El Gobierno decreta el estado de alarma en Madrid durante 15 días

La medida supondrá aplicar en nueve municipios las mismas restricciones que estaban en vigor hasta ayer, y entrará en vigor de forma inmediata

El Gobierno ha decretado el estado de alarma para la Comunidad de Madrid para poder mantener el confinamiento perimetral de la capital y otros nueve municipios con alta incidencia de Covid-19. La medida ha sido comunicada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, poco después del mediodía, y ha sido confirmada en rueda de prensa por los ministros de Sanidad e Interior dos horas después. La medida ha entrado en vigor a partir de las 17 horas, cuando ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado.

La declaración de estado de alarma servirá para dar cobertura legal a las medidas adoptadas la semana pasada por la Comunidad a instancias de Sanidad, y que fueron anuladas ayer por el la Justicia. "Serán exactamente las mismas que estaban en vigor ayer. Solo cambia la forma jurídica", ha informado Illa.

Aunque el estado de alarma se declara en toda la región, solo se verán afectados los municipios de Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Madrid, Móstoles, Parla y Torrejón de Ardoz. No está Alcalá de Henares porque ha mejorado la situación. "Hay que evitar que este puente el virus se difunda sin control", ha añadido. El estado de alarma durará 15 días, durante los que estarán en vigor estas restricciones. Las restricciones de aforos, horarios y aglomeraciones de personas, en todo caso, no fueron anuladas por la Justicia. Los ciudadanos se podrán mover dentro de estas ciudades, como hasta ayer, aunque se aconseja no hacer desplazamientos innecesarios.

Policía y Guardia Civil están ya preparando controles en las salidas de Madrid para evitar salidas de la capital coincidiendo con el fin de semana de tres días que arranca mañana. "He ordenado el despliegue de Policía Nacional y Guardia Civil para aplicar las medidas adoptadas", ha explicado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. El dispositivo constará de 7.000 policías y guardias civiles, que garantizarán el cumplimiento de las medidas "de inmediato" mediante controles en la red viaria y de transportes.

Tras citar las propuestas hechas ayer por el Ejecutivo tras el rechazo del TSJM a las restricciones de movilidad, Illa ha señalado que “la comunidad decidió no hacer nada”. “En la Comunidad de Madrid el virus tiene unos niveles muy altos y no ha empezado el inverno”. Illa, que ha recordado que en la última semana han fallecido 63 personas en la región por coronavirus, ha recordado las medidas adoptadas en otros países. “La paciencia tiene un límite”, ha espetado, “es muy importante que los contagios de Madrid no se extiendan por el resto de España, y las medidas adoptadas el día 29 van en esa dirección”.

El Gobierno no prevé prorrogar el estado de alarma, y ha señalado que confía que en 15 días se consiga la contención de la pandemia que se busca, en torno a los 100 o 150 casos por 100.000 habitantes. El ministro ha detallado las medidas de restricción adoptadas, consistentes en prohibir la entrada y salida de los municipios afectados salvo por motivos como desplazamientos sanitarios, laborales, educativos y otras causas tasadas, como cuidado de menores, mayores o personas con discapacidad o la realización de trámites inaplazables. El comercio cerrará a las 22 horas, bares y restaurantes a las 23 horas y se prohíben las agrupaciones de más de seis personas, entre otras restricciones.

Prácticamente en paralelo a la comunicacióna Ayuso del estado de alarma, la Comunidad de Madrid, tras una reunión del núcleo duro del Ejecutivo regional y el alcalde de la capital, expuso públicamente su propuesta: mantener el plan de restricciones a la movilidad por áreas para contener la expansión de la pandemia, con algunas modificaciones. "Hemos decidido aplicarlo en zonas básicas de salud, rebajando el umbral de aplicación a zonas con 750 casos por 100.000 habitantes [desde 1.000]", ha señalado el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero. La oferta no ha sido trasladada a Moncloa hasta después del mediodía, hora fijada por el Gobierno para la celebración del Consejo de Ministros extraordinario que aprobó el el estado de alarma (anteriormente prevista a las 8.30).

