Bolsa de EE UU

El S&P 500 se afianza en zona de máximos a la espera del desembarco de Tesla

Su entrada movilizará unos 100.000 millones en fondos y ETF

Tesla pulsa en la foto

En este inusual año, la Bolsa de Estados Unidos ha sido una de las grandes sorpresas pese al descalabro registrado en marzo. Sus tres principales índices están en positivo en el año, con el Nasdaq escalando un 39,5% y el S&P 500 sumando un 14,2%, y apuran la recta final de ejercicio vapuleando sus máximos históricos.

 

El S&P 500 recupera ya un 65% desde los mínimos del año encaramado a zona de máximos en una escalada constante que suscita recelos en los analistas. “El ascenso parabólico del S&P y el Nasdaq 100 experimentado desde marzo, en un entorno donde los beneficios empresariales no han seguido la misma evolución, es un factor de riesgo a considerar. La Bolsa está descontando, no los resultados del próximo trimestre, sino los de 2021 y 2022”, alerta el portavoz de eToro en España, Javier Molina.

Una situación que ha derivado en que “a día de hoy, el 92% de las firmas del S&P500 coticen por encima de su media de los últimos 200 días, lo que representa los mejores niveles desde 2013”, según reconoce Christian Rouquerol, director de ventas Iberia de Tikehau Capital.

Un cóctel al que se sumará en unas jornadas la llegada de Tesla al S&P. Los analistas e inversores esperan el desembarco del fabricante de coches eléctricos con cierto nerviosismo, como cuando un crucero de dimensiones gigantescas va a entrar por primer vez en un puerto. El debut de Tesla en el selectivo –tras un primer intento fallido en septiembre– será el mayor realizado hasta ahora por una cotizada, dado que la empresa capitaliza ya más de 606.000 millones de dólares y se convertirá en la sexta empresa más grande del S&P. Un ingente tamaño que llevó al índice a consultar a los miembros del mercado si realizar su incursión en varios días o en uno solo para evitar efectos negativos. Si bien, al final se ha optado por realizar su inclusión de golpe, antes del arranque de la sesión del día 21 de diciembre.

Tras 17 años de existencia, Tesla ha logrado por primera vez registrar beneficios durante un ejercicio fiscal entero, circunstancia necesaria para acceder al S&P 500. Su llegada implicará un enorme reajuste en el índice, en el que ponderará un 1%, por delante de Berkshire Hathaway, Walmart o Visa, y en los fondos indexados a él. Esto supondrá una movilización de cerca de 100.000 millones de dólares en los vehículos de gestión pasiva e indexados los días previos para ajustar sus carteras y hacer espacio a la empresa dirigida por Elon Musk. Una movilización de fondos sin precedentes en el selectivo estadounidense.

Habrá además que esperar al próximo 11 de diciembre para conocer a qué empresa sustituye Tesla dentro del S&P 500 y cómo se reajustan las ponderaciones del resto de miembros. Una circunstancia que afecta a los 11,2 billones de dólares que están indexados o referenciados al selectivo estadounidense a través de una multitud de vehículos de inversión.

La expectación y volatilidad habituales que hay sobre Tesla se reflejaron al conocerse su salto al S&P 500. Desde el pasado 16 de noviembre sus títulos se han disparado un 54%. Sin embargo, los pies de plomo predominan entre las casas de análisis al analizar la compañía, a excepción de Goldman Sachs que aseguró la semana pasada que Tesla podría alcanzar el 20% del mercado de coches eléctricos en los próximos años y vender hasta 20 millones de automóviles al año.

El consenso de analistas recopilado por Bloomberg fija un precio objetivo para la compañía en los próximos 12 meses de 361,34 dólares, por debajo de los 640 dólares actuales. La falta de unanimidad de opiniones se refleja en las recomendaciones sobre el valor: un 36% de firmas de análisis recomiendan su compra y un 33%, su venta.

Revalorización del 666% en el año

Tesla. El fabricante de automóviles eléctrico sube un 666% en Bolsa en el año y apenas hace unas semanas superaba por primera vez los 500.000 millones de dólares de capitalización. Todas las empresas del Ibex capitalizan de forma conjunta de unos 540.000 millones (más de 640.000 millones de dólares). Su acción recibió la pasada semana el espaldarazo de Goldman Sachs, que elevó su precio objetivo a 780 dólares, desde los 640 actuales.

Competidores. El espectacular incremento de su valor en Bolsa ha provocado que Tesla valga más que los cuatro principales fabricantes de automóviles –Volkswagen, Daimler, General Motors y Toyota– juntos (véase gráfico) desde que se conoció su salto al S&P 500.

Normas
Entra en El País para participar