La reactivación de la fusión de las agencias de viaje de Globalia y Barceló amenaza 170 oficinas

Son delegaciones próximas en ciudades pequeñas y medianas. Ambas firmas emplean a 9.000 trabajadores, la mayoría en ERTE

Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, y Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, y Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.

Globalia y Barceló esperan la resolución de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) respecto a su solicitud de 240 millones de euros para reactivar la fusión de sus divisiones de viajes, paralizada por la crisis sanitaria del coronavirus. De hecho, ambas empresas tienen a una gran parte de sus trabajadores en ERTE de fuerza mayor fuerza desde marzo y apenas han recuperado una parte testimonial de esos empleados ante la falta de demanda.

“Barceló seguirá adelante”

La resolución positiva o negativa de la SEPI determinará el futuro de las agencias de viajes de ambas compañías, aunque no parten del mismo punto. Globalia ya ha solicitado 475 millones para el rescate de Air Europa y cuenta con graves problemas de tesorería, mientras que Barceló se ha visto muy afectada por la falta de demanda, pero dispone de liquidez para aguantar varios trimestres en esta situación de ingresos cero, tal y como confirman fuentes financieras. “Si la SEPI rechaza la solicitud, Barceló seguirá adelante, pero Globalia no lo tengo claro”, recalcan esas mismas fuentes, que apuntan que una de las futuras condiciones que podría imponer la SEPI sería el cierre de delegaciones, algo que incomoda especialmente a Barceló.

Las dos empresas dan por hecho que la SEPI aprobará la ayuda de 240 millones en enero

La propuesta inicial que manejan los sindicatos es que una fusión de ambas estructuras obligaría al cierre de 170 puntos de ventas, un 11,3% del total de la red de las agencias de viaje de ambos grupos (800 en Globalia y 700 en Avoris). Ese cálculo se centra en las agencias de viajes de ambos competidores que están situadas prácticamente puerta con puerta, especialmente en el caso de las ciudades medianas y pequeñas, con lo que una integración entre ambos grupos provocaría el cierre inmediato de esas 170 agencias.

Esas mismas fuentes sindicales, sin embargo, no se atreven a hacer un pronóstico de cuál sería el impacto en el empleo ante la falta de visibilidad para los próximos meses. Avoris emplea a 3.000 empleados y Globalia a 6.000 trabajadores (una gran parte de ellos en franquiciados), según las cifras aportadas por fuentes sindicales, y la gran mayoría está en ERTE de fuerza mayor. En todos los expedientes firmados está incluida la cláusula de salvaguarda por la cual se garantiza el mantenimiento del empleo durante los seis meses posteriores al fin del ERTE de fuerza mayor, por lo que no se atreven a establecer una fecha en la que se podrían producir los despidos que acompañen a los ajustes. La última prórroga de los ERTE fija su finalización para el 31 de enero de 2021, aunque es más que probable que se vuelvan a prolongar ya que es una reclamación conjunta de toda la industria turística, desde hoteles, aerolíneas, turoperadores o agencias de viajes.

La ayuda llegará en enero

En cualquier caso, las fuentes consultadas dan por hecho que la concesión de la ayuda de 240 millones está ya aprobada por la SEPI y que solo se está a la espera de la aprobación del Consejo de Ministros, que se produciría en enero.

Barceló negociará permutar el crédito ICO de 200 millones si la operación fracasa

Los factores que podrían tumbar esa concesión serían las condiciones que imponga la SEPI para dar luz verde a la operación, que podrían pasar por un cierre de puntos de venta o despidos de trabajadores por encima de las estimaciones iniciales de las empresas.

Mientras que Globalia parece más receptiva para aceptar los ajustes, ya que su prioridad es conseguir liquidez para salvar la mayor cantidad de actividad y de empleo, Barceló no está dispuesta a firmar un cheque en blanco a cambio de la ayuda de la SEPI. Y ya está moviendo ficha buscando alternativas ante un posible rechazo a la ayuda. Y una de las más que más le convence es la posibilidad de solicitar al Ejecutivo cambiar los 200 millones de crédito concedido con aval del ICO por una ayuda de un importe similar de la SEPI, pero en exclusiva para la firma copresidida por Simón Pedro Barceló. Si no saliera adelante la solicitud conjunta con Globalia, Barceló considera que los tipos y las carencias de la SEPI son más beneficiosas que las del ICO.

Fetave reclama ayudas directas para evitar el colapso

Urgencia. La Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (Fetave) reclamó el viernes que se implementen ayudas directas, medidas adicionales de liquidez y exención de impuestos por parte de las comunidades autónomas, ayuntamientos y Gobierno. “Se deben tomar estas medidas de urgencia si se quiere que no se destruyan miles de empresas y decenas de miles de empleos y que el ‘nadie se quede atrás’ no sea más que un slogan vacío de contenido”.

Estado de alarma. La a Federación reiteró que el sector de las agencias de viajes es el más dañado tanto por la primera ola de la Covid-19 como por la segunda, y es el que mayor porcentaje de empleados mantiene en ERTE y menos empleados ha sido capaz de recuperar, ya que se mantienen cerradas desde la primera ola cerca del 80% de las agencias. Esa cifra podría elevarse al 95% ante las nuevas restricciones a la movilidad y eleva el riesgo de colapso de las agencias de viajes, lo que podría afectar a unos 70.000 puestos de trabajo

Normas
Entra en El País para participar