La OPV de Airbnb mete presión a los demás unicornios

Es probable que el mercado vea su rendimiento desbocado como el nuevo estándar

Cartel de AirBnb y su CEO, Brian Chesky, en la fachada de Nasdaq, este jueves.
Cartel de AirBnb y su CEO, Brian Chesky, en la fachada de Nasdaq, este jueves. REUTERS

A los unicornios del piso de al lado les va a costar estar a la altura de la OPV de Airbnb. El valor de sus acciones se duplicó el jueves, superando la subida del 80% de la empresa de comida a domicilio DoorDash en su debut de un día antes. Airbnb tiene algunos rasgos infrecuentes en comparación con otras ofertas espumosas, pero es probable que los inversores y otras empresas emisoras valoradas en más de mil millones de dólares vean su rendimiento desbocado como el nuevo estándar.

Con una valoración de 87.000 millones basada en su primer precio negociado de 146 dólares por acción (frente a los 68 de la emisión), Air­bnb es más del doble de grande que Marriott, y un poco más que Bookings. Pero es un triunfo agridulce: recaudó 3.400 millones en su debut; al precio actual, valdrían unos 7.300 millones.

Es una marcada diferencia respecto al año pasado. La empresa matriz de la plataforma de alquiler de oficinas WeWork retiró su OPV porque los inversores se frenaron ante su alta valoración y sus grandes pérdidas. Las acciones de Uber, por su parte, abrieron un 7% por debajo de su precio de salida de 45 dólares por acción.

Airbnb tiene algo que no poseen las otras: un modelo de negocio sólido, incluso tras un año difícil. Sus ingresos cayeron un 32% en los primeros nueve meses del ejercicio, frente a la caída del 52% de Booking. La empresa de Brian Chesky redujo los costes en más del 20% y despidió a 1.900 empleados en ese período, lo que le permitió registrar ganancias de 219 millones en el tercer trimestre. Tras esta semana, tiene además alrededor de 8.400 millones en efectivo.

Chesky ha lanzado el guante. Se espera que el servicio de entrega de comestibles Instacart salga a Bolsa el próximo año, al igual que el bróker online Robinhood. También hay cotizaciones directas y los llamados vehículos de adquisición de propósito especial (SPAC) para elegir. Pero si quieren empezar con estruendo, incluso si eso significa dejar miles de millones sobre la mesa, Airbnb y DoorDash han puesto el listón muy alto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías