ERC anuncia un preacuerdo con el Gobierno que despejaría la aprobación del Presupuesto

Rufián anuncia que el grupo está dispuesto a apoyar las cuentas a cambio de medidas para acabar con el dumping fiscal de Madrid o el fin de la fiscalización financiera de Cataluña

El portavoz de ERC Gabriel Rufián.
El portavoz de ERC Gabriel Rufián.

El Gobierno ha logrado este martes el apoyo definitivo del PNV a su proyecto de Presupuestos Generales para 2021 y un preacuerdo con ERC que, de consumarse, despejaría definitivamente el camino hacia la aprobación de las primeras nuevas cuentas públicas desde 2018 y facilitaría al Ejecutivo de coalición, en minoría parlamentaria, agotar la legislatura.

El respaldo del PNV llegó por la mañana cuando su portavoz, Aitor Esteban, anunció que ha alcanzado un acuerdo con el Ejecutivo para apoyar sus Presupuestos después de haber logrado algunas concesiones adicionales a las de la pasada semana, cuando ya logró 50 millones de euros más en inversiones para el País Vasco y la renuncia de Hacienda a la subida fiscal al diésel. El PNV dio este martes su “sí” definitivo tras lograr nuevas inversiones en I+D+i, fondos para la producción de energía eléctrica, el aeropuerto de Vitoria y otras infraestructuras, así como la enajenación de los cuarteles de Loyola, en San Sebastián.

“Las negociaciones van por buen camino y durante los próximos días los grupos implicados irán transmitiendo cuál ha sido el resultado de las conversaciones”, dijo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que aunque “prudente” se mostró optimista en una semana clave de la tramitación, en la que el texto y las enmiendas están siendo debatidas en la Comisión para su remisión al Pleno la próxima semana.

No hizo falta esperar tanto. Solo unos minutos después, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, anunciaba un preacuerdo con el Gobierno que podría ser decisorio. A falta de definir algunos flecos, y del visto bueno de la ejecutiva del partido, ERC se aviene a votar a favor a cambio de que el Gobierno levante el control financiero del Estado sobre Cataluña, especialmente a efectos de gasto, que, aseveró Rufián, rige desde que el Gobierno del PP aplicara un “155 financiero” sobre la región, una “tutela” de corte “austericida”, dijo.

“Es importante que no se controle el gasto social”, ha expuesto Rufián, aseverando que el Ejecutivo central mantenía un cierto control sobre las cuentas autonómicas que se impusieron durante la administración del PP.

Además, Esquerra reclama extender la moratoria para autónomos en el pago de cotizaciones hasta marzo de 2021 y crear un comité técnico que aborde una reforma fiscal para elevar el gravamen sobre elevados patrimonios y acabar con el “dumping fiscal” de Madrid, a la que acusan de aprovechar su capitalidad para bajar impuestos más allá de lo que pueden hacerlo otras regiones atrayendo a grandes contribuyentes. Cuestionado sobre cómo se articulará esta medida, Rufián ha se ha limitado a contestar que si lo cuenta no se hará.

Pese a su veto cruzado, ERC dijo que si Ciudadanos se aviene a apoyar estas cuentas será “bienvenido a la izquierda”. El portavoz de la formación naranja, Edmundo Bal, replicó por su parte que el grupo trabaja para impedir ese acuerdo entre Gobierno y ERC, pero se mantuvo en las negociaciones celebrando que el Ejecutivo haya aceptado una enmienda transaccional a las cuentas para crear una tarjeta sanitaria única para todo el país.

Con todo, Bal ha matizado que Cs trabaja para que el preacuerdo de ERC y el Gobierno no se sustancie, porque el Ejecutivo debe elegir entre la moderación de la formación naranja, ha dicho, o la vía de ERC-Bildu.

En todo caso, los socios de coalición suman 155 diputados, que con los seis de PNV, los cinco de Bildu –que ya anticipó su aval– y los 13 de ERC superarían ya en tres votos la mayoría necesaria para aprobar las cuentas. Y, en todo caso, la negociación sigue abierta para captar el apoyo de otras fuerzas.

La enmienda antidesahucios

Una de las sorpresas de la tramitación del Presupuesto fue el hecho de que uno de los partidos de Gobierno, Podemos, sorprendiera al otro, PSOE, con una enmienda para suspender los desahucios presentada de la mano de ERC y Bildu. Aunque la propuesta no tiene visos de prosperar, según dejó entrever este martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el Gobierno sí parece haber aceptado incorporar esta línea de actuación a su agenda para engrasar la negociación de las cuentas. “Ha sido un punto importantísimo, crucial en esta negociación”, reveló este martes el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, restando importancia al hecho de que se actúe como respuesta a la enmienda o por otra vía. “Lo importante es que a la gente no se la eche de su casa en mitad de una pandemia”, dijo.

Normas
Entra en El País para participar