Financiación

Las emisiones corporativas marcan récord con el impulso de los bancos centrales

El mercado se prepara para nuevas emisiones antes de fin de año

Las emisiones corporativas marcan récord con el impulso de los bancos centrales pulsa en la foto

El apetito de los inversores y los bajos tipos de interés se han convertido en el cóctel perfecto para que los emisores obtengan recursos a precios atractivos. Las empresas, conscientes de esta situación, han aprovechado las buenas condiciones y han acelerado las necesidades de financiación. A falta de unas semanas para el cierre del ejercicio el volumen de emisiones corporativas marcan récord: 472.000 millones de euros, un 6% más que el año pasado, según datos de Dealogic proporcionados por Natixis. Solo en el mercado en euros este tipo de operaciones sube un 10%, hasta los 355.000 millones, según estimaciones de Unicredit.

“Las emisiones corporativas han sido protagonistas este año respecto al sector financiero. Los emisores han querido y han sabido adelantarse para crear los colchones necesarios para afrontar la propia actividad o los movimientos estratégicos de consolidación vistos en los últimos meses”, remarca Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales de Natixis en España.

La cifra, ya histórica, aún tiene posibilidades de seguir aumentando. Otros años por estas fechas las empresas ya habrían dado por finalizado el ejercicio, pero en un año atípico como este, Sáez no descarta que “en los próximos días se puedan seguir viendo oportunidades interesantes”. La semana pasada se efectuaron operaciones por valor de 31.000 millones en euros, un volumen algo superior al registrado una semana antes.

La mejora del entorno, al calor de las vacunas y los estímulos monetarios y fiscales, ha servido de soporte a las subidas de las Bolsas y ha contenido los tipos. Como señala Sáez, las medidas que podrían anunciar en los próximos días el BCE y la Reserva Federal han favorecido la contracción de los diferenciales en todos los formatos de deuda, aunque los más beneficiados han sido los de mayor riesgo así como los híbridos corporativos. La deuda corporativa ha vuelto a ser la protagonista del mercado en las últimas sesiones, siguiendo la estela de un año que supone récord absoluto de volumen de emisiones en este sector. “Muchos emisores han encontrado las condiciones necesarias para realizar ejercicios de emisión que, en muchos casos, anticipan planes de financiación para 2021”, apunta Sáez.

La tendencia ha tenido su continuidad en jornadas posteriores y la emisión el pasado martes de Autostrade per l’Italia, filial italiana de la concesionaria Atlantia –captó 1.250 millones en un bono a ocho años al 2,16%–, es un buen ejemplo. “Los emisores que han salido esta semana no lo habían hecho antes y están aprovechando los resquicios del mercado primario”, afirma Francisco Chambel, jefe de mercado de capitales para Iberia de Unicredit. Junto a los bajos tipos de interés y el apetito de los inversores, el experto señala también entre justificaciones de esta hiperactividad a la elevada liquidez.

Tradicionalmente noviembre es un mes en el que los inversores que tienen el año prácticamente cerrado adoptan un perfil más defensivo y rehúyen asumir más riesgo. Pero 2020 ha sido un ejercicio particular. “A unas semanas del cierre, las carteras de muchos inversores siguen disponiendo de abundante liquidez que está siendo aprovechada para incrementar posiciones en deuda ante las perspectivas de que pueden seguir consiguiendo retornos y las esperanzas de que los diferenciales continúen estrechándose”, remarcan desde Unicredit.

La batería de estímulos desplegada por los bancos –rebaja de tipos, inyecciones de liquidez a la banca y compra de deuda– ha ayudado a superar las tensiones vividas en marzo, coincidiendo con el estallido de la pandemia. El mercado, que se mantuvo cerrado durante unas semanas, pronto se recuperó y el coste de financiación abandonó los niveles de infarto. Chambel explica que aunque los diferenciales se han estrechado, tienen margen para la contracción pues dependiendo del sector siguen estando entre 5 y 10 puntos básicos por encima de los niveles registrados a comienzos de año.

El volumen en España se dispara más de un 50%

  • Alza generalizada. El aumento de las emisiones corporativas ha sido generalizado y en el caso de las empresas españolas sube un 55%, hasta los 27.300 millones, según datos proporcionados por Unicredit.
  • BCE. El mercado aguarda que la próxima semana Christine Lagarde anuncie una ampliación del programa de compras frente a la pandemia (PEPP). En Unicredit trabajan con la idea de una extensión hasta finales de 2021 y un aumento del importe en 500.000 millones. De confirmarse este escenario en 2021 esperan que el ritmo de compras de activos se mantenga en 10.000 millones al mes en lo que a deuda corporativa se refiere. A diferencia de lo ocurrido este año y aunque aún es pronto para asegurarlo, en la entidad prevén un menor volumen de emisión. “Las necesidades de financiación serán menores pues el 50% de lo que se ha captado este año aún sigue en el balance de las compañías, que cuentan con unas ratios de liquidez muy amplios”, explica Francisco Chambel
Normas
Entra en El País para participar