Tribunales

Imputados los exjefes de seguridad de Repsol y La Caixa en el caso Villarejo

Han sido citados como investigados en la pieza donde investiga si contrataron al excomisario para espiar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero, entre 2011 y 2012

Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla, en una imagen de archivo.
Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla, en una imagen de archivo.

El juez del caso Villarejo ha citado como investigados a los exresponsables de seguridad de Repsol YPF y de CaixaBank en la pieza donde investiga si contrataron al excomisario para espiar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero entre 2011 y 2012, cuando intentaba conseguir casi un tercio de las acciones de la energética.

En un auto, el juez de la Audiencia Nacional cita como imputados al exdirector de seguridad corporativa de Repsol, el comisario en excedencia Rafael Araujo; y al exdirector del área de seguridad de CaixaBank, el comisario jubilado Miguel Ángel Fernández Rancaño, aunque no precisa la fecha de declaración.

También a quien fuera segundo de Araujo, Rafael Girona; al propio José Villarejo y a su socio, Rafael Redondo -ya imputados y procesados en otras piezas-, todos ellos investigados en la pieza número 21 del caso, que se abrió en diciembre del año pasado. En ella se investiga el denominado Proyecto Wine, encargado supuestamente por los antiguos responsables de seguridad de estas dos empresas con el objetivo de "salvaguardar los intereses" de ambas, "que aparecen como aliados empresariales en un contexto de pugna entre accionistas de referencia en Repsol YPF para tomar el control de la compañía".

El juez explica que el proyecto nace cuando la energética "detecta una estrategia de sindicación" por parte de Rivero -en ese momento presidente de Sacyr y quien ha sido citado como testigo perjudicado- "para asociarse con la compañía petrolera Petróleos Mexicanos (Pemex)" para conseguir "casi un tercio" de las acciones de Repsol y acceder a su control.

Una maniobra que, presuntamente, había detectado Repsol y que, "con la ayuda de CaixaBank" paralizaría "de manera temporal" el plan de Del Rivero retirándolo de la presidencia de Sacyr, así como a su hijo y un colaborador. La retirada de la presidencia habría producido, según la documentación que está en poder del juez, "un intento de reacción" por parte de Del Rivero, con el "principal foco" en el presidente de Repsol, del que éste "intentaría conseguir información delicada con la intención de contraatacar". 

De esta forma, explica el auto, Del Rivero, denominado en el proyecto LR, RIO o RIVER, sería el "principal objetivo" del supuesto encargo, por el que Cenyt -empresa de Villarejo- también debería investigar a su mujer, a quien fuera jefe de seguridad de Sacyr, Rodrigo Álvarez, al que llamaban CID, y al exdirector financiero de Repsol, Fernando Ramírez, ambos citados como perjudicados. Asimismo, "interesaría a los clientes" recabar información de Pemex.

"Los servicios de investigación contratados se ejecutarían durante los últimos meses del año 2011 y durante la primera mitad del año 2012", cuando Villarejo era aún comisario. El auto indica que se han detectado "siete abonos en dos cuentas de Cenyt (...) con cargo a las sociedades Repsol (4 abonos) y CaixaBank (3 abonos)" de un total de 413.600 euros, de los que 218.900 euros se abonan con cargo a la primera y 194.700 euros a la segunda.

De acuerdo a la documentación que remitió Repsol, Rafael Girona, ya desvinculado de la compañía, "habría participado en la gestión del contrato con Cenyt" que se llevó a cabo en la empresa por el equipo de seguridad y "habría participado" junto a su superior, Araujo, "en las reuniones con los representantes" de dicha sociedad.

Después Girona, "posiblemente", entregaba una copia de los informes de Cenyt a "alguno de los analistas de su unidad", como era la "forma normal de proceder en el área con las investigaciones externalizadas", según "las evidencias halladas" por la compañía.

Normas
Entra en El País para participar