La propuesta madrileña, que ampiaba a 51 las zonas desde las que sus habitantes no pueden salir sin causa justificada, permitía no obstante salir de la capital a los residentes en otros barrios y chocaba, por tanto, con las líneas trazadas por el Ejecutivo central. El jueves tanto Ayuso como el alcalde de la capital, Ángel Martínez-Almeida, recomendaron a los madrileños no salir de la ciudad.

Ultimátum de Sánchez

Tras la suspensión de la restricción de movilidad ayer por la tarde por parte del TSJM, y tras no prosperar la propuesta de Illa de una reunión entre ministerio y comunidad, Sánchez dio anoche a Ayuso tres opciones: que la Comunidad dicte una orden con las medidas especiales, que solicite la declaración del estado de alarma para que sea el Gobierno, "conjuntamente con la Comunidad de Madrid", quien lo declare y ratifique las medidas, o que el Ejecutivo sea quien tome directamente la decisión de declarar la alarma sin solicitud previa. Al final la propuesta de la comunidad, que solo prohibía parcialmente la movilidad en la capital, ha abocado al estado de alarma.

"Es un plan que nos está dando buenos resultados. Es un plan que funciona”, defendió el consejero de Sanidad. Informado durante la rueda de prensa de la declaración del estado de alarma, Ruiz-Escudero ha señalado que "Ellos son los que asumen la competencia y tendrán que decir exactamente qué es lo que tienen pensado con los madrileños".

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) levantó las medidas que la Comunidad de Madrid se vio obligada a aplicar respecto de una orden del ministro de Sanidad, Salvador Illa, argumentando que el Gobierno central no tiene competencias para forzar una normativa que restringe derechos, como es la restricción de las entradas y salidas de Madrid capital y otras ciudades.

No alteró las medidas relativas a limitaciones de aforo, horarios de cierre de bares y restaurantes, práctica de deportes y agrupaciones de personas (un máximo de seis), que siguen en vigor. Las medidas adoptadas anteriormente por la Comunidad, por el contrario, sí fueron avalandas por este mismo tribunal, que actúa de oficio para dar cobertura jurídica a las restricciones, al no encontrar conflicto competencial. "Estamos donde estamos porque algunos quieren estar ahí", ha señalado Illa en la rueda de prensa en referencia a la Comunidad de Madrid, que amparó su orden para aplicar las restricciones en una ley (la 16/2003) que no es de carácter orgánico. La Junta de Casitlla y León apeló, para el confinamiento de León y Palencia, a otra normativa, y la Justicia avaló las restricciones.

"Debate interno"

Preguntado por eventuales discrepancias en el seno del Ejecutivo madrileño, el consejero de Sanidad ha defendido que no hay "fisura" ante las decisión de proponer restricciones por zonas básicas de salud aunque ha reconocido que ha habido "debate interno". Fuentes del entorno del vicepresidente, Ignacio Aguado, han informado que él trasladó una propuesta para rehacer la orden ministerial que tumbó el TSJM y evitar el estado de alarma. Esta propuesta fue desechada. "Lamentablemente los políticos hemos vuelto a fracasar. Las consecuencias las pagan los ciudadanos. Mis disculpas por ello", ha afirmado en Twitter.

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha afirmado este viernes que la decisión del Gobierno central supone un atropello constitucional. "El Estado de Alarma decretado por Sánchez es un atropello constitucional contra la Comunidad de Madrid y un ataque a todos los madrileños. Es desproporcionado, es innecesario y es sectario. Pedimos su retirada inmediata por razones sanitarias y también de higiene democrática", ha escrito el secretario de Justicia del PP en su cuenta de Twitter.

Normas
Entra en El País para participar