INE

Hoteles, bares, restaurantes y transporte perdieron un tercio de su facturación en junio

Hostelería de España augura que podrían desaparecer hasta 85.000 establecimientos al final de 2020

 Terraza en la playa de Marbella (Málaga)
Terraza en la playa de Marbella (Málaga)

La recuperación en V (caída rápida de actividad seguida de una súbita recuperación) ni ha llegado a los servicios ni se le espera. Los datos de la encuesta de Cifra de Negocios Empresarial del INE, correspondiente al mes de junio, muestra como la facturación de las empresas no financieras en España cayó un 20%, con dos grupos bien diferenciados. Por un lado, comercio, industria y energía, que siguen en tasas negativas, pero que ya han empezado el rebote hacia la normalización de la actividad (incluso las tasas que comparan junio con mayo muestran subidas del 17%) y en el otro lado, el transporte (aéreo, ferroviario, marítimo o por carretera), hoteles, bares y restaurantes, muy afectados por la falta de actividad ante la desaparición del turismo extranjero y el desplome del nacional.

En concreto, la cifra de negocio global cayó un 19,2% anual en junio, con retrocesos del 12,8% en el comercio, del 16,5% en la industria y del 17,8% en la energía, todas ellas por debajo de las registradas en abril y mayo. El sector cuya facturación cayó con mayor intensidad es el de servicios no financieros de mercados, con un ajuste del 32,5%, lo que significa que las actividades encuadradas en este epígrafe (tranporte, hoteles, bares y restaurantes) perdieron en junio un tercio de la cifra de negocio que consiguieron en el mismo mes de 2019. En el acumulado del primer semestre, el recorte fue del 22,4%.

Desde Hostelería de España, que representa a más de 300.000 establecimientos y 1,7 millones de trabajadores, auguran que esa fotografía, agravada por los rebrotes de las últimas semanas, apunta a que la facturación podría llegar a caer por encima del 50% en el conjunto del año, con pérdidas de hasta 67.000 millones de euros, lo que impactará de forma directa y negativa en la supervivencia de bares y restaurantes y en el mantenimiento del empleo. Las previsiones que maneja la organización empresarial es que se podrían perder entre 65.000 a 85.000 establecimientos, y desaparecer entre 900.000 y 1,1 millones de empleos menos, entre directos e indirectos.

Y las perspectivas para salir de la crisis no son precisamente esperanzadoras. Un 46% de los empresarios encuestados por Hostelería de España dan por perdido este año y el que viene y sitúan la recuperación de actividad y empleo a partir de 2022, mientras que otro 40% es aún más pesimista y considera que llegará incluso más tarde de esa fecha. “Necesitamos que las administraciones se comuniquen con nosotros de manera fluida para poder organizar nuestra actividad y que el Gobierno tome todas las medidas de acompañamiento necesarias que siguen pendientes para que el sector pueda subsistir”, indica José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, como la concesión de microcréditos, suspensión de alquileres, IVA súper reducido o exenciones fiscales y de tasas municipales, para garantizar la supervivencia de la empresa.

Normas
Entra en El País para participar