Comienza el juicio por la demanda interpuesta por Nissan contra Carlos Ghosn

El expresidente de la compañía está prófugo de la justicia nipona y la empresa le reclama 80,7 millones de euros

El expresidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Carlos Ghosn.
El expresidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Carlos Ghosn. AP

Un tribunal de Japón ha acogido este viernes la primera vista por la demanda civil presentada por Nissan Motor contra su expresidente Carlos Ghosn, prófugo de la justicia nipona y a quien la empresa reclama 10.000 millones de yenes (80,7 millones de euros).

El proceso "forma parte la política de Nissan de hacer responsable a Ghosn por el daño y las pérdidas financieras en las que incurrió la empresa debido a su mala conducta", ha señalado la compañía en un comunicado.

Nissan demandó el pasado febrero a Ghosn por daños monetarios "como resultado de años de su mala praxis y su actividad fraudulenta", según ha expuesto el fabricante en el escrito presentado en el Tribunal de Distrito de Yokohama, donde tiene su sede.

Esta demanda está vinculada a las acusaciones de abuso de confianza y uso y apropiación indebida de fondos corporativos que pesan sobre el exdirectivo, y que son objeto de otro procedimiento penal que está a la espera de celebrarse debido a la fuga de Ghosn a Líbano a finales del año pasado.

La cantidad que reclama Nissan a Ghosn se calculó basándose en los costes incurridos por sus "prácticas corruptas", entre ellas el uso de varias residencias propiedad de la empresa fuera de Japón, el uso privado de aviones corporativos o pagos a su hermana con fines no relacionados con las actividades empresariales.

Nissan considera que los hechos relacionados con estas prácticas "quedarán demostrados durante los procedimientos judiciales". Ghosn, quien será representado en el procedimiento civil por sus abogados, viene defendiendo su inocencia de todos los cargos presentados en su contra desde que fue detenido por primera vez por las autoridades niponas en noviembre de 2018.

Asimismo, el estadounidense Greg Kelly, exejecutivo de la empresa y estrecho colaborador de Ghosn, se declaró no culpable de los delitos de los que se le acusan por su presunto papel en las irregularidades financieras que la fiscalía de Tokio atribuye al expresidente, al comparecer el pasado septiembre en la primera vista judicial en el proceso abierto contra él por este tema.

Normas
Entra en El País para participar