Bebidas

Pepsico vendió por dos euros las fábricas de Tafalla y Sevilla

La multinacional realquiló la planta navarra por cinco años

Pepsico vendió por dos euros las fábricas de Tafalla y Sevilla

Pepsico y la multinacional holandesa Refresco pactaron el traspaso de las fábricas que la primera tenía en Tafalla (Navarra) y La Rinconada (Sevilla), por un montante de dos euros.

Así consta en las cuentas anuales de Refresco Iberia, la filial española de la embotelladora, que da detalles de un acuerdo que, cuando se hizo público hace un año, se limitó a indicar que se trataba de una “transferencia” de ambas plantas a Refresco, empleados incluidos, para que esta asumiera la producción de ambas.

La memoria financiera de Refresco Iberia relativa al ejercicio 2019 dice que “la contraprestacción transferida por la adquisición del control de acuerdo al contrato de compraventa es de 2 euros”. Ese acuerdo, detalla, consiste en la adquisición de la planta de Sevilla y sus terrenos; todos los equipos de producción, almacenes, servicios y demás elementos de ambas fábricas para la gestión y producción de las bebidas, y todas las materias primas y aprovisionamientos de los almacenes.

Además, el acuerdo que describe Refresco contiene una serie de pagos a los que tenía derecho a recibir de Pepsico, un total de 1,9 millones para inversiones de capital e innovación. De esa cantidad, 771..000 euros se abonaron al cerrar la operación y los 1,1 millones restantes al año de la firma, es decir, en el último mes.

Además, el documento muestra otros dos puntos del acuerdo: el alquiler de la fábrica de Tafalla por parte de Pepsico por cinco años y también de las oficinas ubicadas en la planta de Sevilla por dos años.

También describe cómo “Refresco debe embotellar las cantidades de producto que le ordenen las entidades del grupo Pepsico” de forma anual durante al menos 10 años a contar desde el 31 de octubre.

Pero el traspaso de las fábricas también conlleva la asunción por parte de Refresco de sus cargas, lo que explica el pago testimonial de esos dos euros. Así, la compañía se anota en su pasivo hasta 23,7 millones de euros en provisiones por la “diferencia entre la contraprestación y el neto del valor razonable de los activos adquiridos y los pasivos asumidos”.

Por su parte, Pepsico se anota en la cuenta de resultados de 2019 un negativo de 18 millones como resultado de enajenaciones.

En 2019 Refresco Iberia obtuvo un beneficio de 1,6 millones, su primera ganancia en tres años; y unos ingresos de 163,3 millones, un 21% más, el mejor dato desde 2014. El acuerdo con Pepsico por las fábricas de Tafalla y Sevilla entró en vigor el 1 de noviembre, por lo que su impacto en los resultados se limitó a esos dos últimos meses del año.

Normas
Entra en El País para participar