La alta costura atrae cada vez más al séptimo arte

Las grandes figuras de la moda despiertan gran interés en el público y, por ello, Ridley Scott reserva una gran producción para la historia de Gucci

Fotograma de la serie 'La muerte de Gianni Versace'.
Fotograma de la serie 'La muerte de Gianni Versace'.

Algo importante se está cociendo estos días en Hollywood. Gianina Scott, productora y esposa del director de cine Ridley Scott, se ha propuesto llevar a la gran pantalla una adaptación de The House of Gucci, el mítico libro escrito por la autora Sara Gay Forden que narra la historia de la firma de moda Gucci durante los años 90, cuando estuvo bajo la dirección de Maurizio Gucci, un hombre cuyas extravagantes inversiones fueron siempre puestas en duda por la familia y que finalmente sería asesinado por un sicario a las puertas de su mansión de Milán en 1995. Detrás del escabroso suceso estuvo Patrizia Reggiani, exmujer de Gucci que fue condenada a 29 años de cárcel por la justicia italiana por planear una muerte que, a su entender, era la única manera de evitar que el que había sido su esposo dilapidara toda la fortuna familiar. Apodada por la prensa italiana como La viuda negra, su papel lo encarnará ahora frente a las cámaras la mismísima Lady Gaga.

Por ahora no se tienen muchas más certezas acerca de un proyecto que dirigirá el propio Ridley Scott, el hombre detrás de éxitos como Blade Runner (1982) o Thelma y Louise (1991). Sí es evidente una cosa: los Scott quieren que sea algo grande, tal vez una de las películas más importantes de los últimos años. Al menos, así lo revelan algunos de los nombres que ha deslizado el portal especializado Deadline, que habla de que existen ya negociaciones muy avanzadas con actores de la talla de Adam Driver, Jared Leto, Al Pacino o Robert De Niro, entre otras estrellas y de que, a más tardar, la película se podrá disfrutar en 2022.

De salir adelante, será tan solo la última manifestación del estrecho vínculo que une desde hace años el cine y con las biografías de algunos de los personajes más ilustres de la alta costura durante el último siglo. Películas como Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel (2009) o Yves Saint Laurent (2014) han hecho disfrutar en los últimos años a todo tipo de público, y personajes tan icónicos como Gianni Versace, el rey de la moda en los últimos años del siglo XX, cuentan incluso con su propia serie de Netflix (El asesinato de Gianni Versace, 2018).

Para Amalia Descalzo, profesora de Cultura y Moda en el ISEM Fashion Business School, el interés por estas grandes personalidades tiene un origen claro: la democratización de la moda de alto diseño. “La alta costura era algo propio de círculos muy pequeños, muy elitistas, hace cien años. Después llegaron las revistas de moda y la gente pudo leer sobre ello. Hoy en día, con la explosión de redes sociales como Instagram, ni siquiera hace falta leer. Ha sido toda una revolución, el público cada vez sabe más sobre esto. Y es normal, porque todos nos vestimos”, explica Descalzo.

Si ha habido una persona que haya sido testigo del aumento exponencial de este interés esa es Karin Wachtendorff, historiadora de la moda que acumula en una página de Facebook titulada Historia de la Moda y los Tejidos cerca de 130.000 seguidores. “Hace nueve años, los compañeros historiadores me preguntaban por qué me interesaban tanto los trapitos. Pero se ha visto que la gente quiere saber cada vez más sobre ellos, y han llegado incluso a los museos”, explica la experta.

Grandes personalidades

Así, cabalgando sobre desfiles de moda publicitados en redes sociales y emitidos en streaming, despiertan entre el gran público cada vez más interés figuras como Coco Chanel, la diseñadora que liberó a la mujer del corsé e introdujo el pantalón como prenda femenina; Christian Dior, que recuperó un concepto de moda opulento tras la Segunda Guerra Mundial; o Versace, que volvió a pensar en términos clásicos, en el lujo en Grecia y Roma, antes de la llegada del nuevo siglo. Corren nuevos tiempos: “Ya no se da tanto el perfil de hombres como Balenciaga, que era muy celoso de su intimidad. Son cada vez más frecuentes hombres como Tom Ford o Karl Lagerfeld, que tienen un gran sentido del marketing y del show”, analiza Mercedes Rodríguez, jefa de estudios en el Centro Superior de Diseño de la Moda de Madrid.

En el fondo de todas estas historias late, a ojos de las expertas, la vida de personalidades singulares que tienen algo en común: su capacidad para ir a contracorriente y marcar su propia tendencia antes de llegar a la cima tras empezar desde abajo, como tuvo que hacer por ejemplo el propio Versace. Se trata de leyendas que poco a poco van encontrando su continuación: “Muchos de los grandes de los años 40 y 50 han fallecido, pero desde hace casi dos décadas está cada vez más de moda la figura del director creativo. Seguramente, quienes mejor han encarnado este papel han sido John Galliano en Dior y Karl Lagerfeld en Chanel. Ellos mismos se convierten en estrellas”, subraya Esperanza García Claver, que ha sido comisaria de exposiciones como Mad about Hollywood. A cada año que pasa, la vida de todos ellos está cada vez más cerca del público y sus pantallas.

Normas
Entra en El País para participar