Alzas bursátiles en todo el mundo con Wall Street disparado pese al bloqueo político en EE UU

El S&P firma su mejor sesión de la historia en un día electoral; el mercado confía en que los republicanos controlen el Senado y frenen la regulación de tecnología y salud, claves en la renta variable del otro lado del Atlántico

Alzas bursátiles en todo el mundo con Wall Street disparado pese al bloqueo político en EE UU Pulsar sobre el gráfico para ampliar

No ha habido ola azul demócrata que arrasara en las urnas estadounidenses tras el primer recuento de votos. Y las Bolsas se lo tomaron muy mal en un principio, con caídas en Europa que llegaron a superar el 2% el miércoles por la mañana. Pero el final fue feliz para los mercados, con alzas en los principales índices de todo el mundo. El Standard & Poor's 500 firmó la mejor sesión de la historia en un día electoral en Estados Unidos.

Pese a que previsiblemente se tardarán días o incluso semanas en conocerse quién será el inquilino de la Casa Blanca, la renta variable se ha sacudido los miedos. Ya no le importa tanto quién gobierne. Confían en que sea Joe Biden o sea Donald Trump, la Fed siga regando la mayor economía del mundo y en que, aunque con retraso, se apruebe el quinto paquete de estímulos antipandemia que demócratas y republicanos llevan negociando desde julio. A última hora del miércoles, el camino del candidato demócrata parecía más despejado hacia la presidencia a falta de conocerse los resultados definitivos en tres estados cruciales: Wisconsin (donde se ha impuesto Biden pero Trump pide un recuento), Michigan y Georgia.

DOW JONES 35.457,31 0,56%
NASDAQ 100 15.410,72 0,72%
EUROSTOXX 50 4.166,83 0,37%
IBEX 35 8.996,30 0,67%
EUR x USD 1,1648 0,138%
Petroleo Brent 84,660 -0,494%

Pero, en todo caso, los inversores prevén que el Senado siga en manos del partido conservador, lo que frenaría intentos regulatorios sobre el sector tecnológico y subidas de impuestos agresivas a las empresas. Una muy buena noticia para los inversores.

La renta variable de Europa concluyó con subidas de hasta el 2,4% –el Ibex, que llegó a caer un 2,2%, finalizó con una subida del 0,45%, en los 6.781,9 puntos–, mientras que en Wall Street, el Nasdaq se disparó al cierre un 3,85%, el S&P 500 un 2,2% en su mejor sesión de la historia en un día electoral  y el Dow Jones un 1,35%. En Latinoamérica, se imponían avances del 2% en el Bovespa brasileño, mientras que el IPC mexicano cerró con una subida casi inapreciable del 0,03%. Las divisas emergentes apenas se movieron, tampoco el yen. Ni, pese a las fluctuaciones iniciales, el oro, anclado en el entorno de los 1.900 dólares por onza.

El mayor castigo en la Bolsa española ha sido para la banca, BBVA ha caído un 6,65%; Banco Sabadell, un 5,33%; Banco Santander, un 4,09%; Bankinter, un 3,67%; CaixaBank, un 2,66%, y Bankia, un 2,75%. En el polo opuesto, Cellnex ha subido un 5,74% tras confirmar negociaciones para comprar las torres de Hutchison en Europa por 10.000 millones. Las fuertes caídas de la banca española son las mayores entre las entidades financieras de Europa y el sector bancario es también el más castigado del Eurostoxx 600, en un una reacción de mercado propia de los momentos en que se teme por la recuperación de la economía. Por el contrario, los sectores de salud, industria y tecnología han sido los más alcistas en Europa.

El incendio de Trump

Las declaraciones de Donald Trump en las que se proclamó ganador y acusó al aire de fraude electoral hicieron estallar los nervios. El terror, sin embargo, duró solo unos pocos minutos. “Se ha evitado el peor de los escenarios: problemas masivos en las urnas con disturbios sociales generalizados. Esta elección disputada es sobre el recuento de los votos por correo, no un fraude electoral, manipulación, intimidación de los votantes... Una gran diferencia. Los tribunales no quieren involucrarse con los resultados de las elecciones”, sentencia en una nota Jack Janasiewicz, de Natixis Investment Managers.

