Australia cede un poco ante Google y Facebook en el pago a los medios

Tendrán que negociar con los editores el precio de que sus contenidos aparezcan en sus webs

Australia cede un poco ante Google y Facebook en el pago a los medios
reuters

Darle unos centímetros a Google y Facebook en la batalla por el pago de las noticias exige una vigilancia extra para asegurarse de que no se tomen un kilómetro. Los titanes de la tecnología han ganado algunas concesiones en una propuesta australiana que los obliga a negociar directamente con los editores y las emisoras audiovisuales en un experimento pionero que podría ser copiado por otros países. Es una medida más de su influencia.

En respuesta a un borrador del llamado código de negociación con los medios de comunicación publicado a principios de este año, Google se resistió, argumentando que haría que sus productos fueran “drásticamente peores” para los australianos.

Facebook amenazó con vetar de compartir noticias a los usuarios locales. Con un valor de mercado combinado de 2 billones de dólares, que excede la producción económica anual total del país, no es sorprendente que el dúo haya hecho algunos avances en Canberra.

Para empezar, solo tendrán que acordar los precios de los contenidos en el buscador de Google y en el canal de noticias de Facebook. Otros servicios, como Instagram y YouTube, están excluidos por ahora. Las compañías también tendrán que dar aviso con menos antelación (14 días en lugar de los 28 propuestos originalmente) sobre cualquier cambio en sus algoritmos que pueda afectar a los medios de comunicación. Finalmente, pueden cobrar el valor de los lectores y espectadores que remiten desde sus sitios a las compañías de medios.

El plan general, sin embargo, podría ser significativo para un negocio de noticias diezmado en lo financiero. Aunque Rupert Murdoch domina los medios australianos, Google y Facebook devoran más del 80% del pastel de la publicidad digital. Empujar a las empresas de tecnología y a los proveedores de noticias a calcular ellos mismos las cifras correctas es el mejor enfoque.

Una salvaguardia gubernamental en forma de arbitraje vinculante probablemente los anime a llegar a acuerdos. También hay multas de hasta 10 millones de dólares australianos (6,1 millones de euros) o el 10% de los ingresos generados en el país como protección adicional.

Aun así, el poder de negociación pertenece claramente a Google y Facebook, lo que se evidencia en sus exitosos esfuerzos de lobby. Aunque Google dijo en octubre que pagaría a los editores de todo el mundo 1.000 millones de dólares en los próximos tres años como parte de un nuevo producto para móvil, también es probable que impulse una dura negociación en Australia al atribuir un mayor valor a la audiencia que las propias empresas de medios de comunicación.

Eso pondría más presión en el organismo de control de los medios para adoptar una postura más dura.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías