El Banco de España rebaja en 7.000 millones las ayudas europeas que espera Moncloa

La disparidad de cálculos deja en el aire si serán 72.700 o 65.000 millones

El Banco de España rebaja en 7.000 millones las ayudas europeas que espera Moncloa pulsa en la foto

El Gobierno de España prepara ya el plan de inversiones que debe remitir a Bruselas el próximo 15 de octubre a fin de optar a los cuantiosos recursos del nuevo fondo que los socios comunitarios han diseñado en respuesta a la crisis del Covid-19. Se trata de una suerte de Plan Marshall pandémico, que la Unión Europea sufragará emitiendo por primera vez deuda conjunta, del que España prevé recibir 140.000 millones de euros entre transferencias directas y créditos. Está por ver, sin embargo, la cuantía definitiva del paquete que se entregará a fondo perdido, pues aunque La Moncloa anunció la recepción de 72.700 millones de euros en ayudas, el Banco de España rebaja esa cifra en unos 7.000 millones.

“De los 750.000 millones del [fondo] Next Generation EU 360.000 millones se dedicarán a préstamos y 390.000 millones a transferencias, que se otorgarán en función del impacto de la pandemia”, anunciaba el Ejecutivo tras el foro europeo que dio luz verde al plan de ayudas, aseverando que “durante la negociación, el Gobierno de España ha logrado obtener aproximadamente 140.000 millones de euros durante los próximos seis años: más del 11% del PIB de nuestro país. 72.700 millones de euros serán transferencias”.

“De acuerdo con las estimaciones preliminares del Gobierno, el volumen máximo de recursos que España podría recibir del fondo entre los años 2021 y 2026 ascendería a unos 140.000 millones de euros (un 12,6% del PIB estimado para 2020)”, coincidía el Banco de España en un reciente análisis, para matizar, sin embargo, que el porcentaje de transferencias directas sería del 47%, y no del 52% como asume el Ejecutivo.

“En general, los cálculos internos que hemos hecho aplicando la fórmula de la Comisión Europea señalan que a España le correspondería alrededor de ese 47% en transferencias”, explican a este diario fuentes del supervisor financiero, matizando que “en precios corrientes de 2020, nos salen 65.000 millones de euros”. Es decir, unos 7.000 millones menos que la cifra anunciada desde La Moncloa.

Este baile de números es el que determinará, finalmente, si España recibe una mayoría de dinero a fondo perdido (51,9% según Moncloa) o, por el contrario, una mayor parte de créditos a devolver (53% según el supervisor). A su vez, la cuantía en préstamos que más adelante tendría España sí tendría que devolver –bajo unas condiciones favorables que todavía están debatiéndose en el seno de la UE– oscila entre los 67.300 millones para el Gobierno y los 74.200 millones, para el supervisor.

El empeño por conseguir una mayor proporción de ayudas directas fue una de las grandes batallas que se vivió en el Consejo Europeo del pasado mes de julio.

Desde el Banco de España, donde aseveran que sus cálculos coinciden con los del Banco Central Europeo (BCE), apostillan, sin embargo, que “la fórmula de reparto final no está cerrada, ya que depende de la caída del PIB en 2020 y 2021”, y que hay ayudas aún por definir.

De momento, la Comisión se ha limitado a avanzar que España recibirá unos 43.000 millones en transferencias entre 2020 y 2021 y cerca de 15.500 millones a partir de 2023, en función de la evolución de la recuperación económica tras el primer impacto de la crisis del Covid-19. En total, unos 59.100 millones en subvenciones a fondo perdido, que saldrían del Instrumento para la recuperación y la resiliencia (RRF), la pata principal del fondo de recuperación. Estos 59.000 millones suponen en torno al 42% del total de dinero que recibirá España.

De momento, la UE ha confirmado al país solo 59.100 millones a fondo perdido

El plan de Bruselas, respaldado en verano por los 27 socios, cifraba en 750.000 millones el fondo de reconstrucción. De ellos, la mayoría irían a parar al RFF, que recibiría un total de 672.500 millones, de los que 312.500 se canalizarían a través de transferencias y 360.000 en forma de préstamos. El resto, hasta llegar a los 750.000 millones y siempre en forma de ayudas directas, se repartiría entre las demás palancas del plan, como ReactUE, RescUE e InvestUE, así como los fondos para la transición energética justa o el desarrollo rural.

De todas estas partidas, que se distribuirán íntegramente como subvenciones, dependerá el montante final que reciba España. Por ahora, sus cifras siguen negociándose entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la propia Comisión, después de que la Eurocámara validase hace dos semanas el conjunto del plan pero votase a favor de aumentar ciertas partidas, como el fondo de transición justa que busca aliviar el impacto de la reconversión industrial en pos de una economía verde.

A falta de ver peso definitivo de subvenciones y créditos de las ayudas que reciba España conviene recordar que alcanzar los 140.000 millones a los que opta dependerá del visto bueno que reciban los planes de inversión que debe presentar dentro de dos semanas, pues la cifra final podría ser inferior.

Normas
Entra en El País para participar