BCE

La autoridad bancaria estudia prorrogar el veto al dividendo, pero con excepciones

La prohibión de retribuir al accionista expira a finales de este año

BCE veto dividendo
AFP

La autoridad supervisora de la banca europea se inclina por prolongar en 2021 la prohibición de que los bancos repartan dividendos, si bien permitiría hacer pagos a ciertas entidades concretas si muestran suficiente fortaleza financiera. Entidades y supervisores buscan una solución de compromiso que permita reanudar la retribución al accionista cuando los bancos dispongan de suficiente colchón de capital como absorber futuras pérdidas derivadas de la pandemia, según informa Boomberg citando fuentes cercanas a las deliberaciones

La junta de supervisión del BCE, formada por funcionaros de la institución europea junto a los bancos centrales de los países del euro, están decidiendo estos días el futuro de los dividendos bancarios, sujetos a una prohibición de facto que expira a final de año. Se espera que los términos en los que se prorrogue o no este veto se hagan públicos la próxima semana.  El BCE ha rechazado hacer comentarios al respecto.

Las entidades han advertido repetidamente que restringir su capacidad de pagar dividendo está ahuyentando a los inversores, y provocando que el sector europeo vaya a la zaga de otras zonas geográficas. A pesar del optimismo provocado por las vacunas contra el coronavirus, los supervisores temen que un retorno completo a los pagos puede dejar a las entidades con reservas insuficientes para soportar las pérdidas provocadas por la recesión, sin rescates de los contribuyentes.

Los dividendos se congelaron en marzo, una solución con la que los supervisores bancarios compensaron un alivio normativo en las exigencias de capital sin precedentes y una masiva inyección tanto de liquidez como de avales públicos. Desde entonces el sector debate si abrir la mano para las entidades más fuertes o si mantener el veto para blindar la solvencia del sector.

Ed Sibley, miembro de la junta de supervisión del BCE, dijo en una entrevista con Bloomberg News la semana pasada que Europa debería extender la prohibición de hecho de los pagos por seis meses. Aún así, reconoció que su aplicación práctica sigue siendo una porque el BCE no tiene los poderes para hacer cumplir una una prohibición general sobre la creciente objeción de los prestamistas. Mantener la recomendación del BCE de que los bancos no paguen, dejando la carga de la prueba en los prestamistas para demostrar que pueden ser un compromiso en el debate.

“La suspensión del pago de dividendos fue una medida extraordinaria y temporal”, dijo Guindos el mes pasado. “Extraordinaria porque fue una respuesta a una extraordinaria situación, la pandemia, y temporal porque sabemos perfectamente que esto es algo que debería tener una fecha límite”, explicó en una entrevista en Bloomberg TV.  Yves Mersch, en una entrevista a Financial Times, ya apuntó la opción de un análisis caso por caso que permita recuperar el dividendo en 2021 a las entidades con los balances son los suficientemente fuertes como para capear el deterioro económico provocado por la pandemia.

Las entidades españolas han sido unánimes; los principales ejecutivos de Santander, BBVA, Sabadell, CaixaBank han pedido el regreso del dividendo y Santander, incluso, lo ha votado en junta (condicionado al permiso del supervisor). El gobernador del Banco de España, no obstante, ha asegurado que la prohibición no encarece la financiación en los mercados y pidiendo prudencia al sector ante la incertidumbre económica. La economía española es la que más ha sufrido el impacto de la pandemia.

Los bancos centrales de Suecia y Suiza ya han abierto la veda de los dividendos, mientras están pendientes de informar al respecto el Banco de Inglaterra y la Fed.

Normas
Entra en El País para participar