Consejo de ministros

Díaz y Montero: las trabajadoras ya van a tener herramientas para reclamar igualdad salarial

Las empresas tendrán seis meses para adaptar los registros salariales al reglamento aprobado hoy por el Gobierno, junto a nuevas normas de los planes de igualdad

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, este miércoles en Bilbao.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, este miércoles en Bilbao. EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes dos Reales Decretos que desarrollan dos obligaciones empresariales para intentar cerrar la brecha de género salarial. Las empresas estarán ahora obligadas a garantizar la igualdad retributiva entre hombres y mujeres y elaborar y registrar los planes de igualdad (en las compañías a las que se lo exige la ley).

La nueva reglamentación en materia salarial detalla, entre otras cosas, cómo evaluar los puestos de trabajo, cómo deberán ser los registros salariales en las empresas y qué consecuencias tendrá no tenerlos o incurrir en desigualdad salarial.

Las empresas tendrán seis meses, previsiblemente hasta abril, para adaptar los registros salariales ya obligatorios en la ley a estos detalles reglamentarios, ya que entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) que se prevé inmediata.

"Avanzamos y dotamos al entramado jurídico de una norma para la corrección de estas medidas en las empresas. Se erradica una aberración democrática que vulnera derechos fundamentales de la mitad de la población. Se acabó que un hombre y una mujer puedan percibir remuneraciones diferentes", ha recalcado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras el Consejo de Ministros de este martes.

El segundo reglamento, sobre los planes de igualdad, -que entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el BOE- explica en detalle el procedimiento para su negociación y registro y cuál será a partir de ahora el contenido mínimo de estos planes ya sea obligatorio o voluntario.

Esta nueva normativa no cuenta con el respaldo de los empresarios que tendrán que implantarla, ya que se deriva de un acuerdo alcanzado en julio pasado entre los ministerios de Trabajo e Igualdad y los sindicatos, al que no quisieron sumarse las organizaciones empresariales.

Son dos normas complicadas técnicamente, ha dicho la ministra, pero que entran en todo el andamiaje de la estructura retributiva de las empresas. "Es clave tener datos e información en la cadena retributiva. Vamos a dar una herramienta a los trabajadores y trabajadoras para que tengan la información retributiva de este registro", ha añadido Díaz. Así, "cualquier trabajador podrá acceder a esta información".

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido que estas normas se hacen porque "sin políticas públicas en este sentido, la crisis volverá a cargarse sobre los hombros de las mujeres" y "se podría sufrir retrocesos en los derechos de las mujeres logrados con muchas vidas durante tantos años".

"El mensaje es claro --ha continuado Montero-- para recuperarnos de esta crisis, de esta emergencia, las mujeres tenemos que cobrar lo mismo por el mismo trabajo realizado". Y ha añadido que los últimos datos elevan la brecha retributiva en España al 22%.

Para Montero, en muchos casos, las trabajadoras "ni siquiera son conscientes de que esas diferencias salariales existen", por ello, ha coincidido con Díaz en la importancia de "dar herramientas a los trabajadores y representantes sindicales para superar esa brecha, algo que redundará --ha dicho también-- en la eficiencia económica de las empresas.  damos herramientas a los trabjadore y representantes sindicales para superar esta brecha

Según los datos manejados por la ministra de Igualdad "el salario base no es la mayor fuente de desigualdad, sino los complementos retributivos" y, sobre todo, la distinta valoración económica de tareas similares. "Se valoran menos las habilidades tradicionalmente asociados a las mujeres y se valoran menos económicamente las tareas que hacen las mujeres en comparación con tareas de igual valor que hacen los hombres", ha explicado.

Por ello, Montero ha destacado los mecanisos que incluye el reglamento aprobado para aplicar el concepto de "igual retribución por trabajos de igual valor", porque, en su opinión, es una de las claves por las que no baja la brecha retributiva.

"Los planes de igualdad eran una declaración de intenciones, no estaban siendo herramientas útiles. Ahora detallamos cómo debe hacerse el diagnóstico en una empresa para detectar las desigualdades antes incluso de negociar el plan", ha explicado la titular de Igualdad.

En el reglamento sobre la elaboración e inscripción de los planes de igualdad, también se detallan los mecanismos para atajar las desigualdades, su mecanismo de seguimiento y su registro. Asimismo, se refuerza en el proceso negociador el papel que va a tener el Instituto de la mujer. "Es una institución ampliamente maltratada en los último años y hacemos bien en restituir su papel en el ámbito de la empresa, a las que acompañará en esta tarea".

Normas
Entra en El País para participar