El Plan de Recuperación movilizará 72.000 millones hasta 2023 para crear 800.000 empleos

El objetivo es aportar un incremento adicional del PIB de 2,6 puntos en 2021 y elevar el crecimiento potencial de la economía un 2% en la década

Plan de Recuperacion Sanchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presenta el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española. MONCLOA

“El mundo ha cambiado y debemos acelerar la transformación de nuestro país si queremos ganarnos nuestro futuro”, ha anunciado este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al presentar desde La Moncloa el llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española que remitirá a Bruselas el 15 de octubre y que contiene su estrategia para salir de la crisis causada por el coronavirus e impulsar una “segunda modernización” de la economía española.

Basado en cuatro ejes transversales (transición ecológica, cohesión social y territorial, digitalización e igualdad de género), el plan dirigirá el uso de los 140.000 millones de euros que España aspira a obtener en subvenciones y créditos europeos hasta 2026 comenzando por los 27.400 millones que se esperan para 2021. Un año en el que el plan, estima el Gobierno, podría impulsar en 2,6 puntos adicionales el crecimiento inercial previsto, del 7,2%, relanzando el PIB hasta un 9,8% tras la caída del 11,2% que se teme para este año.

El fondo europeo, ha recordado, equivale al 11% del PIB de 2019, y se repartirán entre 2021 y 2026. Sin embargo, ha anunciado Sánchez, “el Ejecutivo concentrará el esfuerzo de movilización de recursos en los tres primeros años para acelerar la modernización de la economía del país”. “Vamos a concentrarnos en proyectos que podrán ponerse en marcha en tres años, y que se ejecuten en ese periodo” para impulsar la economía y el empleo, con una movilización de 72.000 millones de euros para el periodo 2021-2023, ha detallado.

La cifra equivale a todas las subvenciones europeas que se esperan recibir en todo el periodo. Sánchez ha anticipado que la “inversión verde, vinculada con la transición ecológica representa más del 37%” de los fondos que movilizará el plan mientras que la transformación digital supondrá otro 33%. Servirá, ha dicho “para crear cientos de miles de puestos de trabajo y nuevas empresas así como la escalabilidad de pequeñas y medianas a grandes empresas”.

En concreto, ha detallado, aportará 2,5 puntos de crecimiento adicional al PIB en tres años en los que se crearán “800.000 puestos de trabajo”, se acelerarán al 40% los objetivos del plan nacional de energía y se reducirán en dos tercios las desigualdades sociales frente a la UE.

El presidente ha aseverado que es necesario acelerar estos planes y que eso pasa por aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado en los que, ha dicho, el Gobierno está dispuesto a adelantar 27.000 millones de euros del Plan de Resiliencia.

“Serán unos Presupuestos progresistas y de país”, ha expuesto, para recuperar la unión del país ante la crisis desatada por la pandemia, en torno a cuatro ejes: la transición ecológica, la dimensión digital, la igualdad de género y la cohesión territorial para garantizar que todo el mundo tenga las mismas oportunidades.

El primer pilar, el verde, incluye impulsar 250.000 vehículos elécricos para 2023, alcanzar los cinco millones en 2030, habilitar 100.000 puntos de recarga para ellos, la rehabilitación de más de medio millón de viviendas en tres años para hacerlas más eficientes energéticamente, o atender a la red hídrica con un ainversión de 2.000 millones para resturar 3.000 kilómetros de ríos.

Del lado digital, el impulso se pondrá en la educación y la transformación empresarial. El 80% de españoles recibirá formación en competencias digitales, el 75% dispondrá de cobertura 5G y que toda la población tenga acceso a Internet; se formará en teletrabajo a 150.000 empleados públicos y se ayudará a dar el salto digital a 2,5 millones de pymes.

En el ámbito de la Igualdad, se busca acabar con la brecha de género como enfoque transversal en todos los proyectos tractores. Se facilitarán 65.000 plazas de educación infantila de 0 a 3 años; o 1.400 planes de asistencia a alumnos vulnerables para acabar con el fracaso escolar.

Finalmente, el cuarto eje buscará dar las mismas oportunidades a los ciudadanos de todos los territorios, con especial atención a los jóvenes. Se reforzará la sanidad, la educación y el servicio de atención a dependientes, se reformarán las políticas activas de empleo y se impulsará un sistema fiscal más justo “en los próximos años”. Además, se apoyará la formación profesional con 200.000 nuevas plazas en cuatro años.

10 políticas tractoras

Sánchez ha aseverado que estos cuatro ejes se enmarcan con los establecidos por la UE en torno a 10 políticas tractoras. La primera es la “Agenda urbana, lucha contra la despoblación y la agricultura”, que recibirá el 16% de fondos. El segundo bloque es el de “infraestructuras y resiliencia ecológica”, con el 12% de los recursos totales. “Somos la Costa Rica de Europa”, ha ilustrado el presidente, subrayando la biodiversidad del país.

