Covid-19

Las dudas sobre posibles indemnizaciones limitan los acuerdos de vacunas en la UE

La Comisión ofrece a los laboratorios solo protección parcial

Las compañías quieren minimizar los riesgos para salvar su inversión

Las dudas sobre posibles indemnizaciones limitan los acuerdos de vacunas en la UE

La Comisión Europea está ofreciendo solo protección económica parcial a los fabricantes de vacunas contra los riesgos legales si surgen efectos secundarios por la administración de las vacunas frente al SARS-CoV-2. Esta medida está obstaculizando los acuerdos y contrasta con la política estadounidense, recoge Reuters citando fuentes de funcionarios europeos.

Debido a que las vacunas se están desarrollando a una velocidad récord durante la pandemia, existe un riesgo potencialmente mayor de que tengan consecuencias inesperadas o que no sean efectivas. La cobertura financiera ante estos problemas es una característica clave de las negociaciones de los fabricantes de medicamentos con los gobiernos interesados en asegurar las vacunas con anticipación.

Tal como avanzó a inicios de agosto CincoDias, los laboratorios quieren que sean los países los que asuman posibles indemnizaciones en los contratos de suministro, algo contrario a la habitual en el sector. De momento, se desconoce los detalles del contrato con AstraZeneca, el único acuerdo de la Comisión Europea, y al que se ha adherido España. Aunque la agencia belga de medicamentos sí reconoció que el contrato prevé que las responsabilidades y los costes financieros se compartan entre las partes.

En estas circunstancias extraordinarias, los gobiernos de la UE “están dispuestos a cubrir financieramente algunos de los riesgos de las empresas”, según un cargo de la UE. El funcionario agregó, sin embargo, que las estrictas reglas de responsabilidad comunitarias siguen vigentes. Estas normas consideran a los fabricantes de vacunas responsables de sus productos. El Tribunal de Justicia de la UE aumentó la presión sobre los fabricantes de medicamentos en 2017 cuando dictaminó que los ciudadanos tenían derecho a una compensación si podían probar que una inyección causaba un efecto secundario adverso, incluso cuando no hubiese un consenso científico al respecto.

Reducir la carga legal para los fabricantes de vacunas ha sido una prioridad de la UE durante la pandemia porque se considera crucial para convencer a los fabricantes de medicamentos de que inviertan, según muestra un documento interno de la UE con fecha del 7 de mayo, aunque no se haya logrado.

Los funcionarios de la UE involucrados en las negociaciones confidenciales aseguran que los problemas de responsabilidad están entre los obstáculos para cerrar otros acuerdos con Johnson & Johnson y Pfizer.

La postura de la UE sobre las responsabilidades podría explicar en parte por qué, a pesar de tener una población más grande que EE UU, se está quedando atrás de Washington en los suministros. El sistema de EE UU transfiere la responsabilidad por las vacunas por completo al gobierno y protege a los fabricantes de medicamentos porque la inoculación generalizada contra las enfermedades se considera un beneficio para la sociedad.

Evitar litigios interminables

La patronal Vaccines Europe reconoce que trabaja con las autoridades para acordar un sistema de compensación que evitaría “retrasos interminables a través de litigios prohibitivamente costosos con resultados inciertos”. Entre sus miembros se encuentran AstraZeneca, Pfizer, Sanofi, GSK y CureVac.

EE UU reservó 30.000 millones de dólares este año en la lucha frente al coronavirus, incluida la financiación del desarrollo de vacunas y cualquier compensación necesaria. El equivalente de la UE es un fondo de emergencia de alrededor de 2.000 millones de euros para ayudar a los fabricantes en el desarrollo y cubrir posibles responsabilidades.

Normas
Entra en El País para participar