La clave de bóveda de todo el proceso está ahora en el Senado. Los inversores confían en que los republicanos retengan su control y veten propuestas regulatorias agresivas pese a que gobierne Biden. Hasta el momento, esta Cámara ha sido el principal obstáculo en la luz verde a los estímulos gubernamentales para luchar contra el Covid-19.

El bono de EE UU y el petróleo también atraen las compras

  • Estímulos. La deuda emitida por el Tesoro de Estados Unidos se revalorizó ayer después de que los mercados hubieran apostado con fuerza los días previos a la victoria amplia de Joe Biden. El bono a 10 años marcó durante la jornada de ayer su mejor precio en dos semanas, en la expectativa de más estímulos monetarios. La rentabilidad del bono, que se mueve en sentido opuesto a su precio, cayó hasta el 0,7679%.
  • Dólar. La divisa estadounidense se revalorizó cuando se veía que el resultado iba a estar muy ajustado, hasta cotizar a 1,16 dólares por euro (con una subida de más del 1%). A medida que la balanza se fue inclinando hacia Biden, sugiriendo menos volatilidad, las ganancias se evaporaron. Se situaba en 1,1716 dólares.
  • Petroleo. El barril de Brent se disparó un 3,93%, hasta los 41,24 dólares por barril, ante la expectativa de que, pese al caos vivido el miércoles, salga un plan estadounidense para relanzar la economía y de que la Fed meta el turbo en las políticas expansivas.

Pero la situación cambiará sí o sí: “Un plan de recuperación es inevitable en vista del panorama macroeconómico estadounidense”, sentencia Franck Dixmier, de Allianz Global Investors. No serán los estímulos masivos de 2,2 billones de dólares que promete Biden pero tampoco los 1,6 billones que quieren los republicanos. Los inversores apuestan por un punto medio entre ambas cifras y por su aprobación en unas semanas. El atasco de las posibles reformas en el Senado significaría además que no se firma un gran acuerdo por las energías verdes y que tampoco se subirán de los impuestos, uno de los puntos capitales del programa de Biden.

Lo mejor de cada casa

Los mercados están quedándose, por el momento, con la mejor parte de los dos mundos. “Es un escenario que al mercado claramente no le parece mal, pues evita los excesos de cualquiera de los dos partidos como ha venido sucediendo últimamente”, señala José Luis Cárpatos desde Serenitymarkets. En todo caso, la volatilidad está prácticamente garantizada en las próximas sesiones. “Recordemos que las acciones americanas perdieron un 8% en el mes que el Tribunal Supremo tardó en dilucidar el resultado de las elecciones de Florida en 2000”, apuntan desde ING. Y también recuerdan que todo este conflicto será transitorio: “La evolución de las Bolsas mundiales en los próximos 12 meses estará ligada a la pandemia, no a las elecciones americanas”.

En Europa, las alzas se impusieron con claridad. El Cac francés fue el mejor con una subida del 2,44%, seguido del Mib italiano (1,96%), del Dax alemán (1,95%) y del FTSE británico (1,63%). El Euro Stoxx 50 sumó un 2,01%.

“En un escenario de poder dividido o un resultado disputado, la creciente volatilidad debería empujar el apetito por el dólar a un nivel más alto a corto plazo (...). La atención de los inversores debería volver a centrarse en la situación de Covid-19 en Europa y su impacto en el crecimiento”, apunta Didier Borowski, de Amundi. Ayer, esta cuestión se metió en un cajón.

Información elaborada con la colaboración de Pablo Martín Simón, Nuria Salobral, Miguel Moreno Mendieta, Virginia Gómez, Miriam Calavia, María Matos y Nuño Rodrigo.

Normas
Entra en El País para participar