La supremacía de las tecnológicas es una señal de aviso

No es una burbuja como la de las puntocom, pero su creciente poder alimenta la amenaza antimonopolio

Logos de las grandes tecnológicas.
Logos de las grandes tecnológicas. REUTERS

Recuerdan la burbuja de las puntocom? Las empresas de tecnología de América representan ya el 31% de los 33 billones de dólares de capitalización del mercado de valores de alrededor de 1.000 de las mayores empresas de EE UU, según Refinitiv Datastream. La mayor parte de ese valor se concentra en unos pocos gigantes como Apple, Amazon.com, Microsoft y Alphabet. Podría ser una señal de peligro de la sobreexuberancia inversora.

La ponderación de los sectores en el mercado es una historia de cambios, tanto en la importancia relativa de las industrias en la economía, como en la percepción de los inversores. A principios de la década de los ochenta, el petróleo representaba alrededor de un cuarto del valor de la Bolsa, pero su importancia decreciente y la persistencia de los excedentes explican que ahora esté por debajo del 3%.

Hace no mucho tiempo, la tecnología se disparó a más de un tercio del índice en el año 2000 antes de caer. Y las finanzas tuvieron su momento de gloria previo a la crisis financiera de 2008-09.

En el capítulo actual de la historia, la tecnología ha cambiado la vida de las personas y la pandemia ha acelerado los cambios hacia las actividades online y la automatización, ya sea para el trabajo o el entretenimiento. El resultado puede verse en los márgenes de beneficio. Mientras que los beneficios de la empresa media del índice S&P 500 disminuyeron un tercio interanual en el segundo trimestre, los beneficios del sector tecnológico aumentaron ligeramente, según Refinitiv.

El reciente pico en las valoraciones de la tecnología no se puede desestimar tan fácilmente como el de hace dos décadas. En 1999, Microsoft cotizaba a unas 80 veces sus ganancias históricas y Cisco Systems a 190 veces. Los inversores estaban especialmente ilusionados con las ganancias esperadas de las entonces no rentables empresas de tecnología grandes y pequeñas. Cuando la inversión en telecomunicaciones, alimentada por deuda, se estancó, las valoraciones cayeron.

En contraste, los analistas esperan que las compañías de tecnología aporten alrededor de un cuarto de las ganancias del S&P 500 este año. Alphabet, Apple, Facebook y Microsoft cotizan a 30-40 veces las ganancias de los últimos 12 meses, y se espera que esas ganancias aumenten. Comparado con la relación precio/beneficios del S&P 500, de alrededor de 25 veces, es mucho menos extraordinario que el boom de las puntocom.

Menos reconfortante es el grado de concentración de los ganadores. Las cuatro empresas más grandes representan casi una quinta parte del capital total, según el recuento de Datastream. Dominan campos que van desde las búsquedas hasta el software, y se están atrincherando en la vida de las personas al recolectar datos valiosos. La captura de tanto poder financiero y social por tan pocas empresas provoca que crezca una gran amenaza: la aplicación de las leyes antimonopolio. Los inversores están poniendo muchos huevos en unas pocas cestas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías