Subasta a la vista y con estreno normativo

La generación renovable crece un 16% en lo que va de 2020

El impulso verde supone ya el 43% de la producción nacional

Centro de Control de Renovables
El Centro de Control de Renovables (Cecre), de Red Eléctrica de España, se ha convertido en un referente mundial por su carácter pionero.

La ola de energías renovables suma y sigue en 2020, con mayo a la cabeza, mes en el que las tecnologías verdes aportaron un 52,4% al sistema nacional, siendo la media del 43,1%.

“La demanda de electricidad disminuyó un 6,6% respecto a 2019, debido sobre todo a la crisis del coronavirus. Sin embargo, las condiciones climatológicas, unidas al despliegue de nueva potencia instalada en el país, han impulsado la producción renovable, que a 30 de septiembre de 2020 crece un 16,3%, 7,5 puntos porcentuales más que en el ejercicio anterior”, precisan en Red Eléctrica de España (REE).

Buenos datos para afrontar un último trimestre que se presupone tan interesante como decisivo, pues el Gobierno ha asegurado que no acabará el año sin subastas, “ya que son imprescindibles para la cadena de valor y para cumplir con los objetivos de descarbonización marcados”, subrayó Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía, al inaugurar el VIII Simposio Empresarial Institucional.

Objetivos que en la Fundación Renovables consideran insuficientes. “La urgencia y la necesidad de consenso no pueden ser una excusa para la falta de ambición. Y la Ley de Cambio Climático y Transición Energética es tan deprimente como plana en aspiraciones. ¿Cómo se puede mantener en reducción de emisiones el mismo objetivo para 2030 que el fijado para 2020? Supone perder una década”, critica Fernando Ferrando, su presidente.

Las recientes ventas de activos eólicos y solares plantean el riesgo de una burbuja

Esta mayor exigencia de la fundación está pormenorizada en el informe presentado el pasado día 6 de octubre, donde proponen un 50% de electrificación de la demanda energética para 2030 y un 80% para 2050, entre otras peticiones, que enmarcan dentro de “un gran pacto de Estado, imprescindible”.

No obstante, Ferrando aplaude que “por fin, tras 40 años, todos vamos en la misma dirección. La apertura es indiscutible, otra cosa es su forma y, sobre todo, su velocidad”. El experto desea, y casi da por supuesto, que “sin tardar, este mismo mes se aprueben los dos reales decretos esperados”.

Desde el Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico no lo desmienten, pero no precisan plazo: “Estamos trabajando intensamente para que este mismo año se pueda convocar la primera subasta bajo el nuevo marco normativo, pensada para el escenario que tenemos por delante: el despliegue ordenado de renovables en España. Y esperamos que el Consejo de Ministros pueda aprobarlo lo antes posible, así como el real decreto de acceso y conexión [...] Ambas son herramientas decisivas que activarán el plan de recuperación recién presentado por el Gobierno”.

En el sector hay expectación sobre el diseño que tendrá el nuevo sistema de pujas

La expectación sobre el diseño del nuevo sistema de subastas es evidente, pues la especulación que suele ir asociada a todo boom hace crecer la preocupación por un calentamiento del mercado y el riesgo de una burbuja en un horizonte no muy lejano; especialmente en fotovoltaica y eólica, que han disparado ventas.

Posición de las empresas

En el sector energético la postura parece unánime: subastas sí, aunque no a cualquier precio. “Existe vida más allá de las subastas, por ejemplo, la vía de los PPA [contratos de compraventa de electricidad a largo plazo, por sus siglas en inglés)”, tal y como viene repitiendo Juan Diego Díaz, presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

Al calor de este debate, la fundación Funseam (Repsol, Endesa, ACS, Enagás, CLH, Naturgy, Cepsa, EDP Renováveis y REE) publicó este verano el informe Tendencias internacionales en el diseño apropiado de subastas para renovables, “una reflexión para identificar los modelos más frecuentes y estudiarlos”, señala Pablo del Río, autor e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Para Joan Batalla, director de la entidad, “hay avances importantes, como establecer un parámetro precio y fijar, por fin, un calendario. El mecanismo de subastar, per se, no lleva implícita la garantía de éxito y por eso es necesario definirlo al detalle”.

Ahora toca esperar a que se escriba la letra pequeña de un sector que, según la última previsión energética global de la Asociación Internacional de la Energía (AIE), “será clave para potenciar la recuperación económica tras esta crisis sanitaria”, en palabras de Fatih Birol, director ejecutivo del organismo.

En el pódium

Fotovoltaica. Destaca entre las renovables por su crecimiento decidido: “De su discreto 3,8% que ostentaba en 2019 ha pasado a un 6,6%, un dato nada desdeñable para un tipo de producción que depende de la luz solar para su porcentaje de generación”, comentan desde REE.

Eólica. Se erige como segunda tecnología, “a pesar de su ligero descenso del 0,5% respecto al ejercicio anterior”, al ser la responsable de 1 de cada 5 gigavatios hora generados en nuestro país. Solo la nuclear superó al viento en estos nueve meses.

Hidráulica. Aumenta un 41,6% en lo que va de 2020, un total de 23.066 gigavatios hora, “lo que supone el 12,3% de la electricidad del sistema nacional”, informan desde Red Eléctrica de España.

Normas
Entra en El País para participar