El banco más barato de España, Sabadell, es solo para los valientes

Una fusión con BBVA o Santander tendría poco margen para un aumento de las deudas incobrables

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola.
El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola. EFE

El banco más barato de España necesita un comprador con un estómago fuerte. El asediado Banco Sabadell ha atraído el interés de BBVA y Santander, contó Reuters el 10 de septiembre. Una combinación con cualquiera de los dos pretendientes tendría unas reservas de capital modestas, que no dejarían mucho margen para un aumento de las deudas incobrables. El sustancial ahorro de costes que podría lograrse significa que un acuerdo podría tener sentido, a pesar de todo.

Si la pandemia ha hecho que los jefes de los bancos europeos se compadezcan de ellos mismos, pueden pensar en Jaume Guardiola, de Sabadell. Las extraordinarias provisiones para deudas incobrables y la exposición a pequeñas empresas vulnerables han hecho que las acciones de Sabadell se hayan hundido tres cuartas partes este año, con un rendimiento muy inferior al del índice Euro Stoxx Banks.

Las acciones, que ahora cotizan a solo el 13% de su valor contable tangible de 10.700 millones de euros, han provocado miradas codiciosas de sus pares españoles, según las informaciones de los medios de comunicación locales. La adquisición de Bankia por parte de CaixaBank, que creará el mayor prestamista nacional del país por activos, también está ejerciendo una gran presión sobre sus rivales locales para que se concentren y aumenten su rentabilidad.
Santander y BBVA son los adquirentes más probables: si se combinan con Sabadell, cada uno de ellos tendría alrededor de una cuarta parte del mercado español de préstamos a empresas, y aproximadamente una de cada cinco hipotecas.

El inconveniente es que hay razones para que Sabadell esté barato. Guardiola proyecta que las deudas incobrables de este año equivaldrán a casi el 1% de la cartera de préstamos del banco, que asciende a 151.000 millones de euros.

Y aún hay más penas: los analistas calculan que se contabilizarán otros 2.500 millones de euros en provisiones para pérdidas de préstamos hasta finales de 2022, según los datos de Refinitiv. Y ni Santander ni BBVA tienen mucho capital de sobra. Tras la fusión con Sabadell, tendrían una ratio de capital ordinario Tier 1 del 12% y del 11,6% respectivamente, según nuestras estimaciones. Un repunte inesperado de las provisiones acercaría esos porcentajes al 11%, un nivel que podría empezar a asustar a los inversores.

Pero una unión también traería importantes sinergias de costes. Supongamos que cada banco se ha fijado como objetivo el 42% de los gastos de Sabadell, en línea con la fusión CaixaBank-Bankia. Eso implicaría 1.300 millones de euros de recortes de gastos. Gravados y capitalizados, podrían tener un valor actual de 6.300 millones, asumiendo unos costes de reestructuración de 3.400 millones. Con el tiempo, esos ahorros deberían compensar con creces las probables pérdidas. Sabadell necesitaría una digestión cuidadosa, pero un acuerdo todavía parece bastante apetecible.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías