Volkswagen encarga a Navarra 5.000 coches más y contratará a 452 eventuales

Los primeros operarios se incorporarán a la fábrica progresivamente a partir del 7 de septiembre

Campa de expediciones de Volkswagen Navarra.
Campa de expediciones de Volkswagen Navarra.

El grupo Volkswagen ha pedido a su fábrica de Navarra que produzca 5.000 unidades más del modelo Polo hasta final de año ante las buenas perspectivas y la recuperación de las ventas.

La planta navarra contratará a 452 trabajadores eventuales y está previsto que los contratos se prolonguen hasta finales de este ejercicio, según ha informado la empresa en un comunicado. Los primeros operarios se incorporarán a la factoría a partir del 7 de septiembre para realizar el correspondiente curso de formación.

Tras este incremento, el volumen productivo anual de la instalación se situará alrededor de los 247.000 vehículos: 137.000 T-Cross y 110.000 Polo. A finales de abril, la dirección de Volkswagen Navarra actualizó su programa productivo para al año completo y dijo que perdería 53.000 coches por el impacto del coronavirus. Según dichas cifras, el centro ensamblaría 253.714 unidades, frente a los 306.645 previstos a principios de año.

Con el fin de poder cumplir con la petición de su matriz, Volkswagen Navarra empleará desplazamientos de pausas y el trabajo en sábado, dos fórmulas recogidas de flexibilidad recogidas en el IX Convenio Colectivo.

La instalación retomó este lunes la actividad a tres turnos tras recuperar a los más de 600 empleados que continuaban en ERTE. La cadencia de producción es ahora como la previa a la pandemia, con 1.438 vehículos ensamblados al día.

Por su parte, tras la puesta en marcha de los desplazamientos de pausas, la fabricación diaria se elevará hasta 1.581 coches, gracias a los 44 coches que se ganan en los turnos de mañana y de tarde, y a los 55 del de noche. A estas cifras también hay que añadir los que se fabriquen los sábados, según ha detallado la compañía.

"La petición de los 5.000 coches adicionales tiene que ver con el buen comportamiento de las ventas del Polo y el T-Cross en un mercado europeo cuyo crecimiento durante el pasado mes de julio superó las expectativas", ha subrayado Volkswagen Navarra en el comunicado.

Además, la marca ha señalado que las principales causas que han hecho posible la reactivación del mercado son los planes de ayuda a la compra de coches impulsados por varios gobiernos de Europa, la apuesta de muchos de los ciudadanos por el transporte individual ante el miedo al contagio y la necesidad de llenar de coches un sistema que, tras el fin de confinamiento, se había vaciado al coincidir la reactivación de la demanda con el parón productivo.

Pese a las buenas noticias, el presidente de Volkswagen Navarra, Emilio Sáenz, ha hecho un llamamiento a la calma y ha advertido de que la situación continúa siendo de "máxima inestabilidad e incertidumbre". "Nuestra mirada al futuro cercano tiene que mezclar optimismo, trabajo humilde y cautela", ha resaltado.

Normas
Entra en El País para participar