Orange España prepara la transición en el cambio de consejero delegado

Otorga los primeros poderes a Jean-Francois Fallacher

La teleco tramita los cambios para evitar un posible vacío de poder

Laurent Paillassot.
Laurent Paillassot.

Orange España ya ha empezado el proceso de transición de cara al cambio en su cúpula directiva, previsto para el 1 de septiembre, día en el que Jean-Francois Fallacher, hasta ahora consejero delegado de Orange Polonia, sustituirá a Laurent Paillassot, en el cargo desde 2016. Así, la operadora ha otorgado ya los primeros poderes al nuevo máximo responsable.

La teleco ha comunicado el nombramiento de Fallacher como apoderado de la propia sociedad matriz, Orange Espagne, así como del conjunto de sus filiales: Orange Comunicaciones Fijas, Orange Espagne Distribución, Orange Espagne Servicios de Telemarketing, República de Comunicaciones Móviles, Orange Mediación de Seguros, Orange B4B Technology y Suma Operador de Telecomunicaciones.

Con los poderes que la compañía ha otorgado ya a Fallacher, aprobados por el consejo de administración, Orange España busca asegurarse que no haya un vacío de poder con respecto a la firma de actos jurídicos o económicos en la propia empresa. Entre ellos, por ejemplo, la posible firma del pago de las nóminas de empleados o de contratos con proveedores, procedimientos habituales en una empresa. Y es que el registro de firmas tarda 15 días.

En cualquier caso, Paillassot continuará como consejero delegado, con todos los poderes, hasta el 31 de agosto. Ese día se reunirá el consejo de administración de Orange España para oficializar el nombramiento de Fallacher como nuevo CEO para que sea efectivo al día siguiente.

Trayectoria

Fallacher, que en el pasado fue también CEO de Orange Rumanía, CEO de Sofrecom y COO de Wanadoo Holanda, entre otros cargos, ha sido bien valorado por el grupo por haber logrado revertir varias rachas de varios años de caída de ingresos y rentabilidad en la división polaca, una de las más importantes de Orange, y demostrar que la teleco podía volver a crecer nuevamente.

Orange Polonia acumula ocho trimestres consecutivos de crecimiento en ingresos. Entre abril y junio, aumentaron un 2,8%, por encima del avance del 0,9% en el trimestre anterior, gracias al buen momento del segmento minorista, que registró un crecimiento del 4,5% en ese periodo. La trayectoria contrasta con la del resto de filiales europeas de Orange, que en el segundo trimestre registraron caídas de ingresos.

En este sentido, Orange España está en un momento complicado, al igual que el conjunto de las grandes operadoras, como consecuencia de la crisis económica provocada por el contagio del coronavirus Covid-19 y el aumento de la competencia. En el primer semestre, los ingresos bajaron un 4,6%, hasta 2.503 millones de euros, con un descenso del segmento minorista del 5,8%.

La compañía está acelerando su reposicionamiento comercial para fortalecer su negocio de convergencia fijo-móvil low cost. Con ese objetivo, ha lanzado los primeros servicios en este ámbito bajo la marca República Móvil.

Planes en marcha

Orange España tiene en marcha proyectos de relevancia, entre los que destacan el lanzamiento de los servicios móviles 5G durante este segundo semestre, así como la ampliación de los despliegues de fibra óptica, según adelantó Laurent Paillassot en la presentación de las cuentas del segundo trimestre, a finales de julio. La intención de la teleco es llegar hasta 18 millones de hogares en 2023, frente a los 15,1 millones de la actualidad. Ahora será Jean Francois Fallacher quien complete estos planes, junto con el desarrollo de Orange Bank y del negocio de seguros con Zurich, entre otros.

Una de las incógnitas se centra en sus planes de gestión. En julio, la compañía descartó reducciones de plantilla para recortar costes, y apuntó a la mejora de eficiencias de la mano de los procesos de digitalización.

Normas
Entra en El País para participar