Bebidas

El sector del vino se juega el 25% de las ventas del año en una Navidad incierta

El presidente de la FEV, Emilio Restoy, estima una caída mínima del 20% para todo 2020

Emilio Restoy, presidente de la Federación Española del Vino y director general de Zamora Company.
Emilio Restoy, presidente de la Federación Española del Vino y director general de Zamora Company.

El sector del vino encara unas fechas claves para su negocio, las navideñas, sin que nadie sepa muy bien en qué condiciones se van a poder celebrar, en medo de una segunda ola de casos de Covid-19 que anticipa nuevas restricciones sociales y la movilidad.

Unas semanas que en un año normal suponen hasta el 25% de la facturación del sector, como afirma el presidente de la Federación Española del Vino (FEV), Emilio Restoy, también director general de Zamora Company, empresa dueña de marcas vinícolas como Ramón Bilbao o Mar de Frades. “Existe un desconocimiento total de lo que puede pasar de cara a Navidad. O hay un control firme en el próximo mes y medio o va a ser duro”, afirma en declaraciones a CincoDías. “Es el consumo en el hogar, son las comidas de empresa, las cenas con amigos, el vino como regalo... Todo en conjunto supone unas cifras relevantes. Y hay segmentos como el cava o el vino espumoso para los que supone el 60% del negocio del año. Todo es muy incierto, pero lo vemos mal”, afirma Restoy.

Sería el remate para un año complicado para el sector. El presidente de la FEV estima una caída de al menos el 20% en volumen vendido, y algo superior en valor. “Aunque en el consumo del hogar y en online se ha crecido significativamente, no compensa ni de cerca la caída en hostelería, sobre todo para las bodegas más pequeñas”, analiza Restoy, aunque esto, unido al buen rendimiento de las exportaciones, han logrado amortiguar la caída.

En torno al 35% del negocio del sector tiene su origen en la restauración y hostelería, aunque su caída es menor al de otras bebidas, como las espirituosas, de las que también es conocedor Restoy como director general de Zamora Company y que estiman una caída de casi el 40% este año. “El consumo en hostelería tiene distintos momentos. Los de día, el aperitivo por ejemplo, han sufrido menos y por eso ha aguantado algo mejor. Las bebidas que más han sufrido son las ligadas al ocio nocturno”.

Restoy explica que los tres próximos años serán claves para la economía española y para el sector vinícola,que afrontará una transformación basada en la sostenibilidad medioambiental y la digitalización. “Hay viñedos que en 20 años no se podrán utilizar por el cambio climático. La eficiencia energética, la descarbonización, son cosas en las que el sector ya ha trabajado y debe seguir. Y las bodegas son parte fundamental del mundo rural”, explica.

Aspectos que pueden ser clave para que el sector pueda acceder a los fondos europeos de recuperación. “Nosotros como federación debemos actuar como un catalizador para aglutinar todos esos proyectos para que sean relevantes. El trabajo con el Ministerio de Agricultura está siendo muy proactivo”.

Además, la FEV hace dos peticiones al Gobierno: la primera una rebaja del IVA a la hostelería, que Restoy considera que sería “un grandísimo paso en la dirección correcta para que pueda sobrevivir”. Y a medio plazo no subir los impuestos al sector.

Previsiones de Zamora

Por otra parte, Zamora Company calcula que sufrirá una caída de ventas del 20% en volumen y del 17% en valor este año. “Desde junio la evolución fue mejor de la esperada. Pero desde finales de septiembre y ya octubre se nota un retroceso, y noviembre y diciembre serán muy complejos”, dice su director general. Este, como aspecto positivo, destaca que sus marcas de vino, Ramón Bilbao y Mar de Frades, han mejorado su cuota de mercado, al igual que en sus licores, como en el pacharán Zoco o el ron Matusalem.

Zamora Company facturó 208 millones en 2019, un 6,3% más respecto al año anterior. El 43,5% de sus ventas ya son generadas en los mercados internacionales.

Normas
Entra en El País para participar