La tercera es la “transición energética justa”, que recibirá el 9% de los recursos. Sánchez quiere que España sea líder en energías limpias. La consecución de una “administración pública para el siglo XXI”, recibirá el 5%. La “modernización y digitalización de la economía y las pymes”, recibirá el 17% de los fondos.

La sexta es el “pacto por la ciencia, la innovación y las capacidades del sistema nacional de salud”, con el 17% de los recursos. La séptima es la “educación, formación profesional y el conocimiento”, concentrando el 18% del dinero movilizado. “Si hay un elemento capital para garantizar la modernización es la inversión en capital humano”, ha aseverado el presidente del Ejecutivo.

La octava política tractora es “la nueva economía de los cuidados y las políticas de empleo”, con el 6% de los fondos. El objetivo es dar mejor atención a las personas mayores en un país ciertamente envejecido. La novena es “el deporte y la industria cultural”, que recibirán el 1,1% del total.

La décima y última de las líneas de actuación es “la modernización del sistema fiscal” para compensar los enormes costes de la pandemia, cubiertos a corto plazo por los fondos europeos, pero que requerirán reconducir los desequilibrios fiscales. Sánchez ha subrayado que hay una brecha con los ingresos medios de la UE y que “una vez consolidemos el crecimiento, recuperemos los niveles de PIB similares a antes de la pandemia” será necesario mejorar la recaudación. Además, el presidente se ha comprometido a revisar el gasto público y garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Eliminar trabas al uso de los fondos

“Para garantizar la correcta ejecución de los fondos vamos a reforzar y garantizar estructuras de seguimiento”, ha anunciado el presidente. Así, habrá una comisión interministerial que vigile la consecución del plan, presidida por el propio Sánchez, junto a los principales ministros implicados en la activación de las políticas mencionadas.

Se reforzará además la conferencia de presidentes autonómicos, dando participación a entes locales, como ocurrirá el 26 de octubre para bordar la gestión de los fondos comunitarios, y se reactivará la comisión interterritorial de revisión de los recursos europeos.

Se potenciará el diálogo con patronal, sindicatos, así como en el marco parlamentario, con un mayor papel de los senadores en la revisión de los planes que afecten a las autonomías.

Sánchez busca también cambios legislativos que mejoren la gestión de los fondos; la operativa de la administración pública. Impulsará para ello un real decreto ley que elimine todos los cuellos de botella y trabas existentes, como la ley de contratos del sector público y la normativa de subvenciones. “A menudo son un obstáculo. A las dificultades no podemos aportar más dificultades”, ha dicho, garantizando que todo se hará siguiendo la doctrina europea e instando al resto de administraciones a hacer lo mismo.

“Nunca, al menos desde los tiempos de la Transición nuestro país ha necesitado tanto la unidad, la cooperación de las fuerzas parlamentarias”, ha expuesto el presidente, aseverando que este es “el mayor reto al que se ha enfrentado nuestra generación desde el restablecimiento de la democracia”.

“El plan que hoy presentamos, los Presupuestos Generales que loa activan, ofrecen una oportunidad única para demostrar el ímpetu de nuestro país, de la buena política, la propone acuerdos y soluciones”, ha defendido Sánchez pidiendo al resto de fuerzas abrirse a un diálogo constructivo.

Segunda modernización económica

“Hablamos de una recuperación y un crecimiento que no van a venir por sí solos”, sino que necesita “movilizar todas las energías nacionales”, ha dicho el presidente del Gobierno, asegurando que el Plan de Recuperación es "una hoja de ruta" para dar respuesta a "una situación excepcional" con una estrategia que permita al país salir de la crisis mejor de lo que entró en ella.

Sánchez ha comenzado su presentación ensalzando la capacidad de España para saldar con éxito una primera transformación económica durante la Transición democrática, que permitió al país entrar en la Unión Europea y liderar sus tasas de crecimiento.

“En marzo llego la pandemia del Covid y todo se detuvo, junto al resto del mundo y de Europa, España fue duramente golpeada. Había que salvar empleos y empresas. Y lo hicimos”, ha defendido Sánchez repasando las medidas tomadas hasta la fecha.

