El caso TikTok enciende la alarma sobre las operaciones en EE UU

Las autorizaciones de Washington serán aún menos predecibles para los posibles compradores extranjeros

Sede de ByteDance en Pekín, este miércoles.
Sede de ByteDance en Pekín, este miércoles. AFP

ByteDance espera evitar una venta de TikTok asociándose con Oracle. No es la ruptura limpia que exigió la Casa Blanca, y por eso varios senadores republicanos lo rechazan. Pero las maniobras políticas han tenido una gran influencia. Las autorizaciones de Washington serán aún menos predecibles para los posibles compradores extranjeros de activos de EE UU.

Donald Trump ordenó en agosto una prohibición de la unidad de EE UU y luego su venta. Antes de eso, ByteDance pensaba que tenía un acuerdo para abordar lo que Trump consideraba problemas de seguridad nacional en torno a los datos de los usuarios: vendería una participación minoritaria a Microsoft.
Así que intentó una venta completa de sus activos en EE UU. Microsoft se apresuró a reestructurar su acuerdo para ello, pero el movimiento de Trump abrió la puerta a Oracle, cercana a él. La compañía, que acaba de llegar a un acuerdo con ByteDance después de que esta rechazara a Microsoft, está dispuesta a asumir un papel menos intrusivo, y ser en la práctica el almacén de datos de TikTok.

Durante el fin de semana, ByteDance presentó una propuesta al Comité de Inversiones Extranjeras de EE UU (CFIUS) para aprobar el plan. Puede que Oracle también tome una participación minoritaria en TikTok, lo que en la práctica equivale a lo que Trump rechazó en el caso de Microsoft. El CFIUS revisó el acuerdo el martes, según fuentes cercanas.

Influir en el Comité juega un papel crucial en las operaciones corporativas. Su mandato de seguridad nacional es claro, pero la aplicación de sus poderes ha demostrado ser algo subjetiva. En el sector de las fusiones se ha empezado a bromear con que la mejor manera de cerrar una transacción es contratar a un abogado favorito de Trump.

Si el CFIUS aprueba la combinación ByteDance-Oracle y Trump la deja pasar, tras exigir algo distinto, la política se convertirá en un factor aún más importante en las fusiones. La reacción tanto de demócratas como de republicanos contra China significa que esto irá más allá de Trump. Si Microsoft no puede aplacar a la Casa Blanca, ¿qué firma extranjera podrá?

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías