Retribución al accionista

El BCE estudia levantar el veto a los dividendos de la banca a principios de año

El organismo tomará una decisión en el cuarto trimestre mientras algunos miembros del consejo consideran que mantener la prohibición será más perjudicial

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde.

Los reguladores europeos están estudiando la posibilidad de levantar a comienzos de 2021 la prohibición actual de que los bancos paguen dividendos, según fuentes citadas por Bloomberg. Varios miembros del consejo de supervisión del Banco Central Europeo, que apoyaron inicialmente las peticiones iniciales de que el sector suspendiera estos pagos, consideran que prolongar la situación sería más perjudicial que beneficioso.

Como respuesta a este anuncio, el índice bancario del Eurostoxx ha reducido las caídas de forma momentanea por debajo del 1%, aunque vuelve a ceder más de un 1,5%. El selectivo, que incluye a gran parte de las entidades supervisadas por el BCE, se desploma ya un 38% en lo que va de año.

Al comienzo de la pandemia, el banco central pidió a la banca que suspendiera los dividendos para  proteger el capital y tener la capacidad de seguir prestando dinero una vez terminada la crisis sanitaria y ante las malas previsiones económicas. Este anuncio desencadenó fuertes caídas en Bolsa a pesar de que el organismo subrayó que era una medida que compensaba las ayudas otorgadas por la institución para hacer frente a la crisis.

La decisión final sobre los dividendos dependerá de los indicadores económicos, de los datos sobre el volumen de préstamos sujetos a una exención de pago y de una evaluación sobre si el sector ha reservado fondos suficientes para cubrir las pérdidas crediticias que podrían afrontar el próximo año.

No obstante, se ha producido un cambio de opinión en favor del abono de las retribuciones a los accionistas, aunque aún hay pendiente un debate entre aquellos que prefieren mantener las reservas de capital al máximo como colchón por si se produce un empeoramiento de la crisis económica. Esta forma de pensar, sin embargo, no tiene en cuenta que los bancos necesitan retribuir a sus accionistas para mantener su confianza y ser viables a largo plazo, afirman fuentes cercanas del regulador.

En cualquier caso, para saber cuál será la decisión final, habrá que esperar a finales de año, pues el BCE ha anunciado que revisará su postura en el cuarto trimestre.

Mientras tanto, en otros países, como Estados Unidos, la Reserva Federal ha permitido que el sector recupere los dividendos al mismo tiempo que llama a la prudencia. El organismo presidido por Jerome Powel está estudiando ampliar los límites a estos pagos y a la recompra de acciones que impuso hace unos meses.

La decisión inicial del BCE de vetar el pago de dividendos de la banca contó con el apoyo de todos los miembros del consejo. El consenso empezó a debilitarse cuando decidió prolongar la medida hasta finales de año, al mismo tiempo que Alemania daba luz verde a las entidades más pequeñas a abonar estas retribuciones en el cuarto trimestre si contaban con la fortaleza financiera suficiente.

"Hay un debate sobre si es adecuado que a los bancos bien capitalizados no se les permita pagar dividendos si tienen capacidad para hacerlo", subrayó a principios de mes Anneli Tuominen, responsable del regulador financiero finlandés y miembro del consejo supervisor. "Se ha discutido sobre si se podría permitir a las entidades que se encuentren en una mejor situación, pero de esta forma se debilitaría a aquellas más debilitadas en este momento. Este tipo de decisiones deben tomarse para todo el sector", explicó. Aunque otros supervisores dan la razón a este punto de vista, consideran que los inversores sacarán sus propias conclusiones sobre la solidez de los bancos en función de sus cuentas de resultados.

Normas
Entra en El País para participar