Movilidad

Adif tira del coche eléctrico con un plan de 400 ‘ferrolineras’ en todo el país

Ofrece los espacios y la conexión a su alta tensión en contratos de 11 años prorrogables

Ferrolinera Adif Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Uno de los proyectos que más prometen para el desarrollo del vehículo eléctrico en España, el de las ferrolineras de Adif, está en rampa de lanzamiento. La compañía dependiente del Ministerio de Transportes ha culminado el diseño del modelo por el que se abre a la participación de promotores privados, según ha podido saber CincoDías, para hacer realidad 400 puntos de recarga rápida en una primera fase.

En todo el país había 5.200 puntos públicos de recarga en 2018, según información recopilada por la patronal Anfac, lo que ofrecía un grado de penetración de 4,9 puntos para enchufar el coche por cada 100 kilómetros, frente a una media de 28,3 puntos de recarga en la UE. Un escaso nivel de penetración al que se suma que el 40% de esas electrolineras están concentradas en solo cuatro provincias, y que la mayoría (65%) se encuentran en ciudades.

Adif piensa en puntos de recarga en 30 estaciones de AVE y en otras 370 de la red convencional

El plan de Adif viene a aumentar las opciones de carga para los conductores, incorporando ferrolineras en tramos interurbanos, que es donde se aprecia especial carencia. Por otra parte, solo un 5% de los puntos públicos ofrecen carga rápida a día de hoy (un mínimo de 40 KW), lo que motiva que el vehículo eléctrico enchufable se encuentre con fuertes barreras de entrada en España más allá del precio.

Los 400 puntos previstos, en 370 estaciones de la red convencional (quedan fuera las de Cercanías, gestionadas por Renfe) y en 30 estaciones de la red de alta velocidad, van a ser ofrecidos en procedimientos abiertos a promotores de este tipo de actividad, como eléctricas, petroleras, fabricantes de coches u operadores de aparcamientos, entre otros.

Los emplazamientos, en estaciones con vías electrificadas y esencialmente en recorridos interurbanos, deberán poder atender a un mínimo de dos coches de forma simultánea. El despliegue podría culminar a lo largo de 2022.

Sondeo de mercado

En primer lugar, la empresa que preside Isabel Pardo de Vera está preparada para abrir un proceso de solicitud de interés. El objetivo es conocer qué puntos interesan al mercado para concentrar las licitaciones en ellos y evitar que los concursos queden desiertos.

El plan de Adif incide en el suministro de enganches en tramos interurbanos y en provincias prácticamente sin puntos de recarga

Con las solicitudes sobre la mesa, Adif estudiará la viabilidad técnica de las mismas y licitará el arrendamiento de los espacios en los que los promotores puedan instalar la ferrolinera y comercializar la carga rápida.

Entre los detalles de esta iniciativa, en la que Adif lleva años trabajando, se encuentra el de la duración de 11 años para las adjudicaciones. Un plazo que incluye el tiempo de adecuación de la instalación eléctrica y construcción del punto de recarga (aproximadamente un año) y que puede prorrogarse en un 50% (5,5 años más), hasta alcanzar los 16,5 años de plazo de explotación.

El modelo de negocio deja en manos del adjudicatario los costes de adaptación de las instalaciones y de la infraestructura necesaria para conseguir el suministro eléctrico. Los pliegos incluirán una potencia mínima de 100 kW y una máxima de 500 kW. Una horquilla que permitiría a los promotores ofrecer un mix de carga rápida y superrrápida.

De forma complementaria se contempla la prestación de recargas lenta y semirrápida en los aparcamientos de las estaciones de tren cuando estas no tengan previamente un gestor con contrato de Adif. El plan contempla espacio para que las electrolineras puedan contar con áreas de espera mientras se produce la recarga del coche.

El papel de Adif es el de suministrar los medios y espacios para el despliegue; analizar la viabilidad técnica; proveer el punto de conexión en alta tensión (en subestación eléctrica o desde la catenaria); y prestar la patente en el caso de que la conexión de la ferrolinera se produzca a la catenaria.

Una vez adjudicados los 400 puntos, Adif exigirá que los desarrolladores los promocionen en las aplicaciones móviles y páginas web utilizadas por los conductores para buscar sus puntos de recarga. Adif habilitará en su web un mapa con los emplazamientos.

La empresa pública enmarca esta acción en su Plan de Lucha contra el Cambio Climático 2018-2030 y la estrategia contra la descarbonización de la economía.

Iberdrola, Repsol, Cepsa y muchas más

Reparto geográfico. El plan de Adif, de colocar ferrolineras en 400 de sus 612 estaciones, busca facilitar los movimientos interurbanos con el coche eléctrico. Si a día de hoy los puntos de recarga están concentrados en grandes ciudades, Adif piensa en la nueva distribución por provincias como Castellón, Tarragona, Lleida, Toledo, Badajoz, Ciudad Real, León, Ourense, Pontevedra, Salamanca o Jaén, entre otras.

Contactos. La dirección de Adif entabló conversaciones con firmas como Repsol, Cepsa, Iberdrola o Endesa para conocer su interés en contar con emplazamientos para instalar ferrolineras. Pero también se han incluido en estos contactos a fabricantes de vehículos eléctricos, gestoras de aparcamientos o firmas de infraestructuras, entre otros.

Tecnología. Adif busca aprovechar la infraestructura eléctrica de su red y cuenta con una patente sobre el procedimiento de control del sistema y carga de baterías desde el sistema eléctrico ferroviario. Este permite captar energía en alta tensión y su transformación a baja tensión sin afectar al tráfico de los trenes. Otra solución de conexión es la que ofrecen las subestaciones eléctricas de tracción de la red ferroviaria.

Normas
Entra en El País para participar