Banco Santander, cuando la atención digital se hace esencial

Los clientes por internet aumentan en 300.000 en lo que va de 2020 y el 20% tiene más de 70 años. La contratación online se dispara

Banco Santander Covid
Llegada de material sanitario donado a hospitales y organismos.

Responsabilidad, garantía, seguridad y ayuda son las palabras que acompañan a cada una de las actuaciones de Banco Santander relacionadas con la pandemia. De forma muy temprana, sus empleados comenzaron a trabajar desde casa y la red de oficinas se fue adaptando a las circunstancias y necesidades de cada momento.

La digitalización ha facilitado la puesta en marcha de todas las iniciativas, especialmente las vincu­ladas al servicio de los particulares. El desarrollo tecnológico que ha seguido la entidad en los últimos años ha sido clave durante el periodo de confinamiento, ya que el 64% de sus clientes activos eran digitales.

El proceso se ha acelera­do y, en lo que va de ejercicio, acumula 300.000 nuevos usuarios, de los que el 20% son mayores de 70 años. Durante el estado de alarma, la contratación de productos y servicios realizada por canales digitales supuso más del 50% de las ventas totales en días claves. Además, la asistencia en remoto a los clientes se ha incrementado más del 60%.

Desde el punto de vista económico y de negocio, Banco Santander “ha centrado esfuerzos en contrarrestar los efectos de la pandemia, con iniciativas específicas dirigidas a proporcionar liquidez de emergencia y líneas de crédito para las empresas y las personas que enfrentan dificultades”, señala la entidad.

Ofrece opciones complementarias a la moratoria hipotecaria del Gobierno

Algunas de las medidas establecidas para particulares son el aplazamiento del pago de los préstamos y de los alquileres en viviendas que son propiedad de la entidad, el aumento temporal de los límites en las tarjetas de crédito, la reducción o suspensión temporal de algunas comisiones, la introducción de códigos QR y otras herramientas instaladas en los cajeros automáticos y en los dispositivos de punto de venta para evitar el contacto físico.

A los clientes más vulnerables de la entidad se les ofrece opciones complementarias a la moratoria hipotecaria aprobada por el Gobierno en caso de no cumplir los requisitos exigidos.
Igualmente, el banco difiere el pago del principal en los contratos de préstamos vinculados al consumo por un periodo de hasta seis meses, abonando solo los intereses generados.

Para los mayores de 65 años, adaptó su oferta con el objetivo de atender sus necesidades durante el periodo de confinamiento y proteger su salud. Entre otras medidas, se decidió establecer una carencia de tres meses en el pago del paquete básico del plan Senior, que incluye diversos productos y servicios, como un equipo de teleasistencia o botón de socorro para cualquier tipo de emergencia, un seguro garantía para accidentes en caso de quemaduras, fracturas, traumatismos y otros, y tres servicios de apoyo o asistencia (manitas tecnológico, asistente telefónico 24 horas y un servicio de optimización de recibos).

Estableció una carencia de tres meses en el pago del paquete básico del plan Senior

Los clientes sénior pueden disponer, además, de la tarjeta de débito totalmente gratuita, con el objetivo de que puedan retirar efectivo de los cajeros automáticos sin necesidad de entrar en la oficina.

Desde el punto de vista empresarial, el banco ya ha puesto a disposición de los autónomos, pymes y empresas 45.000 millones de euros, una parte de ellos con aval del ICO (Instituto de Crédito Oficial).
“Hoy, los bancos somos parte de la solución. Somos mucho más fuertes y estamos preparados para afrontar desafíos globales como el coronavirus”. “Apoyando a las familias y a las empresas ahora, ayudaremos a la economía a recuperarse más rápido, a las personas a volver a sus puestos de trabajo, y al crecimiento”. Son palabras que Ana Botín, presidenta de Banco Santander, pronunció en la junta de accionistas celebrada el pasado mes de abril.

Un fondo solidario de 100 millones para el mundo

Santander ha destinado 100 millones de euros a iniciativas solidarias enfocadas a luchar contra la pandemia del Covid. En marzo anunció la creación de un fondo solidario por un importe mínimo de 25 millones de euros. Inicialmente, se financió con el 50% de la retribución (fija y variable) de este año de Ana Botín, presidenta de Santander, y José Antonio Álvarez, consejero delegado, y con el 20% del sueldo de los consejeros no ejecutivos, además de las aportaciones voluntarias de los empleados.

El fondo ha crecido hasta los 54 millones con nuevas contribuciones en los distintos países a través de aportaciones solidarias. De forma paralela, Santander redirigió 46 millones de euros de determinados proyectos a otros relacionados con la pandemia. Así, se está apoyando a los estudiantes más vulnerables y a los centros de investigación para el estudio de vacunas, fármacos y diagnósticos.

Seguridad para la plantilla y material para los hospitales

En el confinamiento se adaptó el número de sucursales abiertas y se garantizó en todo momento la prestación del servicio gracias a las herramientas digitales y el refuerzo de otros canales.

Más de 112.000 personas del grupo en todo el mundo llegaron a prestar sus servicios desde sus hogares. La reincorporación se está haciendo por fases y cumpliendo medidas de seguridad.

El grupo se ha comprometido a no acometer ningún ERTE en su plantilla en España. Santander ha apoyado a los proveedores que dan servicio a sus instalaciones.

Para la vuelta a la nueva normalidad se ha provisto a los centros de trabajo de geles, guantes y mascarillas. Los puestos se han reorganizado para mantener la distancia de seguridad.

En España ha entregado más de cuatro millones de mascarillas para el Gobierno, las Fuerzas Armadas, la policía y los hospitales. Proporcionó al hospital de campaña de Ifema camas, mantas y respiradores.

A finales de junio, Banco Santander donó al Hospital Virgen del Puerto de Plasencia un respirador artificial invasivo de última generación en previsión de que pudiera surgir un rebrote en la región.

Ha comprado 500.000 litros de agua para los hospitales españoles y ha apoyado proyectos enfocados en desviar la capacidad de producción hacia la fabricación de mascarillas.

• El banco ha recaudado dos millones de euros de clientes y terceros a través del impulso de diversas iniciativas, como la Liga Santander Fest, que han permitido adquirir respiradores y mascarillas.

Normas
Entra en El País para participar