Octavi Uyà: “Han faltado barcos para la demanda de este verano”

El año pasado alcanzaron los 13 millones de euros de intermediación y acaba de ser adquirida por Click and Boat

barco

Tras casi una década en Deloitte, dejó el mundo de la auditoría para dar el salto y centrarse en su gran pasión: la náutica. El fundador y consejero delegado de la plataforma de alquiler de barcos Nautal, Octavi Uyà (Barcelona, 1980), pensó en emprender al observar que, incluso durante un buen día, prácticamente la totalidad de los barcos permanecían en puerto. Así, buscó la manera de promover una cultura del alquiler en lugar de la compra y, el año pasado, alcanzaron los 13 millones de euros de intermediación.

¿Cómo les ha afectado el Covid-19?

Hemos tenido varias fases. Una primera, con el cierre, de una caída muy radical. En ese momento, lo que hicimos fue adaptarnos muy rápido, hablar con los propietarios de los barcos para pedirles flexibilidad, es decir, que si los clientes alquilaban y en el momento de ir no podían navegar, se les devolvía el dinero. Hicimos un trabajo muy importante para ayudar a los clientes a perder el miedo a reservar ante esta situación. Por otra parte, lo que hemos vivido también es un rebrote muy rápido de destinos cercanos, donde pudieran llegar en coche. Lo que ha pasado es que la costa europea ha estado hiperdemandada mientras que en destinos más lejanos, como Caribe, sí que ha faltado demanda. En España ha habido saturación, no había barcos para todo el mundo que lo pedía este verano.

¿Es dependiente el sector del turismo internacional?

Lo que ha habido es una reconversión. El año pasado, una parte importante de los clientes de las empresas españolas eran extranjeros. Estos este año han desaparecido porque alemanes, franceses e italianos han preferido navegar en su país, pero muchos españoles que normalmente navegan fuera se han quedado aquí. Se ha compensado una cosa con la otra.

¿Por qué ha funcionado tan bien la náutica en un verano tan atípico?

Porque se ha visto que es una de las pocas muy buenas opciones. Mucha gente no ha querido ni pensar en meterse en un avión para ir a otro país, tampoco en un crucero ni en un hotel con mucha gente. Entonces, ¿qué opciones hay? Coger un apartamento en la montaña o un barco. Al final es trasladar el mismo núcleo familiar y tienes unas vacaciones fantásticas en un entorno natural, disfrutando de algo distinto, sin aglomeraciones...

¿Cómo evolucionará la industria tras la pandemia?

Hemos visto que la pandemia no tiene un gran impacto en los destinos cercanos, aunque sí en el Caribe. Pero es de los pocos sectores que ha resistido muy bien la pandemia. Luego podría haber cierta crisis económica vinculada a la pospandemia. Aquí sí que puede haber un impacto directo porque, al final, ir en barco no es una necesidad básica, pero también puede ayudar a la transición que estamos viendo ya en este sector, donde la gente empieza a preferir alquilar un barco a tenerlo. A medio y largo plazo le auguro un futuro brillante.

¿Cómo es esta transición?

En los últimos años está siendo algo imparable. Actualmente, solo el 3% de los barcos en España son de chárter, pero en los últimos tiempos, el 30% de los barcos que se venden van destinados a funcionar como chárter. Esto es un cambio muy radical en el sector. La gente ya no está pensando en comprar un barco para acercarse a la náutica, sino que lo que hace es alquilar donde quiere, cuando quiere, en los destinos que quiere...

¿Ayuda la náutica a repensar el modelo turístico?

Totalmente, muchas comunidades, como es el caso de Baleares, han visto que el turismo náutico es de calidad y tratan de atraerlo. Al final, esta transición, que haya cada vez más chárter, ayuda también a eso. Pero a la vez es económico. Una semana en un velero puede salir a partir de los 1.500 euros. Eso para seis u ocho personas durante siete días. Es decir, en total, 35 euros al día por persona por dormir, comer y ocio, porque en el barco lo tienes todo junto.

Nautal acaba de ser adquirida por Click and Boat. ¿Qué supone esto para la compañía?

Es una muy buena noticia, porque nos integramos y hacemos que el grupo sea más grande. Con esto consolidamos la posición de liderazgo mundial de este grupo: somos el marketplace de alquiler de barcos número uno. Además, hay mucho encaje cultural entre ambas compañías, lo que está ayudando a que podamos hacer una integración muy rápida; así, esta posición de liderazgo que tenemos se va a acelerar aún en los próximos meses y años. Por otra parte, todo el equipo encargado de la relación con los propietarios de las embarcaciones va a venir a Barcelona, vamos a ser la sede central para todo el grupo, así que nuestra oficina de Barcelona también va a crecer mucho.

Normas
Entra en El País para participar