“Movilizamos 200.000 millones de euros, el 20% del PIB anual, la mayor cantidad de recursos en la historia de nuestro país para proteger a quienes crean empleo, a las empresas. Hoy gracias a ese aval, 530.000 empresas prosiguen su actividad. Protegimos a 3,4 millones de trabajadores mediante los ERTE y más del 80% han vuelto hoy a su puesto de trabajo. Pusimos en marcha una prestación por cese de actividad a autónomos que ha beneficiado a 1,5 millones”, así como las moratorias hipotecarias o fiscales”

“Pese al griterío partidista, todo esto lo estamos haciendo en la fuerza de la unión”, ha dicho, aplaudiendo la disposición al diálogo de patronal y sindicatos en el diálogo social. Entre las fortalezas con las que cuenta España, Sánchez ha destacado su amplia red de telecomunicaciones, su segunda posición como destino vacacional mundial, o su situación geográfica estratégica.

Los vicepresidentes darán más detalles

Sánchez ha presentado su plan en un “formato novedoso” de teleconferencia en el que asisten telemáticamente los miembros del Ejecutivo así como representantes de la patronal y los sindicatos, los embajadores de los 27 países miembros de la Unión Europea y numerosos representantes de la sociedad civil, entre ellos, los responsables de distintos medios de comunicación.

La estrategia busca reactivar la economía española y garantizar “un crecimiento robusto, duradero e inclusivo”, aprovechando unas ayudas que la UE ha pedido destinar a digitalizar la economía, apoyar la transición a un modelo ecológico más limpio, fomentar la rehabilitación de viviendas o la reindustrialización, entre otros objetivos.

Tras la presentación de Sánchez, Carmen Calvo, vicepresidenta primera y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030; Nadia Calviño, vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital; y Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, continuarán la presentación del Plan, con la exposición de sus principales pilares a las 18:00 horas.

El impacto presupuestario

Para aprovechar los recursos comunitarios al máximo y acelerar la recuperación de la economía, el Consejo de Ministros dio luz verde ayer a un aumento del 53,7% del techo de gasto, hasta el máximo histórico de 196.097 millones de euros, en 2021.

El Ejecutivo asume que el déficit saltará este año del 2,8% al 11,3% del PIB, lo que elevará la deuda pública del 95,5% al 118%, pero aspira a rebajar el agujero fiscal en 2021 al 7,7% gracias a la reactivación económica y a un paquete de nuevos ingresos tributarios que ultima definir.

La idea es que el PIB pase de caer un 11,2% este año a crecer hasta un 9,8% el próximo ejercicio gracias al Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia, 2,6 puntos más de lo que lo haría sin él, lo que supone un factor multiplicador de casi 1,2 puntos por las ayudas europeas a ingresar.

Con todo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) advirtió ayer de que las previsiones del Ejecutivo son optimistas, y solo se cumplirían en caso de que tanto la pandemia como la economía y la ejecución de las ayudas evolucionen de forma óptima, por lo que invita a la cautela.

España aspira a recibir 140.000 de los 750.000 millones que el Consejo Europeo aprobó en julio movilizar en respuesta a la pandemia, aproximadamente la mitad en subvenciones y el resto en préstamos, entre 2021 y 2026.

Concretamente, a España le corresponden 59.168 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia entre 2021 y 2023 y obtendrá el próximo año 12.436 millones del Programa 'REACT-EU'.

De este último programa, las comunidades autónomas recibirán 10.000 millones el año que viene, mientras que el resto será destinado al Ministerio de Sanidad, que podrá usarlos para la adquisición de la vacuna o el refuerzo de la atención primaria.

El grueso de los fondos comunitarios irán destinados a inversión pública en infraestructuras; mejora de la digitalización; aumento de la eficiencia energética; impulso al emprendimiento; fomento de la educación y la formación continua; o refuerzo de las políticas de inclusión.

Como resultado de esta asistencia, el líder del Ejecutivo y la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, han anticipado que el Plan de Recuperación supondrá un aumento del crecimiento potencial del 2% en una década.

Los ejes del plan

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se orienta sobre cuatro ejes de transformación (transición ecológica, digitalización, cohesión social y territorial e igualdad de género), que permearán diez palancas de trabajo, que pasan por la agenda urbana y rural, infraestructuras y ecosistemas resilientes, una transición justa e inclusiva, una Administración pública del siglo XXI, la modernización y digitalización del ecosistema industrial, servicios y pymes, un acuerdo de país por la ciencia y la innovación y el refuerzo del Sistema Nacional de Salud, recuerda Europa Press.

También pasa por la educación, la formación profesional y la formación continua de los ciudadanos, una nueva economía de cuidados y la modernización de políticas activas de empleo, el desarrollo e impulso de la industria de cultura y deporte y un marco fiscal "justo".

El Gobierno enmarca la jornada de presentación del plan dentro de la estrategia 'España puede', que Sánchez presentó a finales de agosto en la Casa de América con otra conferencia ante representantes de la sociedad civil, como patronal, sindicatos y miembros de sectores vinculados con la digitalización, la transición ecológica, el cooperativismo, la cultura y el tercer sector.

Normas
Entra en El País para participar