CaixaBank, cercanía en la distancia

Mantiene el 90% de la red comercial de oficinas activo y refuerza el servicio digital

Cajero con reconocimiento facial.
Cajero con reconocimiento facial.

Para CaixaBank, la lucha contra el coronavirus pasa por mitigar los efectos económicos, la puesta en valor del esfuerzo de sus empleados y el apoyo a la sociedad. El hashtag elegido para dar a conocer a través de las redes sociales todas sus iniciativas (#ContigoMásQueNunca) refleja la solidaridad adquirida.

La primera de las decisiones tomadas fue la de mantener casi al completo la actividad comercial en las oficinas. El 90% de la red ha prestado servicios a los clientes en todo momento, garantizando la seguridad sanitaria tanto para ellos como para los empleados.

De forma paralela, se decidió también reforzar el servicio de banca online CaixaBankNow, que permite realizar casi todo tipo de operativa. Durante el primer trimestre, el uso de este canal se incrementó un 25%.

Los clientes también han podido utilizar alguno de los 9.000 cajeros con los que cuenta el banco. En las últimas semanas, se ha iniciado el despliegue de terminales con reconocimiento facial que reducen el contacto físico del usuario con el teclado.

La entidad aporta 7,3 millones al seguro colectivo de seis meses para los sanitarios

CaixaBank se ha unido a las entidades integradas en la CECA para no repercutir el coste de uso de cajeros de otra entidad española para los reintegros a débito durante el estado de alarma. Asimismo, se ha sumado a la subida de 20 euros a 50 euros como límite para el pago con tarjeta sin necesidad de introducir el código pin para evitar el contacto físico con el terminal.

Para ayudar a los colectivos vulnerables –personas que se han quedado sin trabajo, afectadas por algún ERTE o autónomos con cese o disminución de la actividad–, la entidad ha condonado el alquiler de las viviendas de su propiedad durante el estado de alarma. De esto se han beneficiado 4.300 familias. Asimismo, ha ampliado las moratorias en el pago de hipotecas, préstamos y créditos personales más allá de lo aprobado por el Gobierno.

Para los 1,8 millones de pensionistas que tienen domiciliada la prestación con el banco, se ha adelantado el pago 10 días, ampliado el plazo de control de vida, implantado medidas para no devolver recibos de servicios básicos aunque la cuenta esté al descubierto y se ha reforzado la asistencia telefónica e incluso los profesionales se han desplazado al domicilio en caso de que fuera necesario.

Del lado empresarial, CaixaBank ha gestionado hasta mediados de mayo 143.800 solicitudes de las líneas ICO Covid-19 de sus clientes por un importe total de 12.000 millones de euros.

Para el pequeño comercio ha desarrollado un plan específico que incluye financiación, bonificación de comisiones por TPV y el lanzamiento de una nueva solución tecnológica ecommerce para impulsar la venta online.

Los sanitarios también han recibido apoyo del banco, que ha aportado 7,3 millones de euros a través de su aseguradora –VidaCaixa– a la iniciativa colectiva liderada por Unespa, patronal del sector asegurador, para impulsar un seguro de vida colectivo que cubrirá a todos los sanitarios españoles durante un periodo de seis meses en caso de fallecimiento u hospitalización por coronavirus.

Ajustes en el negocio

El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, y el comité de dirección han renunciado a la remuneración variable de 2020. También se suprime el incentivo en acciones para un total de 90 directivos.

Con el fin de acomodar la posición del banco al nuevo entorno, se ha bajado al 11,5% el objetivo de la ratio de solvencia CET1 desde el 12% anteriormente establecido.

La distribución del dividendo en efectivo superior al 50% del beneficio neto prevista para 2020 pasa a ser no superior al 30%. El dividendo efectivo de 2019 se reduce a 0,07 euros desde los 0,15 euros anteriores.

Normas
Entra en El País para participar