Coyuntura

Los rebrotes hunden la confianza empresarial alemana, según el Ifo

El PIB de Alemania rebotó un 8,5% en el tercer trimestre, mejor de lo estimado

Coches circulando en una calle de Berlín.
Coches circulando en una calle de Berlín. EFE

La confianza empresarial ha caído en noviembre en Alemania, por segundo mes consecutivo, debido a que la segunda ola de infecciones del coronavirus "ha interrumpido la recuperación económica" del país. El índice de confianza empresarial del Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) cayó en noviembre hasta 90,7 puntos, desde los 92,5 puntos de octubre.

Las expectativas de las empresas sobre los próximos seis meses son más pesimistas y la valoración de la situación actual es también algo peor. "La incertidumbre empresarial ha aumentado. La segunda ola del coronavirus ha interrumpido la recuperación económica", dijo el presidente del Ifo, Clemens Fuest.

Este mes el foco brillante es el sector manufacturero, donde la confianza empresarial ha mejorado porque las empresas han valorado notablemente mejor su situación actual después de que haya aumentado la entrada de pedidos, aunque menos que en octubre. Sin embargo, las expectativas para los próximos meses de las empresas manufactureras alemanas "se han vuelto notablemente menos optimistas".

En el sector servicios, la confianza empresarial ha caído mucho y por primera vez desde junio ha vuelto a terreno negativo, después de que muchas empresas percibieran su situación actual mucho menos positiva y se mostraran pesimistas respecto a los próximos meses. Los indicadores para los hoteles y las empresas del sector de la gastronomía se han desplomado.

En el comercio, la confianza empresarial también ha empeorado porque "las empresas están menos contentas con su situación actual y sus expectativas se han nublado también". "Los minoristas en concreto dijeron que el negocio marcha mucho menos fluidamente", añade el Ifo.

En el sector de la construcción la confianza empresarial ha caído algo porque las expectativas son más pesimistas, aunque la valoración de la situación actual fue algo mejor que en octubre.

El PIB rebota un 8,5% en el tercer trimestre

El producto interior bruto (PIB) de Alemania, la mayor economía europea, registró una expansión del 8,5% en el tercer trimestre, tres décimas más de lo estimado inicialmente, después del desplome del 9,8% entre los meses de abril y junio y la caída del 1,9% en el primer trimestre, según ha informado la oficina federal de estadística germana, Destatis.

A pesar del rebote experimentado entre julio y septiembre, el PIB de Alemania aún era un 4% inferior al registrado en el cuarto trimestre de 2019 y se mantenía un 3,9% por debajo del nivel correspondiente al tercer trimestre del año pasado.

La oficina estadística alemana destacó la contribución al rebote de la actividad del consumo de los hogares, con un crecimiento del 10,8% respecto de los tres meses anteriores, mientras que el consumo del Gobierno aumentó un 0,8%, después del incremento del 2,2% observado en el segundo trimestre. De su lado, la formación bruta de capital fijo en maquinaria y equipamientosse disparó un 16% en el trimestre, aunque en la construcción retrocedió un 2%.

Asimismo, el comercio exterior también registró un incremento durante el trimestre, con un aumento del 18,1% de las exportaciones respecto de los tres meses anteriores, mientras que las importaciones aumentaron un 9,1%.

Desde ING destacan que el rebote del tercer trimestre fue impulsado por todos los sectores, excepto el de la construcción, y señalan que ante la extensión y el endurecimiento de las restricciones por la segunda ola de coronavirus, la economía podría sufrir una recaída.

Por otro lado, Destatis señaló que en el tercer trimestre de 2020 se contabilizaron 44,7 millones de ocupados en Alemania, lo que representa un retroceso de 654.000 personas en un año, en línea con la caída observada en el segundo trimestre.

"Antes de estas fechas, el último descenso en el número de ocupados se había registrado en el primer trimestre de 2010 por la crisis económica y financiera", apuntó la oficina estadística alemana, subrayando que las cifras no recogen el impacto de las reducciones de hornada, ya que los trabajadores en horarios reducido son considerados ocupados. Sin embargo, el incremento de la reducción de jornada es apreciable a través de ña media de horas trabajadas por ocupado, con un descenso del 2,6% en el tercer trimestre respecto del mismo periodo de 2019.

Normas
Entra en El País para participar