Transporte

Ouigo trabaja con Adif para competir con Renfe en marzo si se permite la movilidad

La filial española de SNCF reclama una rebaja de cánones

Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España.
Hélène Valenzuela, directora general de Ouigo en España.

El primer competidor que se va a encontrar Renfe en el corredor de alta velocidad Madrid-Barcelona, Ouigo, del grupo francés SNCF, lanzó el miércoles una campaña que contempla el 10 mayo como jornada de arranque, pero la empresa trabaja para que el estreno se produzca antes.

“Seguimos teniendo el mes de marzo como objetivo de partida”, señala la directora general de Ouigo España, Hélène Valenzuela, “dependerá de que llegue la vacuna y comiencen a levantarse las restricciones a la movilidad entre Cataluña, Aragón y Madrid”.

El precio base de 9 euros en el Madrid-Barcelona se mantendrá en 2022

El operador entrante, con la liberalización del transporte de viajeros en ferrocarril, también está pendiente de la homologación de sus trenes en tiempo y forma. Para ello, trabaja con Adif en lo que toca a los test de compatibilidad del material rodante con la vía, y con la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria en lo referente a la citada homologación en la red.

Ese trabajo de rodaje también ha comenzado en el eje Madrid-Levante, donde Ouigo espera estar presente con su low cost de calidad” antes de que concluya 2021.

Valenzuela afirmó ayer, en declaraciones a CincoDías, que la tarifa base de 9 euros por trayecto, ofertada entre el 10 de mayo y el 11 de diciembre, no responde a una simple promoción de partida: “La tarifa base se va a mantener en 9 euros; los niños de 4 a 13 años viajarán con una tarifa plana de 5 euros, y los de 3 o menos lo harán gratis”. El billete de Ouigo en España está por debajo de los 10 euros que la marca tiene fijado como suelo en Francia, su mercado natural. Pero la práctica comercial del revenue management hace que ese precio pueda subir en función de la demanda.

“Dijimos que estaremos un 50% por debajo del precio del AVE y lo vamos a cumplir”, se compromete Hélène Valenzuela.

El lanzamiento, con cinco idas y cinco vueltas diarias en el Madrid-Barcelona, pone en el mercado un millón de asientos hasta final de año, cifra que podría crecer si finalmente las operaciones comienzan unas semanas antes. Con la oferta ya estabilizada en 15 frecuencias diarias, la propuesta de Ouigo alcanzará los 9 millones de asientos por ejercicio.

La experiencia italiana

La responsable de Ouigo en España dice estar satisfecha con el proceso de liberalización que ha liderado Adif, pero demanda cánones más bajos para estimular la demanda. “En Italia bajaron los cánones y se multiplicó el tráfico. Aquí podría suceder algo similar. Aplaudimos la decisión de Adif de rebajar precios por la pandemia”, dice Valenzuela. Su empresa también espera la reforma de la Ley del Sector Ferroviario para que los cánones de Adif sean desligados de los Presupuestos Generales del Estado. Con ello, se ofrecería mayor margen de maniobra al gestor de la red para la bonificación del tráfico, y visibilidad en los costes de los operadores al dejar de fijarse los cánones anualmente para hacerse por periodos de cinco años.

SNCF va a invertir 600 millones en Ouigo España. La empresa está formando maquinistas y tiene abierta la tercera fase de contratación de personal de servicio a los viajeros. “Tenemos ya un equipo de 90 personas y llegaremos a 250 puestos directos y más de 1.000 indirectos, especialmente en el mantenimiento de los trenes prestado por Alstom”, expone Hélène Valenzuela.

SNCF mantiene en secreto el rendimiento que ha presupuestado para sus operaciones en la alta velocidad española, pero su primera ejecutiva en este país asegura que Ouigo será rentable.

El rival de Renfe partirá con cinco horarios entre Madrid y Barcelona (7.05; 10.05; 14.10; 17.25, y 21.00 horas), y otros cinco entre Barcelona y Madrid (6.45; 10.33; 13.45; 17.40, y 20.45 horas).

Trenes de dos plantas y doble composición

Alta capacidad. Ouigo va a traer a España el modelo Eurodúplex de Alstom, con dos alturas y capacidad para 509 viajeros. En la fase de lanzamiento rodarán con composición simple, pensándose en la doble (más de 1.000 asientos) en cuanto lo demande el volumen de tráfico.

Renfe no es el objetivo central. La directora general de Ouigo en España asegura que el desafío no es robar viajeros a Renfe sino generar nueva demanda para el ferrocarril, como modo más respetuoso con el medioambiente, y sacar público de las carreteras y los aviones.

Calidad. “No somos un modelo de bajo coste al uso; ofrecemos calidad”, defiende Valenzuela. Ouigo llevará cafetería en sus trenes y una oferta Plus que por 9 euros más ofrece asientos XL, sistema de entretenimiento a bordo o una pieza de equipaje adicional.

Normas
Entra en El País para participar