Musk muestra una rara modestia con su ampliación de capital

Dada la valoración de Tesla, podría fácilmente aspirar a más de esos 5.000 millones, y es posible que lo haga

Elon Musk, en vídeo en la inauguración de la World Artificial Intelligence Conference (WAIC) de Shanghái (China), el 9 de julio pasado.
Elon Musk, en vídeo en la inauguración de la World Artificial Intelligence Conference (WAIC) de Shanghái (China), el 9 de julio pasado. REUTERS

A Elon Musk no se le conoce por ser humilde. El consejero delegado de Tesla suele hacer grandes promesas sobre la destreza tecnológica y el ritmo de fabricación del productor de coches eléctricos, cuyo valor asciende a 464.000 millones de dólares, y falla a menudo. Pero Musk está mostrando cierta modestia en sus ambiciones en los mercados de capital, al menos por ahora.

Tesla dijo el martes que tiene la intención de vender hasta 5.000 millones de dólares en nuevas acciones. Si se consuma, eso equivaldrá a solo el 1% de las acciones en circulación, menos de la mitad de la dilución de varias operaciones anteriores, aunque también será más de lo que ha recaudado la compañía de una sola vez.

Estas matemáticas son el resultado de una impresionante multiplicación casi por seis de la capitalización de mercado de la compañía este año; el impulso más reciente se debe a una división de acciones.
La venta de títulos también se está estructurando como una transacción en el mercado, lo que significa que los 10 bancos de inversión involucrados pueden vender acciones a discreción.

Eso es indicativo de lo mucho más relajados que pueden permitirse estar Musk y su equipo: en el pasado, a Tesla a veces necesitaba dinero en efectivo con absoluta certeza, lo que hacía más atractiva la oferta secundaria, más tradicional y garantizada.

Dada la valoración de la compañía, Musk podría fácilmente aspirar a recaudar más. Y es posible que lo haga. La venta de acciones planeada solo inclinará el balance de la empresa a una posición de efectivo neto.

Claro que la empresa logró publicar unos sorprendentes beneficios en el segundo trimestre, a pesar de los confinamientos que mantuvieron cerrada su fábrica de Fremont (California, Estados Unidos), y que hicieron que la gente desconfiara de hacer grandes compras. Pero el flujo de efectivo libre se redujo a más de la mitad, a 418 millones de dólares, desde el récord en el cuarto trimestre del año pasado. Y nuevas olas de la pandemia podrían hacer que las ventas de coches sean más erráticas de lo habitual.

Tesla también tiene muchos proyectos por financiar, desde su camión Semi hasta su furgoneta Cybertruck, pasando por su negocio de paneles solares y almacenamiento. Musk podría confiar en que el dinero siga fluyendo. Pero también tiene mayores aspiraciones para Tesla en la reducción de las emisiones mundiales de carbono.

Puede que los inversores prefieran que Musk se centre en el negocio existente. Pero la subida del precio de las acciones de Tesla le ha dado los medios para hacer grandes apuestas en otras partes, si así lo desea.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías