Tribuna

Innovando en sostenibilidad

La empresa privada empieza a desempeñar un papel determinante en la transición energética hacia una economía más verde.

Parque eólico marino.
Parque eólico marino.

La Organización Meteorológica Mundial informa de que los últimos cinco años han sido los más calientes en 130, y los cinco que vienen serán peores. Aumentan los deshielos, la altura de los mares, la potencia de los huracanes, las inundaciones, las sequías, la desertificación, los megaincendios de bosques y la pérdida de biodiversidad. La ONU plantea que hay solo 10 años para bajar las emisiones contaminantes antes que haya daños irreversibles en ecosistemas críticos. La empresa privada puede jugar un rol clave en cambiar la matriz energética y hay signos alentadores en esa dirección. Entre ellos:

1. Avanzan las empresas que generan energías renovables. Están mejorando las tecnologías y bajando los costos. En EE UU la energía hidroeléctrica, solar y eólica sumadas superaron en el 2019 por primera vez al carbón. Ya son el 20% de la producción total de energía.

2. Los gigantes tecnológicos criticados por sus emisiones están cambiando, bajo la presión de sus empleados y las nuevas generaciones masivamente proverdes. Apple proyecta que para 2030 todos sus productos tendrán cero impacto climático. Va a reducir emisiones en el 75% de su cadena de producción. Google no entregará más sistemas de inteligencia artificial para las industrias del petróleo y el gas. Amazon está por comprar una flota de 100.000 camiones eléctricos para sus entregas. Microsoft está pidiendo a sus proveedores las cifras de sus emisiones.

3. Treinta fondos de pensiones y otros con un billón de dólares en activos exigieron a la Fed y la SEC regulaciones para que las empresas reporten sus riesgos climáticos. Dicen: “La crisis climática amenaza a los mercados financieros y la economía real, con significativas consecuencias disruptivas en la valuación de activos, y la estabilidad económica de la nación”. Una consecuencia será la incentivación de la reducción de emisiones.

4. Hay empresas punteras que mostraron que es viable pasar de la producción de energías sucias a las limpias. Así el ranking mundial de empresas sustentables 2020 de Corporate Knight lo lidera Orstad, empresa danesa que se transformó en 10 años de empresa basada en fósiles a empresa global de energía verde. Eliminó sus emisiones de carbono en un 86% y explota vientos marinos y energía solar.

La crisis climática exige empresas verdes. Señala el presidente de Orstad: “Los costos asociados son altos, pero los de no hacerlo son mucho más altos aún”.

Bernardo Kliksberg es asesor de diversos organismos internacionales

Normas
Entra en El País para participar