La banca española encara una nueva ola de fusiones con descuentos récord

Los precios sobre el valor en libros perforan el mínimo del rescate de 2012; las bajas valoraciones propician la concentración

Valor en libros banca Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Ni siquiera en los tiempos más duros del rescate bancario de 2012 la banca española ha cotizado con unos descuentos tan elevados como en la actualidad. El sector afronta la nueva etapa de concentración bancaria que quieren inaugurar CaixaBank y Bankia con una valoración de mercado que nunca estuvo tan por debajo del valor en libros. Solo Bankia es la excepción, ya que su valoración se redujo a la mínima expresión durante su nacionalización. Pero la tónica general en la banca española es una cotización actual con descuentos que superan el 80% sobre valor en libros, sin que ninguna entidad cotice con prima.

Llueve sobre mojado y la decepcionante trayectoria bursátil de los últimos tiempos, ante la imparable pérdida de rentabilidad del negocio bancario con los tipos cero, se ha visto agravada con la pandemia. “Una de las principales vulnerabilidades que hemos señalado en el pasado y, más concretamente, después de la pandemia, es la baja rentabilidad de los bancos europeos y las mínimas valoraciones bursátiles que esta baja rentabilidad está provocando”, resumía el pasado jueves el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. El regulador defiende vivamente las fusiones como respuesta a esa pérdida de rentabilidad, y las reducidas valoraciones bursátiles se han convertido en un caldo de cultivo propicio. Y ni mucho menos el rally en Bolsa de los últimos días llega a deshacer el daño acumulado en las cotizaciones ni a minorar los descuentos. En lo que va de año, Sabadell cae en Bolsa el 66,2%, y Santander y BBVA, el 51,6% y el 48,4%, repectivamente. Bankinter cede un 28,4%; Unicaja, un 32,4% y Liberbank, un 28,4%.

SANTANDER 1,57 -1,61%
BBVA 2,38 0,34%
CAIXABANK 1,75 -3,23%
BANKIA 1,19 -4,31%
SABADELL 0,28 -4,31%
BANKINTER 3,61 -1,85%
UNICAJA BANCO 0,63 -1,48%
LIBERBANK 0,22 -3,30%

Sabadell, el gran candidato para una nueva operación corporativa, es el banco que cotiza con mayor descuento, del 83% sobre valor en libros. La entidad apenas conoce lo que es cotizar con prima en Bolsa, y su acción a duras penas logró colocarse sobre el valor en libros en 2014, cuando el sector vivió el mejor momento en términos de valoración de los últimos años. Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia cotizaban ese año con prima, además de Bankinter. Esta última entidad es, de hecho, la que tradicionalmente ha cotizado con mayor prima y la única que había logrado conservarla después de la remontada que sucedió al rescate de 2012, hasta la llegada de la presente crisis. Así, en marzo de este año Bankinter también comenzó a cotizar con descuento, aunque sea el más reducido de la banca española, del 12%.

Junto a Sabadell, también aparecen en el grupo de entidades con mayor descuento Unicaja y Liberbank, constantes candidatos a protagonizar una fusión, y que cotizan a poco más de 0,20 veces su valor en libros. En los dos grandes, Santander y BBVA, el descuento ronda el 65%, ahondando una pérdida de valoración que se agravó a partir de 2017, cuando ambos comenzaron a cotizar por debajo de su valor en libros (ver gráfico).

Pagar por un banco un precio inferior al valor en libros genera un beneficio contable

CaixaBank en cambio se mueve en un terreno intermedio y cotiza con un descuento del 50%, menor que el de Bankia –del 77%– y más favorable para su proyecto de fusión. No en vano, el hecho de cotizar por debajo del valor en libros, a pesar de ser el reflejo en Bolsa de la dura realidad del negocio, es una ventaja en términos contables de cara a una fusión.

En el momento en que una entidad adquiere otra a través de un canje de acciones –como plantean CaixaBank y Bankia– a un precio por debajo del valor en libros, se genera un fondo de comercio negativo, todo un balón de oxígeno para el comprador. Así, la diferencia entre lo que se paga y ese valor en libros genera un beneficio contable que el regulador permite destinar a pagar los costes de reestructuración de la operación o a elevar las provisiones por insolvencias. Es un reclamo ante unas valoraciones en mínimos, aunque el abordaje de una fusión esté lleno en todo caso de dificultades.

 

 

Normas
Entra en El País para participar