Los jueces avalan el poder de veto de la CNMV a las posiciones bajistas

Ratifican una multa del supervisor al ‘hedge fund’ Renaissance

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La Audiencia Nacional ha hablado. Y ha sentenciado que el poder de la CNMV para prohibir las posiciones bajistas en la Bolsa e imponer multas por su incumplimiento está fuera de toda duda. El tribunal, según una sentencia a la que ha accedido este periódico, desestima un recurso de la gestora de hedge funds Renaissance, que elevó sus posiciones cortas en Liberbank en 2017, cuando el supervisor las había vetado.

Prohibir los cortos es una potestad que debe ser empleada con cautela. Provoca efectos colaterales en el mercado, principalmente reduciendo su liquidez. La propia CNMV lo ha reconocido. Pero la capacidad de hacerlo en circunstancias excepcionales está ahí, y los jueces españoles la avalan.

El supervisor que preside Sebastián Albella vetó tras el estallido del Covid-19 las posiciones bajistas. Fue en la jornada del 13 marzo, después de que en la sesión anterior el Ibex sufriera su mayor desplome de la historia (-14%). Eso sí, solo para 69 valores y solo un día. Pero se quedó corto, y el 16 de marzo, dos días después de la declaración del estado de alarma, declaró proscrito cualquier aumento de las posiciones cortas para cualquier valor español. La prohibición estuvo vigente hasta el 18 de mayo incluido.

Esta decisión está blindada jurídicamente después del fallo de la Audiencia Nacional, salvo que el Tribunal Supremo enmiende la sentencia. Esta no se refiere a los últimos vetos decretados por el supervisor, sino al blindaje que extendió sobre Liberbank desde el 12 de junio de 2017 hasta el 21 de noviembre del mismo año. Entonces, la entidad que pilota Manuel Menéndez se hundió en Bolsa, después de producirse la resolución de Banco Popular. La prohibición de que se abrieran posiciones cortas concluyó cuando el banco completó su ampliación de capital por 500 millones de euros.

La justicia confirma la multa de 150.000 euros por saltarse la prohibición

La CNMV multó en noviembre de 2018 a Renaisance Technologies, con sede en Nueva York, con 150.000 euros, tras elevar su posición corta neta en la entidad financiera durante el periodo de veto del 0,38% al 0,42% del capital. La gestora aduce que no creó nuevas posiciones cortas, sino que solo redujo sus inversiones alcistas, lo que dio como resultado un aumento de las posiciones cortas. La Audiencia Nacional no compra este argumento. La CNMV fue extremadamente clara en sus comunicaciones.

“El inversor tiene que asegurarse que tanto la transacción que pretende realizar como su volumen no supone una venta en corto de acciones de Liberbank, ni crear o aumentar una posición corta neta en su capital”, señaló el supervisor en un documento en el que explicaba las eventuales dudas de la medida.

La CNMV, tanto con Liberbank como con las últimas decisiones de veto, ha contado siempre con el respaldo del coordinador de las comisiones europeas de valores, ESMA. Este ha dado luz verde a sus medidas. Y la base jurídica data de una norma europea de 2012, que aclara que puede decretar la prohibición cuando las posiciones cortas suponen una amenaza potencial para la estabilidad financiera o la confianza del mercado.

Esta es la gestora que protesta

La gestora Renaissance Technologies elevó las posiciones cortas netas en Liberbank para tres hedge funds que controla: Medallion, Rida y Ridge. La firma, creada en los años 80 del siglo pasado, cuenta con activos bajo gestión por 136.700 millones de dólares (más de 114.000 millones de dólares) y tiene en cartera, ya sea en posición compradora o vendedora, más de 4.000 compañías en todo el mundo, según los datos de Bloomberg.

A cierre de junio, su mayor posición estaba en la farmacéutica estadounidense Bristol-Myers Squibb (BMS), con un total de 2.700 millones de dólares, seguida de Tesla (2.500 millones de dólares) y de la firma de videoconferencias Zoom (2.200 millones). No tenía inversiones en España; ni alcistas ni bajistas.

Normas
Entra en El País para participar