Santander amplía a los 50 años las salidas del banco con una indemnización tope de 250.000 euros

El ERE se iniciará el 31 de diciembre y se extenderá un año, aunque el banco prevé tenerlo finalizado en julio

ERE Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Banco Santander ha recogido nuevamente algunas de las principales peticiones de los sindicatos y ha planteado a los representantes de los sindicatos que los empleados mayores de 50 años que quieran dejar la entidad y no puedan acogerse a una prejubilación al no tener los 55 años, puedan recibir una indemnización en un solo pago de hasta 250.000 euros, y puedan acogerse al convenio de la Seguridad Social. Este sistema ya fue empleado en el último ERE de la entidad del pasado año, cuando se unieron las redes de Santander y Popular.

Esta nueva propuesta se suma a la que hizo hace dos días de reducir a 3.800 trabajadores el número de afectados por el ERE, frente a los 4.000 planteados inicialmente, y elevó a 1.200 la cifra de empleados que prevé reubicar en otros puestos: 900 que serían trasladados a alguna empresa del grupo y 300 a Santander Personal, división que atiende a clientes de forma remota. Son gestores comerciales.

Según han informado a este periódico CC OO y UGT, sindicatos mayoritarios, el banco ha planteado que los empleados entre 50 y 54 años puedan dejar la entidad con una indemnización del 50% del sueldo de seis años, con un tope de 250.000 euros, y el pago del 70% del convenio especial con la Seguridad Social.

Los sindicatos consideran muy baja esta propuesta, ya que el año pasado el tope de indemnización fue de seis años por el 60% del sueldo, más primas (que podían ascender a 30.000 euros), con un tope de 380.000 euros.

Además, el banco se hace cargo del pago del 70% de las cuotas a la Seguridad Social hasta que el empleado cumpla 63 años, frente al 100% que se comprometió a abonar en el ERE de 2019.

La idea del banco, según estos sindicatos, es llevar a cabo en primer lugar el ajuste de la plantilla de los servicios centrales y el centro corporativo, lo que concluiría a finales de marzo, mientras que las salidas del personal de las oficinas se alargarían hasta mediados de julio.

De esa forma, posiblemente en agosto el ERE ya se habría ejecutado y para avanzar en el proceso, la entidad ofrece primas por antigüedad a los empleados de menos de 55 años que dejen el grupo, que van desde 4.000 euros para aquellos con una antigüedad inferior a cinco años, hasta los 25.000 euros para los que lleven 15 años o más. Por cada trienio recibirán además 1.500 euros.

El banco se ha comprometido a contestar las solicitudes de los trabajadores en 10 días tras el fin de los periodos de adhesión voluntaria. CC OO y UGT valoran estos avances, aunque consideran que aún están “lejos” de tener equilibrios para un acuerdo y por esa razón seguirá exigiendo la bajada del perímetro de destrucción de empleo. Además, consideran que la oferta de indemnización para los empleados de 50 a 54 años es muy baja.

El grueso de la plantilla que saldrá tendrá esta edad. Los sindicatos también han solicitado que se tenga en cuenta los tramos de menor edad para las reubicaciones de empleados y facilite las adhesiones voluntarias de extinción de los tramos de edad más elevados para defender la mayor empleabilidad de la gente joven.

En la reunión de este jueves, Santander ha informado también de la apertura de centros en distintas ciudades para la externalización de una parte de la plantilla, hasta un total de 18.

UGT destaca que las externalizaciones van a afectar en un 99,9 % a la red de sucursales y no a los servicios centrales.

Las empresas en las que se van a reubicar trabajadores de las oficinas son Santander Operaciones; IST, que se convertirá en Santander Customer Voice y se ocupará de la banca telefónica y el recobro de impagados.

El 60% del personal externalizado serán directores adjuntos y operativos y un 40% gestores comerciales, explica UGT, sindicato que, además mantiene que gran parte del personal afectado será menor de 50 años.

Al cambiar de puesto de trabajo, el empleado deja de estar sujeto al convenio de banca y pasa a tener el de la empresa receptora, en algunos casos el de consultoría, aunque mantenimiento su sueldo y la antigüedad a todos los efectos, así como los beneficios sociales.

Normas
Entra en El País para participar