“Buscamos visibilidad global, por eso queremos salir a cotizar en Nueva York”

La compañía, con una trayectoria de 25 años, alcanza máximos históricos en Bolsa gracias al impulso del Covid-19 a la digitalización

Sisco Sapena, director ejecutivo de Lleida.net.
Sisco Sapena, director ejecutivo de Lleida.net.

“Nuestra pastelería estaba abierta desde hace bastante tiempo. Ahora han abierto la calle y pasa mucha gente”, valora Sisco Sapena, consejero delegado de Lleida.net, sobre el momento actual. El fundador de la compañía atiende a esta entrevista por teléfono desde su domicilio en Lleida cuando la ciudad todavía vive confinada por los brotes de coronavirus.

Sin embargo, el Covid-19 no ha pasado factura a esta empresa de comunicaciones certificadas, más bien al contrario. El atípico vigésimo quinto aniversario de la compañía llega con su cotización en máximos históricos y con el anhelo de salir a la Bolsa de Nueva York antes de que acabe este año.

“Vamos a cerrar este círculo virtuoso”, prosigue un entusiasmado Sapena. Se refiere a su estreno en el ­OTCQX, el mercado alternativo bursátil neoyorquino, que sería el tercero en el que cotizarían las acciones de Lleida.net –tras el español MAB y el Euronext Growth parisino– si la junta general aprueba el movimiento en septiembre.

Sus títulos ya están en el MAB y en el Euronext Growth

“Una de las razones más poderosas para salir a cotizar a Euronext era que amigos míos no podían comprar, porque el MAB es un mercado muy ibérico. Solventado este punto, me encuentro que amigos norteamericanos no pueden comprar nuestras acciones porque el mercado de allí es muy egocéntrico”. La otra razón, no menos poderosa, reside en conseguir “una visibilidad mundial”, y esto pasa por estar presente en la meca de las finanzas.

La presencia en el Euronext Growth permite a Lleida.net dar el salto directamente al OTCQX, donde solo hay otra española presente: Repsol. Sapena asegura que quiere cruzar el charco antes de que acabe el año: “Si puede ser antes de las elecciones de EE UU [el 3 de noviembre], mejor, aunque no depende de nosotros”. Y antes también de que finalice el aniversario del primer cuarto de vida de la cotizada.

La empresa nació en 1995 para prestar servicios de acceso a internet. Años después, se reinventó al obtener la autorización de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones para ofrecer servicios como operadora en el sector. Y en 2008 se convirtió en la primera operadora certificadora.

“Que la gente no se pudiera mover ha hecho que la tendencia sea ir hacia una economía de tocar poco”

Este año la empresa ha tenido un ritmo de trabajo frenético, con el virus como aliado inesperado, reconoce Sapena: “Ha favorecido que tengamos visibilidad en una época en la que las compañías están agarrotadas. Que la gente no se pudiera mover ha hecho que la tendencia sea ir hacia una economía de tocar poco, y en ella nuestros servicios [certificación electrónica, contratación, verificación, identificación] son como anillo al dedo”.

Buenas perspectivas

Los inversores han correspondido y la compañía cotiza en máximos históricos, con la acción valorada en más de 8 euros en el MAB, cuando a principios de año cada título valía apenas un euro. Por si fuera poco, los resultados del primer semestre –un 47% superior al del mismo periodo de 2019, antes de impuestos– han permitido a la empresa repartir el primer dividendo de su historia.

Para esta segunda mitad del año, la compañía espera que la aceleración de los procesos digitales por la pandemia le siga favoreciendo igual que estos últimos meses. “Las perspectivas son realmente buenas. El gran problema es que los clientes de renombre son como transatlánticos, tardan mucho hasta que se mueven, pero están entrando algunos muy buenos, grandes y con un tráfico elevado. Creo que vamos a cubrir las expectativas que está despertando el mercado”, sentencia Sapena.

La empresa que más sube en España: multiplica por ocho su valor en Bolsa en lo que va de año

El fulgurante ascenso bursátil en Mercado Alternativo Bursátil (MAB), propiedad de BME, y en el Euronext Growth sitúa a Lleida.net como la segunda empresa que más crece en términos bursátiles en el universo de Euronext Growth. Solo la supera en este mercado alternativo la farmacéutica francesa Novacyt, cuyo ascenso también se vincula a la pandemia: es la artífice de las pruebas de detección de Covid-19 y se revaloriza un 1.700%, con picos del 3.000% en abril.

Lleida.net ha pasado este año de una cotización de poco más de un euro a principios de año el viernes cerró a 8,1 euros y ha multiplicado por ocho su precio. En el MAB es el valor que más ha subido en lo que va de 2020. Ya ha llegado al umbral de los 130 millones de euros de capitalización.

La compañía ya vale más de 100 millones de euros

La compañía cuenta con 184 patentes en métodos de notificación y certificación electrónica, con uno de los portafolios más importantes de propiedad intelectual. Asimismo, la firma encadena 14 trimestres con ebitda positivo.

Costes

Sapena explica que los costes de cotizar en Nueva York –en caso de producirse, como todo apunta, ese salto– serán menores que en París. “El OTCQX nos sale un poco más barato que Euronext: vamos como listing, no hacemos una OPV [oferta pública de venta]”. “Antiguamente en el OTC lo que se hacía era empaquetar acciones en ADR y esas eran las que se vendían en el mercado. Hace cuatro años se hizo una modificación de manera que si se cotiza en esos mercados, puedes entrar en el OTC directamente, de manera sencilla”, añade el directivo.

Sin embargo, a pesar de los máximos históricos de cotización, Sapena descarta la posibilidad de realizar una ampliación de capital, a diferencia de la que llevó a cabo antes de salir al MAB. “A corto plazo no lo tenemos previsto”. Y aclara: “Las ampliaciones de capital se hacen cuando son necesarias”.

No obstante, el directivo reconoce que en el caso hipotético de llevarla a cabo, no les resultaría difícil juntar inversores y recaudar los fondos necesarios. “La gran ventaja de este momento es que estamos en máximos y hay mucho interés en la compañía, lo cual es bueno. Existe un terreno abonado para una ampliación”, remata el responsable de la empresa.

Normas
Entra en El País para participar