Construcciones más amables con la discapacidad

Aprobado el estándar europeo de accesibilidad del entorno construido

Rampas a la entrada de un edificio que permiten el acceso seguro de sillas de ruedas.
Rampas a la entrada de un edificio que permiten el acceso seguro de sillas de ruedas.

El entorno urbano dista todavía mucho de ser amable para las personas con discapacidad, si bien se siguen dando más pasos hacia la accesibilidad universal, con la supresión de barreras y obstáculos en las ciudades y en sus edificios para que puedan ser usados por todas las personas en condiciones de seguridad y con total autonomía.

Un paso más se acaba de dar en este ámbito con la aprobación por parte de los organismos europeos de normalización CEN y Cenelec de la primera norma europea sobre accesibilidad del entorno construido, liderada por la Fundación ONCE y la Asociación Española de Normalización, UNE.

La Norma EN 17210, Accesibilidad y usabilidad del entorno construido. Requisitos funcionales, establece los requisitos que deben cumplir los entornos construidos, incluyendo los espacios urbanos, para poder ser considerados accesibles. De esta forma, este estándar impulsará la accesibilidad y la igualdad de oportunidades en este ámbito, facilitando la integración social de las personas con discapacidad.

España es un referente internacional en la elaboración de estándares que favorecen la accesibilidad

“Esta norma europea comparte entre todos el consenso de primeros expertos, sobre los requisitos que hacen posible que un edificio, un parque o una calle sean accesibles bajo una perspectiva de diseño universal, estableciendo un criterio y un lenguaje común”, señala Javier García, director general de UNE.

El estándar, que se publicará a principios de 2021 y estará disponible en español en el primer trimestre del año, responde a un mandato de la Comisión Europea y ha sido elaborado con la participación y consenso de destacadas organizaciones europeas y españolas, representantes de todas las partes implicadas: Administración, organismos nacionales de normalización, usuarios, consumidores, colectivos de personas con discapacidad y empresas.

Beneficio para todos

“Esta norma, que surge de un mandato europeo, supone un gran hito no solo para las personas con discapacidad, que somos uno de cada diez ciudadanos de la Unión Europea, sino para la sociedad en general. Los avances, normativos y de estandarización, que se producen en accesibilidad universal permiten que todas las personas podamos disfrutar de productos y servicios en igualdad de oportunidades”, afirma José Luis Martínez Donoso, director general de la Fundación ONCE. Una tesis en la que abunda García: “Los entornos accesibles son un beneficio para todos, porque cualquiera puede estar sujeto a una discapacidad temporal, por ejemplo, por una lesión”.

La norma europea, por ejemplo, da las claves para las viviendas accesibles, que han de tener salón, cocina, dormitorio y lavabo completo en la planta de acceso y que ha de contar con pasillos amplios para que una persona en silla de ruedas pueda pasar. Y se deben evitar los cambios de nivel en una planta, y cuando no sea posible, usar rampas, que han de ser muy tendidas y con pasamanos a doble altura en ambos lados. El estándar fija también tiempos de paso en un cruce de peatones, su pavimento táctil o su contraste cromático, o el sonido de los semáforos, entre otros muchos aspectos.

“Hemos encontrado un firme aliado en UNE, con quien nos une un largo trayecto de trabajo conjunto con importantes proyectos comunes. Uno de ellos, el portal Accessibilitas en el que también está el Real Patronato sobre Discapacidad, ha permitido promover el acceso de todas las normas sobre accesibilidad a profesionales de Administraciones públicas, universidades y movimiento asociativo”, destaca Martínez Donoso.

España es un referente internacional en la elaboración de estándares que favorecen la accesibilidad. “UNE ha desarrollado 140 normas que facilitan el logro efectivo de la accesibilidad y la integración social de las personas con discapacidad. Estas normas ayudan a las organizaciones a conseguir el ODS 10 sobre reducción de desigualdades, el ODS 11 ciudades y comunidades sostenibles y el ODS 17 alianzas para lograr los objetivos”, afirma Javier García. Por ejemplo, la norma internacional ISO 21902 de turismo accesible o la primera norma europea de accesibilidad TIC, adoptada al catálogo español como UNE-EN 301549.

Normas
Entra en El País para participar