Daimler pasa al carril izquierdo con su reajuste de la gama alta

Aunque solo alcance el margen de BMW, las recompensas financieras podrían ser considerables

Ola Kaellenius, presidente de Daimler, este pasado septiembre.
Ola Kaellenius, presidente de Daimler, este pasado septiembre. REUTERS

Ola Kaellenius puede lograr por fin que el rendimiento financiero de Mercedes-Benz coincida con su lujoso caché. El jefe de Daimler presentó el martes un ambicioso plan para reducir los costes de la marca y elevar las ventas de alta gama. Conseguir los nuevos objetivos aumentaría el beneficio operativo, pero puede que solo le dé para alcanzar a BMW.

Kaellenius dijo que recortaría los costes fijos de Mercedes, que suponen el 54% de los ingresos de Daimler, en un quinto para 2025 respecto a los niveles de 2019. Reducirá I+D y se centrará en la producción de los coches más rentables, doblando la de las limusinas Maybach y elevando la de la marca de carreras AMG. Considera que eso dará lugar a un margen de beneficios de explotación de dos dígitos, y a un porcentaje cercano al 10% incluso en condiciones de mercado desfavorables.

Vale, el margen operativo de Mercedes fue menos del 4% el año pasado, frente al 7% de BMW. Siendo realistas, es más probable que Kaellenius elimine la diferencia, pero nada más. Del mismo modo, su objetivo de aumentar las ventas de eléctricos hasta la mitad del total de Mercedes para 2030 está más o menos a la par con BMW. Aun así, las recompensas financieras podrían ser considerables. Asumiendo que las ventas suban un 1,7% anual, como indica Daimler, entonces el beneficio operativo subyacente de Mercedes podría crecer un 61%, hasta 9.400 millones para 2025, según nuestros cálculos, que usan un margen del 9%. Eso sería casi tanto como el beneficio subyacente del grupo Daimler en 2019.

Kaellenius ha tenido que trabajar duro. El daño de la pandemia hizo que Daimler reportara pérdidas netas de 1.700 millones en el primer semestre. Y se vio obligado a pagar 2.200 millones por el escándalo de los motores diésel en EE UU, que ocurrió antes de su mandato. Los inversores, empero, mantienen la fe. Las acciones de Daimler han caído solo un 2% en lo que va de año, frente a una caída del 13% en el Stoxx Europe 600 Automobiles. Con Kaellenius dirigiéndose en la dirección correcta, esa fe puede finalmente ser recompensada.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías