus productos, desde las noticias de las redes sociales hasta las clasificaciones de los motores de búsqueda.

Las infracciones graves de las “plataformas muy grandes” serían castigadas con multas de hasta el 6% de las ventas. Eso significa que se podría multar a Facebook en teoría con 5.000 millones de dólares, según las estimaciones medianas de 2020 de Refinitiv, si se descubriera que lucha con lentitud contra la desinformación o el contenido extremista.

La primera advertencia es que estas reglas podrían diluirse mientras se abren paso en el Parlamento Europeo y eventualmente en el Consejo. Incluso si las medidas más duras sobreviven al proceso legislativo de Bruselas, pueden no marcar una gran diferencia. Vestager había multado ya a Google con un total de 8.000 millones de euros antes de 2020, y sin embargo sigue dominando las búsquedas con más del 90% del mercado europeo, según el recopilador de datos Statcounter.

En segundo lugar, la esencia del enfoque de Vestager es regular el comportamiento de los gigantes digitales, en lugar de desafiar su dominio. Este último objetivo podría haberse logrado con requisitos estrictos sobre el intercambio de datos y normas técnicas básicas, como obligar a las redes sociales a crear tecnología que las permita interactuar entre sí, erosionando los poderosos efectos de red.

Esto indica que los reguladores europeos solo están tratando de inducir a las grandes empresas de tecnología a realizar cambios, un enfoque menos radical que el de Estados Unidos, donde algunas autoridades están tratando de presionar para que se produzca una disgregación.

Europa está averiguando cómo vivir con los gigantes de la tecnología, en lugar de tratar de desmantelarlos. Jefes como Mark Zuckerberg probablemente puedan lidiar con eso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías