La obsesión por la vacuna de los accionistas de J&J carece de sentido

Los productos actuales del grupo van bien, y la vacuna puede no llegar a dar beneficios

Sala de pruebas de la vacuna de Johnson & Johnson en National City (California, EE UU).
Sala de pruebas de la vacuna de Johnson & Johnson en National City (California, EE UU). REUTERS

Es comprensible que la gente esté preocupada por el desarrollo de una vacuna para el Covid. Pero los inversores no deberían estar tan obsesionados. Véase Johnson & Johnson, que elevó las estimaciones de ingresos para 2020 el martes, un día después de detener un ensayo tras una enfermedad inexplicada. Eso hizo que llegara a caer un 3% en Bolsa, un movimiento relativamente grande para una acción generalmente estable. Aunque las vacunas ofrecen la mejor esperanza para que la vida vuelva a la normalidad, es una cuestión relativamente sin importancia para J&J.

Las pausas son parte del curso en el desarrollo de medicamentos, ya que lo inesperado tiende a aparecer, especialmente en los grandes ensayos. El estudio del Covid es doble ciego, así que ni siquiera está claro si la enfermedad ocurrió en un receptor de la vacuna o del placebo.
Pero los ensayos clínicos nunca son seguros, y las vacunas deben tener un alto nivel de seguridad. Además, hay más de 40 diferentes antivirus en pruebas, y otros 150 en desarrollo. Y algunas firmas, incluida J&J, se han comprometido a fijar los precios de sus vacunas de forma asequible y sin ánimo de lucro durante la pandemia.

Pero la multitud de productos existentes de J&J están haciendo dinero. Los ingresos del tercer trimestre subieron un 1,7% respecto a 2019. Las ventas de medicamentos recetados subieron casi un 5%, impulsadas por un incremento en oncología y enfermedades autoinmunes. El resto también van bien, en parte gracias a la pandemia, puesto que los pacientes toman Tylenol para el dolor de cabeza y Pepcid para la acidez estomacal, y usan tiritas Band-Aid para los rasguños. Y los dispositivos médicos, golpeados duramente a principios de año por el aplazamiento de las cirugías electivas, se están recuperando.

Todo esto explica por qué J&J aumentó sus ingresos estimados para 2020 en unos mil millones, y ahora piensa que las ventas se igualarán aproximadamente a las de 2019. Es mucho mejor de lo que se esperaba a principios de año, y más importante que una potencial vacuna que podría no dar nunca ningún beneficio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías